breaking news New

Hablar con ellos

opinion-121

Alberto F. de León Casso

La educación que proporcionamos a nuestros hijos determina qué tipo de personas serán de mayores. Los padres responsables preparan o preparamos a nuestros hijos para que sean adultos productivos e independientes, con confianza en sí mismos, respeto a los demás y con la oportunidad de alcanzar sus sueños. Es decir, para que sean felices. Por desgracia, muchos padres olvidamos enseñar a nuestros hijos la importancia de gestionar, ahorrar e invertir su dinero. No importa que tú no lo tengas, tienes que prepararlos a ellos para cuando lo tengan. La falta de una sólida educación financiera perjudica el desarrollo y las posibi- lidades futuras de cualquier persona, ya que las decisiones financieras que toma condicionarán su vida. Los hijos suelen seguir el ejemplo de sus padres más que sus consejos. Si usted es gastador y vive al día, es difícil que su hijo sea distinto. Hay que enseñarles con el ejemplo, que no hay que comprar de forma compulsiva, sino estableciendo prioridades para distinguir entre lo necesario y lo deseado, comparando precios, ser claro y contundente con las priorizaciones de las cosas, enseñarles que las tarjetas de crédito no es dinero que no cuesta y te regalan, por ejemplo el jovencito(a) quiere que compre la televisión más moderna 4 K con miles de pixeles, etcétera, y te dicen: “¡Mira papi sólo pagas tanto al mes!”. ¡Es muy poquito al mes! ¡Está barata! La pregunta obligada es, está barata comparada con qué. ¿Es muy poquito al mes? ¿Comparado con qué? ¿Si tú lo dimensionas a su nivel comprenderá mejor, si le dices cuánto recibes de tus domingos? ¿Sabes cuántos domingos necesitarías para comprar una tele como esa?. Quizá ese tanto al mes signifique precisamente el pago de la propia luz, ¿y de qué serviría tener la mejor televisión si después no te alcanza para pagar la luz?. Es importante que vean que a veces hay que esperar para poder adquirir lo que se quiere o que sólo se puede comprar lo que te alcanza. ¿El comprar una televisión 4k con megapixeles y cientos de avances tecnológicos te dará mejores oportunida- des económicas como para poder solventar el propio gasto de la televisión? ¿En verdad le vas a sacar el provecho como realmente se merece esa televisión? ¿O realmente acabarás como una gran mayo-ría utilizándola para ver novelas de Televisa o TV Azteca y viendo partidos de futbol nacional? ¿Valdrá la pena el esfuerzo para lo que se va a aprovechar? Involucre a sus hijos, sobre todo a los adolescentes, en la planificación del presupuesto familiar, para que entiendan los objetivos financieros de la familia (comprar un carro nuevo, ir de vacaciones, pagar las escuelas). Explíqueles también cualquier estrategia de inversión y ahorro que pueda tener. La educación financiera no es empírica, si usted no le habla a sus hijos de eso, nadie lo hará y copiará modelos económicos de otras personas que quizá no sea el mejor modelo, hay que decirles que papá y mamá trabajan para ganar dinero, que esa es la única forma de ganarlo, ¡trabajando!, no robando, ni siendo político por un rato. Que cuando nos pagan el dinero se guarda en un banco porque es más seguro y que cuando ven que vamos al cajero automático, solamente nos da lo que hemos guardado, ¡no más!, que si lo sacas todo, no habrá más y la “maquinita”, como le llaman muchos niños, no te va a dar dinero si no le pones más, que cuando usamos la tarjeta el banco agarra de nuestro dine-ro para pagar a la tienda, que tener más dinero que otra persona no te hace mejor que él, ni más inteligente, ni más importante, sólo te da más oportunidades y que hay que saberlas aprovechar. Que siempre hay que ahorrar aunque sea un poco para alguna emergencia, vacaciones, ocasiones especiales, regalos, etcétera, pero siempre teniendo en cuenta el ahorro como disciplina y considero que uno de los mejores momentos para hablar con ellos sobre estos temas es cuando vaya al banco. Llévelos con usted, explíqueles cómo funciona el cajero, y el momento más importante, cuando las cosas van mal, ellos lo tienen que saber y comprender, se les tiene que explicar como parte de un equipo, porque al fin de cuentas eso somos en una familia un equipo, con diferentes funciones cada quien pero equipo al fin, para lo cual se necesita mucha comunicación para que las cosas funcionen y cuando las cosas no salen como queremos también se tienen que decir para tomar todos cartas en el asunto y revertir esa tendencia negativa. En fin, nunca es tarde para hablar con ellos sobre nuestras finanzas.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register