breaking news New

Infectado con COVID-19, Abbott se opone aún al uso de mascarillas

NOVEDADES NEWS 1

Ante gritos y tensiones, se suspende reunión de comisionados de Dallas 

 

Nota Novedades News 

 

Dallas, Tx.- El polémico y criticado gobernador de Texas, Greg Abbott, quien se opone rotundamente al uso de las mascarillas, incluso en los distritos escolares, dio positivo por COVID-19 ayer martes, pero está lejos de ser el primero. El mandatario estatal republicano se sumó a otros diez gobernadores que han dado positivo por el coronavirus desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020.

Los estados cuyos líderes ejecutivos recibieron un diagnóstico son: Virginia, Missouri, Colorado, Wyoming, Nevada, Oklahoma, Alaska, Pensilvania, Carolina del Sur y Montana, a los que se sumó ahora Texas.

El gobernador Kevin Stitt de Oklahoma dio positivo por COVID-19 el 15 de julio de 2020, solo cinco meses después de la pandemia. Fue el primer gobernador del país en dar positivo.

Al menos ocho de los gobernadores dieron positivo en 2020. En 2021, el gobernador de Alaska Mike Dunleavy y Greg Gianforte de Montana dieron positivo. Abbott es el último gobernador en informar de haber contraído el virus.

Los 50 gobernadores, incluido Abbott, han sido vacunados contra COVID-19, según una encuesta que Business Insider realizó entre los funcionarios.

EL 

CONTAGIO 

Abbott recibió su vacuna COVID-19 en diciembre de 2020 transmitido en vivo por televisión: «Es así de fácil», dijo después, mirando a la cámara.

Dos fuentes le dijeron a NBC News que Abbott dijo que recibió una tercera dosis de refuerzo de la vacuna. La Administración de Alimentos y Medicamentos solo ha autorizado vacunas de refuerzo para personas con sistemas inmunológicos comprometidos, aunque se espera que la administración de Biden anuncie un plan para administrarlas pronto.

Si bien Abbott ha informado que no ha sentido síntomas desde que dio positivo, otros no han tenido tanta suerte: el gobernador Ralph Northam de Virginia dijo que todavía no tiene sentido del olfato un año después de dar positivo en septiembre de 2020. La mayoría de los otros funcionarios informaron tener síntomas leves o nulos.

Y el virus ha golpeado independientemente de las afiliaciones políticas: de los gobernadores que contrajeron el COVID-19, cuatro son demócratas y siete son republicanos, incluido Abbott.

De sus compañeros gobernadores, Abbott ha sido quizás el más elocuente sobre su oposición a los mandatos, intentando rápidamente restringir a los funcionarios de salud locales que han tratado de implementar los requisitos de máscaras y vacunas en todo el estado.

Está es la lista completa de gobernadores que dieron positivo por COVID-19:

Gobernador Ralph Northam de Virginia

Gobernador Mike Parson de Missouri

Gobernador Jared Polis de Colorado

Gobernador Mark Gordon de Wyoming

Gobernador Steve Sisolak de Nevada

Gobernador Kevin Stitt de Oklahoma

Gobernador Mike Dunleavy de Alaska

Gobernador Tom Wolf de Pensilvania

Gobernador Henry McMaster de Carolina del Sur

Gobernador Greg Gianforte de Montana

GRITOS Y 

TENSIONES 

Una pelea a gritos por el uso de una máscara paralizó una reunión de la Corte de Comisionados del Condado de Dallas ayer martes cuando una pequeña multitud se reunió afuera para protestar contra las reglas del juez Clay Jenkins sobre cubrirse el rostro.

Jenkins, quien asistió a la reunión virtualmente desde su oficina, se ofreció a enviar una máscara de papel a John Wiley Price porque no podía ver al comisionado con una. Price alternaba entre cubrirse la cara con una máscara y colgarla de la oreja.

“No quiero esa [palabrota] máscara de papel”, gritó Price desde la corte, que estaba casi vacía. «Estoy a cuatro metros de cualquiera».

Jenkins, quien ha dicho que se requerirían máscaras en la sala del tribunal de los comisionados, les recordó varias veces durante la reunión.

Fue la última escalada en las crecientes tensiones por el uso de máscaras en todo el estado.

Hace dos semanas, un alguacil sacó al comisionado JJ Koch de una reunión después de que se negara a usar una máscara en la sala del tribunal con sus otros cuatro compañeros, iniciando una demanda que ahora ha involucrado a Jenkins y al gobernador republicano Greg Abbott en una batalla legal en curso por la máscara.

POLEMICO 

MANDATO 

El gobernador Gregg se ha opuesto firmemente a los mandatos de enmascaramiento y emitió una orden ejecutiva que prohíbe a las entidades locales aprobarlos.

El comisionado del condado de Dallas, JJ Koch, fue sacado por un alguacil de la reunión de la corte de comisionados el 3 de agosto de 2021 por negarse a usar una máscara.

El comisionado Koch fue escoltado fuera de la reunión después de negarse a usar una máscara

El alto funcionario indicó que era una extralimitación de la autoridad del juez del condado Clay Jenkins y se negó a colocarse el tapabocas.

Como el ruido de la protesta afuera dificultaba la audición, las comisionadas Elba García y Teresa Daniel, quienes también asistían virtualmente, dijeron que bajarían a la sala del tribunal.

Jenkins luego recordó a los comisionados nuevamente que usaran sus máscaras en la sala del tribunal. Koch, que asistía virtualmente, no dijo nada, pero «chasqueó» en voz alta y arrojó su bolígrafo con frustración.

DEMANDA 

A JENKINS 

El comisionado JJ Koch demandó al juez del condado de Dallas Clay Jenkins y pidió su destitución por la regla de la máscara.

De esta manera, Koch presentó una orden de restricción temporal y una demanda contra el principal funcionario electo del condado, diciendo que el juez Clay Jenkins no siguió la orden ejecutiva del gobernador Greg Abbott que prohíbe los mandatos locales de máscaras.

En varios momentos durante la reunión, Price habló por su micrófono con su máscara colgando de una oreja. Dijo que se lo quitó para poder ser escuchado.

En medio de una presentación de presupuesto, Jenkins interrumpió para recordarle a Price que usara su máscara.

«Estoy usando una máscara», gritó Price. Maldijo de nuevo. «Demonios, no puedo hablar a través de la maldita cosa».

«Esa es la orden de la corte», le dijo Jenkins.

Fue entonces cuando Koch se unió al alboroto.

«No, no, esa es tu orden», gritó sobre Jenkins y Price. «Esa no es la orden de la corte».

Jenkins ha dicho anteriormente que tiene autoridad para exigir máscaras en las reuniones de la Corte de Comisionados bajo una orden de la Corte Suprema de Texas que permite a los jueces imponer políticas de salud pública en sus salas de audiencias. Koch y el fiscal general estatal Ken Paxton han argumentado que eso no se extiende a los jueces del condado, que son funcionarios electos.

Se han presentado múltiples órdenes judiciales en conflicto desde que Koch demandó a Jenkins hace dos semanas, y Jenkins emitió una orden ejecutiva que requiere máscaras en espacios públicos y edificios propiedad del condado.

DISCUSION 

Y MALESTAR 

“Me estoy ocupando de mis asuntos”, dijo Price mientras los tres hombres hablaban entre sí. «Esto no es monitoreo de mascarillas».

Unos momentos después, Daniel volvió a la discusión sobre el presupuesto cuando Jenkins, que ahora llevaba una máscara en su oficina, volvió a hablar.

«Lamento interrumpirlo», dijo, «pero la corte permanecerá suspendida durante 15 minutos».

«¿Qué?» Koch gritó. «Que somos…»

La reunión permaneció aplazada por cerca de media hora. Cuando regresaron, Jenkins dijo que el receso era necesario para hablar con el personal sobre un problema. No dio más detalles, a pesar de que Koch insistió repetidamente en busca de una explicación.

Antes de que el tribunal suspendiera la sesión, Philip Huang, director de Salud y Servicios Humanos del condado de Dallas, informó a los comisionados sobre los esfuerzos de vacunación del condado.

Los esfuerzos recientes, incluidas las clínicas emergentes y los eventos en el vecindario, han tenido éxito en aumentar las vacunas de primera dosis, dijo. El condado entregó su dosis número 500.000 de la vacuna en el sitio de Fair Park en el sur de Dallas durante el fin de semana, informó Huang.

En todo el condado, el 54% de los que tienen al menos 12 años de edad han sido completamente vacunados. La vacunación ha aumentado drásticamente en las últimas semanas, dijo Huang, de 15.000 dosis semanales hace unas tres semanas a 35.000 dosis en la última semana.

«Esperamos poder permanecer al menos en ese nivel», dijo Huang.

NO VACUNADOS, 

EL PROBLEMA 

El condado está utilizando datos del censo para localizar focos de poblaciones no vacunadas para poder apuntar a vecindarios específicos con clínicas de vacunación de alcance y emergentes, señaló.

La edad promedio de hospitalizaciones y muertes está disminuyendo, dijo Huang, en parte debido a los grandes esfuerzos para que las personas mayores se vacunen temprano. Debido a que el 86% de la población mayor de 65 años en el condado está vacunada, los peores casos ahora se encuentran en grupos de edad más jóvenes.

“La gran mayoría de las personas que se enferman gravemente y mueren por esto no están vacunadas, y ahí es donde se puede prevenir”, dijo. «Podemos influir en estos números».

El Departamento de Salud del condado instalará un puesto en la Feria Estatal de Texas, cerca de Big Tex, donde las personas pueden recibir la vacuna a cambio de cupones para alimentos o paseos.

Pero la Feria Estatal presenta preguntas para la gran clínica emergente en Fair Park, especialmente porque la administración de Biden planea anunciar la necesidad de inyecciones de refuerzo ocho meses después de la primera dosis de la vacuna. Huang dijo que ya comenzaron a administrar dosis de refuerzo a las personas inmunodeprimidas, según las pautas del gobierno federal.

Los 850 sitios de vacunación del condado deberían poder ayudar con esa carga de trabajo adicional, dijo Huang, pero los funcionarios continuarán evaluando la necesidad a medida que cambien las recomendaciones.

«Estamos listos para eso», dijo Huang. “Actualmente hay una buena disponibilidad de vacunas”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register