Prospera en secreto abuso a niños y aumenta la violencia familiar

10 JUNIO novedadesnews broadsheet 1

Durante la pandemia: Dallas

 

 

Nota Novedades News

 

Dallas, Tx.- Defensores de los niños de Dallas expresaron su precupación y temor de que no se denuncien los abusos en contra de los menores desde que COVID-19 cerró las escuelas

Los informes semanales de abuso y negligencia han disminuido un 43% en el condado de Dallas desde que comenzaron las órdenes de quedarse en casa, lo que según los expertos es probable porque los niños no están a la vista del personal de la escuela.

Como uno de los muchos ejemplos de esta violencia contra los infantes, las autoridades dieron a conocer un caso ocurrido el pasado 11 de mayo donde mostraron una casa en la cuadra 1100 de Coston Drive. En esa residencia, las autoridades rescataron a un niño de 6 años que había sido encerrado en un cobertizo oscuro. Esta denuncia ocurrió gracias a una llamada de un vecino observador.

Según el testimonio de los hechos, siguiendo el sonido de una pequeña voz una noche de mayo, el electricista de 54 años descubrió a un niño atado y encerrado en un cobertizo oscuro en Pleasant Grove.

Juan Vaquero, de 54 años, hizo la llamada al 911 que condujo al rescate del niño de 6 años que estaba atrapado en un cobertizo de una casa ubicada en Pleasant Grove.

Después de que la Policía rescató al menor, liberándolo de los cordones de los zapatos que sujetaban sus brazos fuertemente atados a la espalda, determinaron que había pasado largas noches encerrado en el cobertizo por su abuela, que era la propietaria.

De no haber sido por la llamada de Vaquero, las autoridades no habrían sabido del cautiverio del niño, dijo la teniente Carrie Wise, comandante del escuadrón de abuso infantil del Departamento de Policía de Dallas.

La falta de interacciones sociales durante el momento del coronavirus es lo que preocupan a las autoridades y a los defensores de los niños para evitar que se salve a los niños en riesgo.

Si bien se ha pedido a las personas que se queden en casa para frenar la propagación del virus, la policía insta a las personas a tener el tipo de conciencia que llevó a Vaquero a ayudar a rescatar a un niño.

 

PROTECCION

A LOS NIÑOS

 

«Ese es un excelente ejemplo de una persona que se toma el tiempo para decir: Hey, esto no está bien» e informar sobre el conocimiento que tenían. Y condujo a una recuperación», indicó Wise. «Creo que todo el mundo necesita comprender lo importantes que son para la vida de un niño».

Debido a las acciones de Vaquero, el niño y otros dos menores que vivían en la casa están en cuidado de crianza, mientras que la abuela y su novio están en la cárcel, y cada uno enfrenta un cargo de peligro de menores.

Una abogada de la abuela, Esmeralda Lira, declinó hacer comentarios. Charlie Humphreys, quien representa al novio, José Balderas, dijo que no había visto la evidencia en contra de su cliente e instó a las personas a «retener cualquier juicio hasta que salgan a la luz todos los hechos».

En comparación con las semanas anteriores a la orden de quedarse en casa, hubo una caída del 43% en el número promedio de informes de sospecha de abuso o negligencia infantil desde mediados de marzo hasta abril, según un análisis de datos del Centro de Defensa de los Niños de esta ciudad dados a conocer al Dallas Morning News.

El centro trabaja junto con los Servicios de Protección Infantil para manejar los «peores de los peores» informes de abuso infantil en el condado de Dallas.

Desde principios de enero hasta el comienzo de las vacaciones de primavera, el centro recibió un promedio de 617 informes en una semana antes de que se establecieran las órdenes de quedarse en casa. Después de que las escuelas de DISD cerraron al comienzo de las vacaciones de primavera, el número promedio de informes cayó a 350 por semana.

 

SECRETO

PELIGROSO

 

Lynn Davis, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Defensa de los Niños de Dallas, dijo que el centro generalmente ve una disminución similar en los casos durante el verano, pero que dicha caída no tiene precedentes en marzo y abril.

A diferencia de un verano típico, cuando los niños en peligro pueden llamar la atención durante los deportes de verano o en un campamento, la necesidad de que las personas se queden en casa para frenar la propagación del coronavirus puede dejarlos vulnerables en sus hogares.

«El abuso prospera en secreto», alertó Sarah Burns, directora de marketing del centro de defensa. «En algunos casos, es demasiado tarde para tener esas intervenciones desde el principio, cuando CPS podría haber hecho visitas a domicilio para que el abuso no se intensificara».

La caída en los informes generales se alinea con lo que la policía de Dallas ha visto. En 2019, la policía de Dallas había manejado 427 delitos de abuso infantil a mediados de mayo. Las autoridades trataron 88 delitos menos durante el mismo período de este año, según el Departamento de Policía.

 

MAS VIOLENCIA

FAMILIAR

 

La violencia familiar aumentó 12.5% durante las órdenes de refugio en el hogar, según divulgó un estudio de la Universidad de Texaas en Dallas (UTD).

Jennifer Sawyer, quien maneja la admisión de casos de abuso infantil como parte de la división de Delitos contra Niños de la oficina del fiscal de distrito del condado de Dallas, confirmó que los informes han disminuido en los últimos meses.

«Nadie piensa que está disminuyendo porque no está sucediendo», enfatizó. «Es triste y aterrador, en realidad, pensar en eso. Hay estos niños que están atrapados en casa con las personas que abusan de ellos. No tienen a dónde ir».

También ha visto un aumento en los casos de lesiones más graves, dijo.

«Hay bastantes casos en los que papás están golpeando a mamá, y luego el niño intenta intervenir, por lo que también golpea al niño», advirtió Sawyer. «Pero también están aquellos en los que el niño se presenta en el hospital con heridas graves».

Desde enero hasta parte de abril, la oficina del fiscal de distrito vio 259 casos de abuso infantil. El año pasado durante el mismo tiempo, habían visto 317, dijo Sherre Thomas, jefe de la División de Delitos contra Niños.

Las llamadas a la línea directa de abuso de Texas también han disminuido, según los números proporcionados por una portavoz del Departamento de Servicios Familiares y de Protección. En marzo de 2020, la línea directa recibió 27,408 llamadas, en comparación con 28,694 el año anterior. En abril, hubo 23,103 llamadas, en comparación con 31,518 ese mes en 2019.

La línea directa acepta informes de sospechas de abuso, negligencia y explotación de niños, adultos mayores de 65 años y adultos con discapacidades.

Aunque los informes no están disponibles, las cosas no se han «silenciado», dijo Sasha Rasco, comisionada asociada de prevención e intervención temprana del Departamento de Servicios Familiares y de Protección del estado.

«También es importante tener en cuenta que hay llamadas entrantes, que familiares, amigos, vecinos y profesionales siguen informando», dijo.

 

DESAFIO

ECONOMICO

 

No hay evidencia de que el estrés en los padres de quedarse en casa durante la pandemia sea «en sí mismo» para poner a los niños en mayor riesgo, dijo Rasco. Pero lo que podría ser más preocupante son los impactos a largo plazo de los desafíos económicos que causó el cierre.

Susan Hoff, directora de estrategia e impacto de United Way of Metropolitan Dallas, dijo que aunque la nación ha experimentado momentos de estrés económico, nunca ha habido una situación como esta.

«No sabemos qué va a causar esto», advirtió.

Pero ella predijo que el trauma emocional para las familias será un resultado y que algunos padres que están estresados atacarán a sus hijos.

«Volar sin ningún tipo de red de seguridad»

Las aulas pueden ser refugios para los niños, por lo que para el personal de la escuela, perder sus interacciones regulares con los estudiantes es «algo muy temible, para ser honesto», dijo Tom Edwards, un trabajador social en Mesquite ISD.

«Para muchos de nuestros estudiantes, es algo muy personal», dijo. «Los conocemos muy, muy bien, y nos preocupamos por ellos, y sabemos que puede ser difícil en casa para muchos de nuestros niños».

Edwards y otro personal de la escuela pueden estar seguros de que los estudiantes reciben desayuno y almuerzo, junto con el apoyo emocional de los educadores.

Él y sus colegas ayudan a los adolescentes que no pueden quedarse en casa o que viven en refugios. Pueden ayudar a garantizar que los estudiantes tengan comida para comer y puedan acceder a las citas médicas y otros recursos.

Aunque Mesquite ISD ha podido establecer sesiones de asesoramiento virtual para estudiantes, no es lo mismo que las interacciones cara a cara, dijo Edwards.

«Se siente como si estuviéramos volando sin ningún tipo de red de seguridad», dijo.

Karen Morgan-Miller, quien también trabaja como trabajadora social en Mesquite ISD, dijo que es especialmente difícil mantenerse en contacto con estudiantes más jóvenes.

«Esos son los bebés con los que no estamos enviando mensajes de texto», dijo.

La ley de Texas requiere que un adulto que sospeche que un niño está siendo abusado o descuidado debe informar el problema de inmediato.

Los defensores de los niños dicen que la mayoría de esos informes provienen del personal de la escuela.

«Muchas veces no son solo los maestros, sino todos los que trabajan en la comunidad los que trabajan en el campus», dijo Catrina Mitchell, coordinadora de la oficina de prevención de violencia doméstica y abuso infantil de Dallas ISD. «Desde el guardia de cruce, al conductor del autobús, al monitor del pasillo, a los maestros, a los administradores o al personal. Estamos con estos niños. Podemos notar si se retiran; podemos notar que algo está pasando».

El distrito no tiene datos para demostrar que el abuso infantil podría estar en aumento durante la pandemia. Pero la Policía ha informado de un aumento en la violencia doméstica, que va de la mano con el abuso infantil, dijo Mitchell.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register