breaking news New

Al concluir la “Caminata por la dignidad” Llaman a Trump “criminal” y le piden alto a deportaciones

primera01

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- Decenas de personas procedentes de todas partes de país, incluido Dallas, culminaron ayer martes su cansada marcha al plantarse frente a la Casa Blanca, en Washington, cargando un ataúd de cartón con las imágenes de dos jóvenes inmigrantes muertos recientemente en la frontera y pedirle al Congreso y al presidente Donald Trump el cese de las deportaciones. Activistas cívicos y religiosos llamaron “criminal” a Trump por su política migratoria, al culminar su “Caminata por la Dignidad”, de 800 millas desde Illinois, para exigir el cese de las deportaciones. Los activistas, liderados por el reverendo José S. Landaverde, iniciaron la caminata en Aurora (Illinois) el pasado 28 de abril, con el objetivo de exigir “dignidad, respeto y protección” para los once millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, incluyendo a los amparados en el TPS y DACA, un fin a la “militarización” de la frontera sur, y un cese a las deportaciones. Según Landaverde, Trump es un “criminal” por el efecto que está teniendo su política en la comunidad inmigrante, particularmente la separación de familias y deportaciones, aun cuando muchos tienen casos de asilo. “Una gente que asesina a una persona no está cumpliendo ninguna ley. Está ….violando las leyes y la Constitución, ese tiene que ser penalizado. El Presidente es responsable, y el jefe de Inmigración, de la muerte de muchos de nuestros hermanos”, dijo Landaverde. Entrevistados por este semanario, los representantes de Da- llas indicaron que los activistas visitarán en grupos las oficinas de los principales congresistas tanto demócratas como repu- blicanos para exigirles que humanicen la política migratoria de la Administración Trump y culminen los ataque contra los indocumentados hispanos. También manifestaron que este movimiento opositor a las autoridades federales migratorias seguirá con mayor fuerza en Dallas y la parte Norte de Texas, fuerzas que se han sumado a la campaña nacional para demandar del mandatario estadunidense fin a la separación de familias, alto a las redadas, y la reanudación de los programas DACA y TPS. A pocos pies de distancia, Haydee Torres, activista en Virginia del movimiento “Cosecha”, ayudaba a cargar un ataúd de cartón con imágenes de la guatemalteca Claudia Patricia González y la hondureña Roxana Hernández, como símbolo de lo que calificó como la “represión” de las autoridades de Inmigración. “Queremos justicia para Claudia y Roxana, que fueron víctimas de una política inhumana. Queremos justicia para todos los inmigrantes; la Administración tiene que responder por estas muertes“, aseveró Torres. González, de 20 años, había emigrado de una comunidad indígena en San Juan Ostuncalco, pero falleció a manos de la Patrulla Fronteriza mientras intentaba cruzar ilegalmente la frontera hacia Texas, y su caso generó titulares internacionales. Hernández, una inmigrante transgénero de 33 años, estuvo en la caravana de migrantes que se presentó en la frontera sur de California el mes pasado para pedir asilo, y falleció en un hospital de Nuevo México poco después de haber sido trasladada a un centro de detención bajo contrato con ICE en ese estado. Numerosos grupos cívicos han pedido que se abra una investigación de ambos casos.

CIUDADANOS VS INMIGRACION La salvadoreña María Chávez, proveniente de Chicago, lleva 27 años en Estados Unidos y obtuvo la ciudadanía hace 16 años, pero se sumó a la caminata porque su primo fue recientemente deportado, dejando atrás a un niño nacido en esta nación. “Como ciudadana americana estoy apoyando que no se separan más las familias, que no se separan los hijos de padres porque es difícil cuando separan a los niños de sus papás“, explicó Chávez. Mientras los activistas realizaban la protesta en el Parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, Landaverde recibió noticia de que agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) acababan de arrestar a trabajadores en sendas redadas en Ohio e Illinois. Trump dijo en Twitter que la separación de familias en la frontera “es culpa de mala legislación aprobada por los demócratas”, pero que su gobierno al menos ha comenzado la construcción de su prometido muro fronterizo. Trump omitió que ni él ni sus aliados republicanos han logrado un voto para regularizar a los “dreamers” como prometieron. Horas antes, el director interino de ICE, Tom Homan, dijo durante un evento conservador que ICE “no está separando familias” en la frontera sur y que, en todo caso, los agentes sólo están haciendo cumplir las leyes migratorias y no merecen los ataques de grupos de la comunidad inmigrante. Los activistas, entre estos miembros del movimiento “santuario” y del grupo “Cosecha”, visitaron el lunes y ayer martes oficinas del Congreso para exigir además la aprobación de leyes que protejan tanto a los “tepesianos” y a los “Dreamers”.

“¿QUIEN INVADIO A QUIEN?” La protesta frente a la Casa Blanca adquirió ambiente de fiesta con la participación de la banda “Mariachi Oriental”, del colindante estado de Maryland, que tocó varias canciones como gesto de “buena voluntad” hacia el pueblo estadunidense. También participó el mexicano Alfonso Martínez Gómez, quien compuso la canción “¿Quién invadió a quién?” para destacar las contribuciones de los inmigrantes y el hecho de que “América es un sólo continente”. “En cualquier parte, la gente siempre busca su bienestar, y la mayoría venimos a trabajar, a mejorar este país. El señor Homan puede decir lo que quie- ra, y sus agentes no hicieron las leyes pero se están llevando a mucha gente inocente… tengo muchos amigos deportados, y lo que están haciendo no es justo”, afirmó Martínez Gómez, de 62 años y oriundo de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos. Martínez Gómez dijo que se sumó a la caminata casi al final del recorrido de 35 días por cuestión de trabajo y porque quiso ayudar a Landaverde y, aunque no estudió formalmente música, compuso la canción “para que la gente entienda que no somos ´invasores´ como nos llama la Administración”. El músico y activista llegó por primera vez a Estados Unidos en 1981, pero por proble-mas de alcoholismo regresó brevemente a rehabilitarse a México y perdió la oportunidad de legalizarse con la amnistía de 1986. “Preferí salvar mi vida que tener papeles. Ahora, para mi esta lucha es muy importante, no solo por mi sino por el resto de los indocumentados, porque somos gente trabajadora. Si me van a echar, pues ni modo, pero no tengo récord criminal”, puntualizó.

VIACRUCIS DE NIÑOS En medio de la controvertida e inhumana práctica de separar a menores inmigrantes de sus padres cuando llegan a la frontera sur de este país, se conoce que esta práctica ha cogido desprevenida hasta a la propia Patrulla Fronteriza. Un reporte de NBC News asegura que los agentes de esa corporación se están quedando sin espacio para mantener a los niños migrantes que han sido separados de sus familias. Los agentes fronterizos han estado colocando a menores que cruzaron ilegalmente la frontera de Estados Unidos y México en estaciones de espera. Aproximadamente 550 niños están bajo custodia, y de ellos, casi 300 han pasado más de 72 horas allí, informó NBC. Setenta y dos horas marcan el límite de tiempo para que los inmigrantes de cualquier edad puedan estar en las estaciones fronterizas, que están destinadas a servir como instalaciones de alojamiento temporal. Los padres que viajan con sus hijos están separados de ellos mientras enfrentan los procedimientos legales. NBC informó que las estadías prolongadas son el resultado de una acumulación de niños que necesitan ser emparejados con parientes o padres de crianza temporal. De los 300 niños que han estado allí más de 72 horas, casi la mitad son menores de 12 años, según el informe. La Administración Trump recientemente implementó una política de “cero tolerancia” para aquellos que cruzan la frontera de México y Estados Unidos de manera ilegal. El Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional han dicho que separarán a los niños de sus padres en algunos casos. El presidente Trump ha culpado en repetidas ocasiones a los demócratas por la política, a pesar del llamado a aplicarla proviene de su administración. Por su parte el jefe del gabinete de Trump, John Kelly, defendió la política el mes pasado. “Los niños serán atendidos, puestos en cuidado de crianza o lo que sea”, dijo Kelly. “Pero el punto importante es que eligieron venir ilegalmente a los Estados Unidos y esta es una técnica que nadie espera sea utilizada ampliamente o para muy largo.” La resistencia en contra del gobierno de Donald Trump y su recia política migratoria no da tregua.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register