breaking news New

EN SU CASA DE ROWLETT Una nueva tragedia enlutó a Dallas luego de que un padre latino asesinara a su hijo para después quitarse la vida. Padre latino asesina a su hijo y se suicida

asesino1

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- Un padre y su hijo fueron encontrados sin vida en un aparente asesinato-suicidio en su casa de Rowlett, informó la Policía. Policarpo González-Flores, de 40 años, presuntamente disparó a su hijo de 11 años antes de suicidarse, según las autoridades. Los oficiales fueron llamados a la cuadra 5900 de Mimosa Lane alrededor de las 11 p.m., indicó el portavoz de la Policía de Rowlett, teniente David Nabors. Cuando llegaron los agentes, el cuerpo de González Flores estaba en la entrada, y el niño fue localizado en la habitación de atrás. Nadie más se encontraba en casa en ese momento, señaló el vocero de la corporación.Nabors manifestó que la esposa de González-Flores, que es madrastra del niño de 11 años, había estado hablando por teléfono con su esposo antes de llamar al 911. Los dos habían estado discutiendo sobre asuntos matrimoniales esa noche, expresó Nabors. “Él la llamó y dijo que acababa de dispararle a su hijo, y lo siguiente que escuchó fue un disparo y la llamada terminó”, indicó Nabors. El médico forense del condado de Dallas identificó a González-Flores. El menor, James González, murió en el Baylor Scott & White Medical Center en Lake Pointe. El perfil de González-Flores en Facebook está cubierto de fotos de James creciendo y de actividades que compartieron juntos, incluido el fútbol. Se refirió a su hijo como “mini yo”.

VIGILIA POR LA TRAGEDIA Más de 70 personas se reunieron en una vigilia a la luz de las velas la noche del domingo en Kenwood Heights Park en honor a James, un estudiante de sexto grado en la Escuela Intermedia Coyle. Entre los reunidos estaban su madrastra, Stephanie González y sus hermanos: la hermana de 19 años Alanna Bouvier y el hermanastro de 20 años Mike Lozano. Bouvier llamó a James “su mejor amigo”. Le contó a la multitud una historia sobre el día después de Halloween, cuando su hermano tenía 3 o 4 años. James había tirado sus dulces en el piso, y los adultos le dijeron que los recogiera o que los tirarían. El niño agarró su dulce favorito y dejó el resto en el suelo. “Está bien, he terminado”, les respondió. Bouvier se rió. La hermana dijo a amigos y desconocidos que las historias divertidas la estaban ayudando a superar su dolor. Kimberlie Hawks, maestra de cuarto y quinto grado de James, afirmó a los periodistas que el niño era un estudiante heterosexual, que siempre se preparó y se portó bien. Le dio abrazos a su maestra después de clase y la llamó para desearle un feliz cumpleaños. También se informó que el padre y la madrastra de James habían asistido juntos a las conferencias de padres y maestros. “No fue una bandera roja, nunca”, enfatizó. La voz de Hawks se quebró al describir a James, quien pasó mucho tiempo en la mañana diseñando su mata de pelo negro. “James era el señor Cool, ¿sabes?”, dijo Hawks. Las chicas en la multitud se rieron mientras lloraban. Una de sus mejores amigas, Cheyenne Magnuson, de 12 años, señaló que a James le encantaban los libros de Harry Potter y que estaba enamorado del personaje de Hermione. Una vez también estaba enamorado de Cheyenne, expresó su madre, Stacey Milligan. James llamó a Cheyenne un día en cuarto grado, pero su hermano mayor respondió. James tartamudeó mientras duró la conversación y dijo que llamaría más tarde. Cheyenne trajo un letrero de cartón blanco a la vigilia con las palabras “TE QUIERO BUD!” escritas en la parte superior. “Se siente raro saber que ya no estás aquí”, escribió. “Me siento incompleta sin ti”. Los vecinos aseguran que los González tenían una buena relación entre ellos mismos y que nunca causaron ningún problema. A veces se veía a James jugando en el jardín con los dos perros de la familia. Una mujer que asistió a la vigilia de uno de los familiares de González-Flores en Dallas se negó a hacer comentarios. La Policía informó que González- Flores no tenía ningún tipo de historial violento. No tiene antecedentes de arresto en Texas, según el Departamento de Seguridad Pública de la entidad. Los consejeros de Garland ISD estarán presentes para ofrecer apoyo a los estudiantes y al personal a partir del lunes. “Nuestras más sinceras condolencias están con esta familia y todos en el campus que conocían y amaban a este joven estudiante”, dijeron funcionarios del distrito en un comunicado. “Él y su familia están en nuestros pensamientos y oraciones mientras ellos y nuestra comunidad escolar lloran esta terrible pérdida”.

POR DINERO Y DROGAS En una situación poco común en un tribunal, un hombre y una mujer están siendo juzgados en el mismo juicio por homicidio en un robo perpetrado dentro de una casa en 2016 que tuvo como blanco a un hombre con “algo de dinero y algo de droga”. Jayona Jones, de 23 años, y Pedro Alarcón, de 28, enfrentan un cargo de asesinato capital en el tiroteo fatal contra John Horton, de 61 años de edad, en mayo de 2016. Ni Jones ni Alarcón están acusados de dispararle a Horton. Ambos enfrentan una sentencia automática de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional si son declarados culpables. Están siendo juzgados juntos en el condado de Dallas porque eran parte de la misma ofensa, dijeron los fiscales. Los abogados defensores de Jones y Alarcón afirman que dos hermanos involucrados en el robo fueron los responsables del asesinato de Horton. El jurado no debe emitir el mismo veredicto para ambos. Jones, Alarcón y sus hermanos Raúl y Marino Sánchez fueron al parque de casas móviles en la cuadra 3900 de South Ledbetter Drive en el área de Mountain Creek el 12 de mayo de 2016, cuando Horton recibió un disparo mortal.

LOS HECHOS Raúl Sánchez, quien se dice que era el cerebro del ataque, fue muerto por el hermano de Horton cuando intentaba huir del parque. Sánchez estaba saliendo con Jones, quien trabajó con Horton en Walmart de Grand Prairie. La joven mujer entró a la casa de Horton primero para distraerlo con una promesa de sexo, aseguran los fiscales. Raúl y Marino Sánchez, de 26 años, entraron con escopetas para robarle a Horton, quien pensaban que tenía $ 10,000 en efectivo y drogas, testificó Marino. Marino Sánchez se declaró culpable de un cargo menor de asesinato en un intercambio por su testimonio contra Jones y Alarcón. Indicó que no disparó su escopeta dentro de la casa y atestiguó que su hermano fue el único que disparó a Horton. El hermano de Horton, Dickie Horton, reconoció que su hermano menor algunas veces vendía marihuana para pagar su propio consumo de drogas, pero que no era traficante de narcóticos. Los hermanos Horton vivían en el mismo parque de casas móviles, y Dickie Horton salió corriendo esa noche cuando escuchó los disparos. Testificó que vio a hombres salir corriendo de la casa de su hermano. Recordó que dijo: “Nadie irá a ningún lado hasta que sepa lo que está pasando”. Se indicó que Raúl Sánchez apuntó con su rifle al hombre, quien le disparó primero y le causó la muerte a Marino Sánchez, por su parte, recibió un disparo en la cara. Alarcón, que había estado afuera durante el tiroteo, condujo a Marino Sánchez a la sala de emergencias. Sánchez perdió su ojo derecho. Marino Sánchez testificó durante horas en el juicio, que comenzó la semana pasada. Describió que había pasado un tiempo con Alarcón ese mismo día en Alvarado.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register