Rompe récord alza de gasolina: D/FW

NOVEDADES NEWS 2

Texas registró su precio del combustible más alto en una década 

Nota Novedades News 

 

Dallas, Tx.- Los precios de las gasolinas sigue subiendo, y no parece que esa tendencia vaya a cambiar pronto.

El precio promedio de la gasolina sin plomo superó la marca de $ 3 por galón a $ 3,045 en Dallas, más de $ 1,20 en comparación con hace un año, según datos de AAA. A nivel nacional, los precios de la gasolina alcanzaron un promedio de $ 3.357, el precio más alto visto en siete años.

«Las cosas realmente se han acelerado en términos de los precios nacionales del gas en las últimas dos semanas y media o tres», dijo Patrick De Haan, director de Petróleo de la aplicación de ahorro de combustible GasBuddy. «El promedio nacional se había mantenido estable durante un largo período de tiempo, pero de repente el precio del llamado oro negro subió y el precio de la gasolina lo siguió».

Una combinación de eventos está afectando los costos del gas, dijo, incluido el desarrollo de crisis energéticas en Europa y China. A medida que los países en el extranjero luchan por mantener fuentes de combustible como el gas natural y el carbón, están cambiando al petróleo crudo, lo que dispara la demanda cuando la oferta es relativamente escasa.

Es poco probable un aumento en el suministro mundial de petróleo, ya que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ha negado a aumentar la producción más allá de lo que acordó hacer en julio, dijo De Haan.

Las turbulencias internacionales y la producción de petróleo crudo también fueron factores en los precios del gas en 2014, la última vez que los precios fueron tan altos.

El costo del petróleo crudo se ubica por encima de los $ 80 el barril, según Markets Insider, un fuerte aumento desde el punto de precio de alrededor de $ 60 que vio en agosto. El precio del petróleo crudo es uno de los cuatro factores que determinan el costo de la gasolina. Los costos de refinación, los costos de distribución y los impuestos también influyen en la determinación de los precios de las bombas.

TEXAS NO 

SE SALVA 

Si bien Texas y algunos otros estados del sur generalmente obtienen mejores resultados que el promedio nacional para los precios de la gasolina debido a los impuestos más bajos y la relativa proximidad a la producción de petróleo, la región todavía está viendo precios inusualmente altos. El precio promedio de la gasolina en el estado de Lone Star aumentó en casi $ 1,15 en comparación con hace un año.

El alza de precios probablemente no sea suficiente para cambiar los hábitos de viaje, dijo De Haan, especialmente a medida que se acerca la temporada navideña.

“Los estadunidenses tienen tradiciones y rituales navideños muy fuertes, por lo que aún no preveo una caída notable en la demanda dado que no estamos en niveles récord”, dijo. «Creo que los precios que excederían los $ 4 por galón en muchas áreas serían lo suficientemente impactantes como para causar una disminución más notable en la demanda».

Texas registró su precio promedio de gasolina más alto de $ 3.99 por galón en julio de 2008.

CONFLICTO 

SIN SOLUCION 

Texas enfrenta problemas energéticos ‘generacionales’ que no sabe cómo solucionar

A pesar de meses de deliberación por parte de los responsables de la formulación de políticas, la red de energía y el mercado del estado lucen similares a como lo hicieron durante la congelación de febrero. La PUC se está quedando sin tiempo para cambiar eso.

Viene el invierno. Es una verdad inevitable que se cierne sobre Austin mientras los órganos rectores del mercado energético de Texas intentan arreglar una red eléctrica dolorida en una carrera contra la madre naturaleza.

La tormenta invernal de febrero y la subsiguiente crisis de electricidad, que provocó la muerte de más de 250 personas y dejó sin electricidad a casi el 70% de los tejanos, sirvió como una llamada de atención para un estado que se enorgullece de su mercado eléctrico independiente y desregulado.

Después de meses de discusiones en profundidad con expertos en energía, participantes del mercado y figuras públicas interesadas, aún no se ha finalizado una solución. El presidente de la Comisión de Servicios Públicos de Texas, Peter Lake, ha presentado un primer borrador, una especie de «hombre de paja», y sabe que las soluciones sugeridas cambiarán casi con certeza antes de que la agencia reguladora apruebe un plan de rediseño del mercado para fin de año.

Encargado de la tarea de equilibrar el inminente clima frío y el futuro de la energía de Texas, Lake dijo que sabe una cosa con certeza.

«No vamos a tener una segunda oportunidad», aseveró Lake. «La gente y las empresas de Texas merecen y exigen que cuando enciendan el interruptor, se enciendan las luces».

PROBLEMA 

MUNDIAL 

Lake, un nativo de Tyler de 39 años que dejó Texas para obtener títulos en la Universidad de Chicago y la Universidad de Stanford, se vio envuelto en el debate sobre la red estatal cuando el gobernador Greg Abbott lo nombró para su puesto actual en abril.

Antes de presidir la PUC, la entidad responsable de regular los servicios públicos de electricidad y gas del estado y de dirigir el rediseño del mercado, se desempeñó como presidente de la Junta de Desarrollo del Agua de Texas y trabajó en varios puestos del sector privado, incluido el de director de desarrollo comercial en Lake Ronel Oil. Co.

Ahora Lake y sus colegas se enfrentan a un problema que afecta no solo al estado de la estrella solitaria, sino al resto del mundo.

Durante semanas, los expertos en energía han estado advirtiendo sobre una crisis energética global impulsada por un resurgimiento de la demanda tras la pandemia de COVID-19 y agravada por las temperaturas invernales. Los precios del gas natural, el petróleo y el carbón se están disparando.

Los apagones continuos ya han comenzado en China a medida que el país se esfuerza por encontrar fuentes de energía más confiables. En todo el mundo, el aumento de los precios de la electricidad ha arrinconado a los políticos europeos. Tienen que decidir si la respuesta está en la velocidad a la que el continente se aleja de los combustibles fósiles.

ROBAR 

IDEAS 

Los comisionados de la PUC están en buena compañía en su búsqueda para remediar lo que Lake llama un cambio «generacional» en el uso de energía. Pero se quedan sin un ejemplo de cómo navegar por un rediseño de mercado en un estado que consume una séptima parte de toda la energía que producen los EU.

“Voy a robar buenas ideas descaradamente. Daré crédito, pero absolutamente robaré una buena idea”, dijo Lake. “Y nadie, nadie, ni una sola persona, ha dicho: ‘Sí, sé qué hacer’”.

Durante unos 20 años, el mercado energético de Texas se ha desregulado, lo que significa que las compañías generadoras de energía venden su suministro en un mercado competitivo. Los clientes pueden elegir su proveedor y su tipo de plan de energía, que varían en diseño y precio.

Los precios mayoristas de la energía se dispararon durante la helada invernal a medida que disminuía la oferta, lo que dejó a algunos clientes con facturas astronómicamente altas. Los legisladores y reguladores de Texas dijeron que su principal prioridad es prevenir saltos similares de precios y problemas de suministro de energía mediante la renovación de la red.

El rediseño «hombre de paja» de Lake sirve como punto de partida. “Tan importante como identificar conceptos prometedores es identificar los conceptos que ya no deberían ser considerados”, escribió en la propuesta.

Identificó ocho categorías de enfoque en un documento de cinco páginas plagado de siglas, detalles técnicos y preguntas persistentes. Los conceptos incluyen reformar cómo se asignan las reservas de electricidad, prepararse para la forma en que el estado maneja los períodos de alta demanda y aumentar la cantidad de plantas de energía que se pueden encender en momentos de necesidad.

Describe los principios que los expertos en energía han promocionado durante mucho tiempo, como la necesidad de fuentes de energía que puedan estar listas en cualquier momento, la necesidad de un mayor margen de seguridad durante eventos de emergencia y los posibles inconvenientes asociados con la dependencia de fuentes de energía renovables.

EXIGENCIA A 

PROVEEDORES 

El concepto que atrajo la mayor atención fue una propuesta para exigir que los proveedores de energía tengan suficientes recursos para proporcionar energía durante los períodos de máxima demanda.

Según la propuesta de Lake, los productores de energía necesitarían tener el 50% de los recursos necesarios para operar durante tres años, el 70% dos años, el 90% un año, el 95% seis meses y el 100% en un mes.

El comisionado Will McAdams desconfió de inmediato de la obligación del servicio de carga y dijo que no estaba preparado para respaldar el concepto sin más detalles sobre cómo afectaría a los proveedores de electricidad.

El hombre de paja incluyó preguntas sobre cómo la comisión podría continuar la viabilidad del competitivo mercado minorista bajo tal regulación y cómo podría «prevenir la manipulación del mercado por [los minoristas de generación de energía] a expensas de los minoristas independientes».

“Seré la primera persona en decir que eliminaré la obligación [del servicio de carga] si no nos sentimos cómodos con una versión que preserva el mercado minorista y permite que prospere”, dijo Lake.

Las respuestas a la posible implementación de una obligación de servicio de carga han sido mixtas.

“La obligación [de servicio de carga] se parece mucho a un mercado de capacidad en arrastre”, dijo Allison Silverstein en un artículo de Utility Dive. Silverstein, un consultor independiente que trabaja con el American Council for an Energy-Efficient Economy, también cuestionó si mejoraría la confiabilidad.

NRG Energy Inc., con sede en Houston, por otro lado, presentó comentarios públicos a la comisión que apoya la propuesta. Espera que sus costos relacionados con la tormenta sumen mil millones de dólares este año, según un documento de la compañía.

SEVERA 

OPOSICION 

Ed Hirs, un becario de energía y profesor de economía en la Universidad de Houston, dijo que la propuesta de Lake solo muerde los límites de los problemas que agobian a la red y a los generadores de energía de Texas.

La PUC está «entre la espada y la pared» en su misión de equilibrar las necesidades de los generadores de energía, los legisladores y los tejanos cotidianos, dijo Hirs, al tiempo que mantiene la imagen de liberalización del mercado.

A partir de ahora, la propuesta del hombre de paja no aborda el problema de raíz del mercado, dijo Hirs, que es que es difícil para las generadoras ganar suficiente dinero para justificar inversiones que las harán más confiables.

“Nos tomó años llegar a esta situación, con falta de inversión en generación de energía confiable”, dijo. «Y tomará al menos dos años arreglarlo, y eso es si todos realmente están corriendo con gran urgencia».

Si bien el rediseño del mercado está lejos de realizarse, se está realizando un esfuerzo para acondicionar las plantas de energía para el invierno en todo el estado. Los comisionados de la PUC aprobaron por unanimidad un plan de dos fases en octubre que requerirá que los operadores de plantas de energía y líneas de transmisión hagan sus “mejores esfuerzos” para climatizar.

Tienen hasta el 1 de diciembre para cumplir con los estándares identificados hace aproximadamente una década después de una tormenta invernal de febrero de 2011 que cerró el estado.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register