breaking news New

Ordena EU “mano dura” y más agentes en la frontera

27MARZOnovedades PRIMERA

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- Crece la tensión en la frontera sur tras el anuncio del gobierno de Donald Trump sobre un muy posible cierre del cruce fronterizo con México, alertaron grupos defensores de los migrantes y la prensa local.

Tras la esperada llegada de otras caravanas, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ordenó el despliegue de más personal de la Patrulla Fronteriza (CBP) a la frontera sur.

Nielsen ordenó al Comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, que implementara “operaciones de emergencia” y acelerara el calendario para la reasignación de 750 oficiales a los sectores de patrulla fronteriza afectados por una reciente “afluencia” de migrantes.

Nielsen también le ordenó a CBP que amplíe los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), un plan del DHS para devolver a los migrantes a México mientras esperan su día en la corte de inmigración.

Según la directiva de Nielsen, CBP devolverá cientos de migrantes por día a México, incluidos los capturados en o entre los puntos de entrada, según el DHS.

“La crisis en nuestra frontera está empeorando, y el DHS hará todo lo posible para ponerle fin”, dijo Nielsen en el comunicado.

Nancy Pelosi, líder de los demócratas “No nos quedaremos de brazos cruzados mientras el Congreso no vuelva a actuar, por lo que todas las opciones están sobre la mesa. Inmediatamente redistribuiremos a cientos de personal de CBP en la frontera para responder a esta emergencia. Buscaremos urgentemente refuerzos adicionales dentro de DHS y la interagencia. Y exigiremos que aquellos que buscan ingresar a los Estados Unidos esperen en México hasta que un tribunal de inmigración haya revisado sus reclamos “, concluyó de manera desafiante.

ADVIERTEN

SOBRE CIERRE

La amenaza del presidente Donald Trump de cerrar la frontera está teniendo respuestas por todas partes. John Sandweg, quien fue director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) durante el gobierno de Barack Obama, dijo que la hipotética medida del presidente sería inefectiva y, además, pondría “en riesgo 650 mil millones de dólares en las relaciones comerciales con México”.

En una entrevista en CNN, Sandweg aseguró que el cierre fronterizo no haría “absolutamente nada para detener la entrada de centroamericanos al país” ya que, según él, “la amplia mayoría de centroamericanos” está entrando sin autorización por el valle del Río Bravo y “no a través de los puertos de entrada”. Por tanto, desde su punto de vista, la amenaza presidencial, solo traería problemas económicos para el país.

La Casa Blanca defendió el cierre como medida para poder enviar a los agentes a “patrullar el desierto”. El que fuera director temporal del servicio de migración explicó que estas declaraciones “no tienen sentido” porque “muchos inmigrantes buscan precisamente ser detenidos para poder solicitar asilo”.

Sandweg también criticó el uso ineficiente de los recursos empleados para tramitar más rápido el alto número de peticiones de asilo. “Una vez que ellos (los migrantes) ponen dos pies en suelo americano pueden solicitar asilo. Tenemos un procedimiento que ha funcionado durante décadas [pero ahora] está tardando años”.

PIDEN VISAS

MAS FACIL

“Queremos que venga un montón de gente, y los necesitamos”, enfatizó en marzo el presidente, Donald Trump, “queremos que las empresas crezcan, y la única manera en que van a crecer es si les damos los trabajadores”.

Estas palabras de Trump a favor de los inmigrantes se contradicen sin embargo con las políticas de su Gobierno, que no sólo buscan impedir la llegada de solicitantes de asilo y deportar al mayor número posible de indocumentados, sino que también levantan un muro a la llegada de extranjeros cualificados.

Así lo remarca un informe difundido por la organización pro-inmigración FWD.us y por la fundación Orrin G. Hatch.

Este reporte denuncia que los límites en el número de migrantes se impusieron por ley en 1990 y no se han sido actualizados de manera significativa desde entonces, pese al crecimiento de la economía, el porcentaje mínimo de desempleo, y la existencia de 7,5 millones de trabajos sin cubrir.

Ocho de cada 10 empresarios tienen así dificultades para contratar a los empleados que necesitan, mientras “trabajadores de alta cualificación que llevan años viviendo y trabajando aquí, y en quienes empresas estadunidenses han invertido grandes sumas de dinero y recursos en formación y salario, están cada vez en mayor número empacando y trasladándose a países con políticas migratorias más generosas”, entre los que el informe menciona Canadá.

Este país lanzó en junio de 2017 un plan para acelerar determinados visados en un intento de atraer a 350.000 trabajadores cualificados al año hasta 2021.

El reporte menciona el límite de 85,000 visados H-1B para trabajadores de alta cualificación, que permanece invariable desde hace años pese a que las peticiones han llegado a superar las 230,000 anuales (en 2019 han sido 190.000). Esas restricciones, que afectan especialmente a los estudiantes universitarios extranjeros, se acrecientan por el límite de 50,000 green cards al año para los empleados con este visado que quieren obtener la residencia permanente.

No es un problema en cualquier caso causado por Trump, puesto que el mismo informe recalca como, en 2015, Estados Unidos ya era visto como el segundo peor país (después de Japón) a la hora de acoger a inmigrantes.

Pero sí parece haberse acrecentado en los últimos años, por lo que el reporte recomienda varias medidas al Congreso, entre ellas aumentar el número y tipo de visado para trabajadores, y abrir una vía a la ciudadanía para los estudiantes y empresarios extranjeros que quieren trabajar y crear empleos en Estados Unidos.

“GALLINERO

MIGRANTE”

Debajo del Puente internacional El Paso Norte – que une Ciudad Juárez (México) y El Paso (Texas), la Patrulla Fronteriza ha improvisado un “campamento de detención” de inmigrantes con pésimas condiciones. Tras la crítica de medios y defensores de migrantes, el servicio federal de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés) lanzó un comunicado en el que afirmaba que trasladaría el campamento a otro lugar.

El “gallinero”, como lo bautizó Buzzfeed en un reportaje, es una jaula hecha de un cerco metálico coronado con alambre de puás. Unas mantas en el suelo es la única opción que tienen los migrantes para sentarse y algunos también para dormir. Desde ahí tienen que esquivar las heces de palomas que se refugian en los recovecos que deja el puente.

Debajo de ese puente es donde la agencia federal detiene a las personas que vienen buscando asilo (actividad legal, recuerdan las organizaciones) por ese lado de la frontera. Y fue en ese mismo punto desde donde el comisionado de CBP Kevin McAleenan, anunció que la frontera se encontraba en “su punto más crítico“.

En el área, aprovechando la sombra del puente albergan a cientos de migrantes que, según el reportaje de la BBC, “no tienen mucho espacio”. Los funcionarios de migración salieron a la defensa de la agencia alegando que estaban desbordado y que no tenían lugar para acoger a todos los solicitantes. “Las instalaciones y el personal de CBP no pueden soportar el dramático incremento de arrestos de familias y menores no acompañados” – dijo a Buzzfeed un miembro de la agencia federal.

Sin embargo, las condiciones deplorables que narran quienes se encuentran allí privados de su libertad no justifican los argumentos de CBP. Algunos han dicho incluso que el trayecto en La Bestia fue más fácil que su estancia debajo del puente. “Esto es el infierno” -dijo una de las personas entrevistadas por Buzzfeed.

Según la información publicada por Associated Press, en el comunicado que lanzó CBP este domingo no se especifica cuándo se hará efectivo el traslado del campamento de detención de migrantes

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register