¡Terror en México!

Terremoto en Mexico11

150 fallecidos y miles de casas dañadas. Por: Victor M. Juárez Estrada Con información de agencias Dallas, Tx.- México volvió a ser cubierto de muerte, humo, destrucción, pánico y de la solidaridad de decenas de miles de sus ciudadanos. Un nuevo terremoto, como el de 1895, lo volvió a sacudir de manera brutal. Al igual que en ese entonces, este fatídico martes era de desorden, miedo y confusión. México, con tres de sus entidades vecinas, Morelos, Estado de México y Puebla, habían vuelto a padecer un mortífero sismo precisamente justo en el aniversario del histórico terremoto de 1985. El epicentro se localizó a 12 kilómetros al sureste de Axochiapán, entre los estados de Morelos y Puebla. Hasta el cierre de esta edición, autoridades mexicanas habían informado de la muerte de al menos 149 personas en los cuatro estado citados, aunque se espera que hora con hora esta cifra aumente. También se informó que por lo menos unos 40 edificios colapsaron en la capital del país y que decenas se encontraban severamente dañados o parcialmente destruidos en las restantes tres entidades. Según las primeras informaciones divulgadas indicaron que un poderoso terremoto de magnitud 7.1 había derrumbado varios edificios en la capital y dejado a personas en varios estados atrapadas entre los escombros. Las autoridades reportaron al el cierre de esta edición el fallecimiento de por lo menos 149 personas, aunque la cifra podría aumentar mientras buscan sobrevivientes entre las estructuras caídas. “Es el peor terremoto que he sentido en mi vida”, lamentó Carlos Leal, un mexicano que vive al sur de la capital y que dio uno de varios testimonios sobre la intensidad del sismo.” Me tenía que levantar de mi escritorio a detener las cosas y al mismo tiempo llamaba a mi esposa sabiendo que estaba trabajando en un edificio”. Irónicamente el sismo se dio en el aniversario de otro muy poderoso que ocurrió en 1985, y por el cual se realizan simulacros en todo el país cada 19 de septiembre. De hecho, el sismo real del martes ocurrió casi una hora después del simulacro anual: “Pero esta vez no hubo alerta, solo sentimos el temblor: el terremoto nos tomó por sorpresa”, contó Janet Cacelín, una periodista de una cadena televisiva extranjera que envió una crónica desde la capital.

LA CDMX, BAJO LOS ESCOMBROS Las fachadas de algunas edificaciones en Ciudad de México se vinieron abajo, destrozando autos que se encontraban en las calles adyacentes. Una escuela en la zona de Coapa se derrumbó, dejando a los vecinos preocupados por los alumnos que podrían quedar atrapados. Y se reportaron evacuaciones masivas de edificios a lo largo del Paseo de la Reforma. De un momento a otro, la capital se vio llena de viviendas agrietadas y de casas derrumbadas, imágenes que pronto recorrieron las redes mientras los mexicanos buscaban a sus seres queridos y pegaban listas en las calles con los nombres de los rescatados. Los rescatistas pedían silencio a lo largo de la tarde mientras intentaban detectar cualquier alerta de algún atrapado. Las fugas de gas son una de las preocupaciones de las autoridades por los potenciales peligros que traen consigo. Residentes de la capital han reportado en redes sociales un fuerte olor a gas en áreas muy localizadas. Según informó la agencia de noticias española EFE, en el estado de Puebla se vinieron abajo las torres de la Iglesia de Cholula. En Morelos y Oaxaca también se reportan daños. El sismo de la tarde de este martes ocurre poco más de una semana después del que estremeció Oaxaca, Chiapas y Tabasco, que dejó unos 100 muertos.

NO HUBO ALERTA SISMICA ESTA VEZ Por la mañana del 19 de septiembre, los mexicanos realizamos, como cada año, un mega simulacro en conmemoración del aniversario del terremoto de 1985. Dos horas después de este simulacro, un terremoto de magnitud 7.1 sacudiría a la Ciudad de México, de verdad. Todo fue un caos en todas partes. No hubo alerta sísmica que avisara 30 segundos antes, tal y como nos tenían acostumbrados. Los simulacros que repetimos cada año nos enseñan cómo debemos actuar cuando suena este aviso que nos da medio minuto para conservar la calma y concentrarnos en las indicaciones que nos dan. Pero esta vez no hubo alerta, solo sentimos el temblor: el terremoto nos tomó por sorpresa. Aunque horas antes, durante el simulacro todos obedecían las señalizaciones del equipo de Protección Civil (que consisten en mantenerse debajo del escritorio hasta que pase el sismo), esta vez muchos salieron co- rriendo hacia la puerta. “Yo fui una de ellas”, dijo una persona. “Vi correr a algunos de mis compañeros, no hubo tiempo de prepararse y pensé que debía de hacer algo más que solo quedarme debajo de mi escritorio”. Según testimonios de empleados, sus edificios donde laboraban los cristales estallaron y afirman que costaba mucho trabajo mantenerse de pie. “Cinco compañeros y yo solo pensamos en buscar la salida. Corrimos a la puerta de emergencia y bajamos las escaleras mientras todo se sacudía. Al bajar, sentimos el polvo del yeso del techo caer sobre nosotros. En cada piso nos encontrábamos más gente que hizo lo mismo. Corrían para tratar de salir lo antes posible. Muchos llora- ban, otros decían que sentían desmayarse, pero el movimiento no paraba. Al llegar a la planta baja, vimos parte del piso pintado de blanco, por el yeso que se resquebrajó”, expresó uno de los testigos del fenómeno natural. “Salimos a la Avenida Paseo de la Reforma y volvimos a encontrarnos a los mismos oficinistas que horas antes platicaban, jugaban y se aburrían durante el simulacro. Mucha gente decía que era una pérdida de tiempo. Ahora sus caras estaban pálidas, lloraban y, desesperados, trataban de llamar a sus familiares”, manifestaron. En pocos minutos toda la Avenida Paseo de la Reforma se inundó de gente, invadieron los carriles de los automóviles y todo era confusión. Mientras el equipo de Protección Civil trataba, en vano, de controlar a las personas, comenzó a sentirse un fuerte olor a gas. De pronto, todos comenzaron a correr sobre la avenida, en dirección a la Glorieta de la Palma y el Centro Histórico. Muchos pedían a la gente que se tranquilizara, temiendo una estampida. Durante la caminata sobre la avenida, una de las principales de la Ciudad de México, registramos varios edificios con daños menores. Muchos con vidrios rotos, otros con trozos de pared en el suelo. Miles de personas caminaban hacia el centro para mantenerse a salvo de las fugas de gas, hay varios helicópteros sobrevolando la ciudad y se escucha constantemente el sonido de las ambulancias.

CRONICA DEL TERREMOTO – Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió ayer martes fuertemente México. – El sismo se ha registrado a las 13.14 horas locales (18.14 GMT) y se ha localizado a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, en el central estado de Morelos, a una profundidad 57 kilómetros. – Esta vez el terremoto se sintió con más fuerza que el registrado el 7 de septiembre, de magnitud de 8,2, dado que el epicentro fue más cercano. – Aumenta a 147 la cifra provisional de muertos por el terremoto en México. – La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó de que 3,8 millones de clientes carecen de suministro de energía eléctrica debido al movimiento telúrico. – La Embajada de España en México ha puesto en marcha los protocolos habituales en caso de desastre para contactar a sus connacionales y viajeros registrados y ha habilitado el siguiente teléfono de emergencia consular: 554-246-8136. – Justamente ayer martes se cumplieron 32 años del poderoso terremoto de 1985, que dejó miles de muertos en México.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register