Niega EU entrada a musulmanes y venezolanos Debaten demócratas y Trump futuro de DACA

DACA-AFP-PHOTO

Nota Novedades News I de II Partes

Dallas, Tx.- Decenas de miles de dreamers vieron resurgir su esperanza de arreglar su situación migratoria en los Estados Unidos luego que los líderes demócratas de la Cámara de Diputados y del Senado acordaron reunirse con el Presidente Donald Trump mañana (jueves) para discutir –entre otros asuntos de urgencia- el futuro del programa DACA, así como evitar un potencial cierre de gobierno. Los máximos líderes del Partido Demócrata en el Congreso, el senador Chuck Schumer y la diputada Nancy Pelosi, en un comunicado conjunto, destacaron que “tenemos que encontrar una solución conjunta para un acuerdo bipartidista para aprobar el Dream Act y la aplicación de severas medidas de seguridad en la fronteras”. Además, debatirán otros temas como la ayuda ante desastres naturales. Mientras se hacían públicas estas declaraciones, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos concedía a Trump su petición para que se le permita implementar la tercera versión de un veto migratorio, que impide el ingreso a visitantes de un grupo de países, mientras continúa el proceso legal en las cortes. El tercer veto de Trump, que buscó corregir los problemas legales de las anteriores versiones que habían resultado en su bloqueo en los tribunales, impide la entrada de viajeros provenientes de Chad, Corea del Norte, Irán, Libia, Somalia y Venezuela. La autorización, decidida por siete de los nueve miembros del máximo tribunal, fue vista como una victoria judicial parcial para el Jefe del Ejecutivo estadunidense, luego que dos jueces federales de Hawai y Maryland habían bloqueado la puesta en vigor de esta prohibición. En su fallo, los magistrados expresaron su expectativa de que las cortes de menor rango que analizan el caso procedan de manera expedita para desahogarlo. El tema es examinado en la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en Richmond, Virginia, y en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco, California, y se espera que ambos tribunales realicen audiencias para los argumentos del caso esta semana.

EL DRAMA DEL DACA Con respecto a la reunión de este jueves, Schumer y Pelosi expresaron su esperanza de que “el Presidente esté abierto a un acuerdo para tratar las necesidades urgentes del pueblo estadunidense y mantener el gobierno en marcha”. El encuentro se efectuará tan solo un día antes de que se cumpla el plazo para evitar el cierre del gobierno. Asimismo, los líderes demócratas enfatizaron que en la reunión se tiene que encontrar “una solución conjunta para un acuerdo bipartidista con el fin de aprobar el DREAM ACT” con el fin de resolver el drama que viven en la actualidad casi un millón de “soñadores” que al terminar la vigencia de su DACA por orden de Trump quedarán nuevamente como indocumentados. La reunión de la Casa Blanca está prevista para el martes próximo, un día antes de que venza el plazo del Congreso para votar el presupuesto para mantener al gobierno en fucionamiento. Los dos líderes demócratas habían cancelado la semana pasada un encuentro con el Presidente después de que en un tuit Trump dio a entender que era imposible llegar a un acuerdo y había llamado débiles a los demócratas en los asuntos migratorios. La Cámara de Representantes y el Senado, ambos de mayoría republicana, proponen un proyecto de gastos provisional de dos semanas. Los demócratas han amenazado con bloquear el movimiento hasta que consigan concesiones por parte de los republicanos en varias materias, especialmente en el destino de cientos de miles de jóvenes inmigrantes que fueron traidos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños. Barack Obama protegió a esos llamados dreamers de la expulsión con una orden ejecutiva, pero Trump rescindió dicha orden y pidió al Congreso que elaborara una solución legal en los próximos seis meses.. “Estamos encantados de que la Casa Blanca se haya acercado y haya pedido un segundo encuentro”, dijeron Schumer y Pelosi en el comunicado. “Esperamos que el Presidente acuda a la reunión con una mente abierta, en vez de decir de antemano que no se puede alcanzar un acuerdo”, añadieron. “Tenemos que lograr un presupuesto que aumente los fondos tanto para nuestros militares como para nuestras prioridades internas como la crisis del opio, los planes de pensiones y la infraestructura rural”, afirmaron.

DACA: BENEFICIOS MULTIMILLONARIOS A raíz de la decisión de la administración Trump de poner fin a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), todos los ojos están en el Congreso para aprobar el Dream Act, con el fin de proporcionar protección permanente y un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes no autorizados que llegaron al país hace años. Como se reveló en un estudio anterior del Center for American Progress, aprobar de manera bipartista la Ley Dream Act y colocar a estos jóvenes con estudios potencialmente elegibles en el camino hacia la ciudadanía agregaría al menos $ 281 mil millones al Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos durante una década, y hasta $1 billón en más de una década. Pero los beneficios del Dream Act se acumulan no sólo para la nación, sino también para los estados y sus industrias de manera individual. Los soñadores en cada estado que participan actualmente en la fuerza de trabajo o son potencialmente elegibles para el Dream Act, traen grandes ganancias económicas a sus respectivas entidades. Aún más, los beneficios también se acumularían en sectores como la agricultura, la manufactura, el comercio mayorista y minorista, los servicios educativos y de salud dentro de esos mismos estados. Teniendo en cuenta los importantes beneficios económicos que las entidades pueden obtener, el Congreso debería considerar aprobar el Dream Act lo antes posible, enfatizan los expertos en el tema. A raíz de la decisión de la Administración Trump de poner fin a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y tirar la vida de casi 800,000 beneficiarios a la incertidumbre, todos los ojos están puestos en el Congreso para aprobar el Dream Act, ya que de esta manera se proporcionaría protección permanente y un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes no autorizados que llegaron al país a una edad temprana. Como reveló un estudio anterior del Center for American Progress, al aprobar el Dream Act bipartidista-S.1615 en el Senado y el HR3440 en la Cámara de Representantes, y al colocar a esos jóvenes trabajadores potencialmente elegibles en el camino hacia la ciudadanía, se agregarían al menos $281 mil millones a la cifra bruta de Estados Unidos, es decir su Producto Interno (PIB) durante una década, y tanto como $1 billón en una década. Pero los beneficios del Dream Act se acumulan no sólo para la nación como un todo, sino también para los estados y sus industrias. Este análisis de seguimiento y el apéndice de datos descargables (a continuación) calculan esas ganancias a nivel estatal e industrial.

Definiciones:

• Residencia permanente condicional y residencia legal permanente: según el Dream Act, el primer paso en el camino hacia la ciudadanía es la residencia permanente condicional (CPR). Después de ocho años, los Dreamers pueden convertirse en residentes legales permanentes (LPR), también conocidos como titulares de la tarjeta verde, y haber completado una educación superior, el servicio militar y haber cumplido con los requisitos de empleo.

• A largo plazo: Inmediatamente después de que los Dreamers reciban el beneficio migratorio de CPR bajo Dream Act, pueden trabajar y operar como trabajadores autorizados en los mismos niveles de educación y experiencia laboral. Estos trabajadores a su vez se vuelven más productivos, aumentando sus contribuciones al PIB. Luego, en el largo plazo -en este mismo caso, en el transcurso de una década- los empleadores responden a estos aumentos en la productividad laboral al hacer inversiones de capital, incluyendo la compra de nuevas herramientas o maquinaria y similares, aumentando aún más las ganancias del PBI.

• Choque educativo: en este análisis, el bache educativo se refiere a un escenario en el cual asumimos que la mitad de los elegibles para Dream Act obtienen el estatus de LPR a través de la vía educativa al recibir un título de asociado o dos años para obtener un título de licenciatura. Con un número mayor de esos trabajadores que ahora tienen niveles más altos de educación, su productividad total y sus contribuciones económicas aumentan *. Como ha discutido esta organización en estudios anterior, aunque el Dream Act requiere que todos cumplan con ciertos requisitos educativos antes de que puedan acceder al estado de RCP, “nos concentramos aquí en todos estos trabajadores que cumplen con los requisitos de edad y duración independientemente del nivel educativo. Esto es porque creemos que la aprobación de la ley (Dream Act) será un fuerte catalizador para las personas que no han completado la educación requerida para volver a la escuela y lo hacen, lo que significa mayores beneficios económicos para el estado y la industria donde vive y trabajan estos “soñadores”. Texas, cuyo Procurador General amenazó con demandar al gobierno federal si no ponía un fin definitivo a DACA, dejará de percibir ganancias anuales del PIB de entre $3.4 mil millones y 11.4 mil millones debido a que ahora el futuro de sus 306 mil dreamers es, además de incierto, oscuro con posibilidades de poder ser deportados y echados de sus empleos, al quedar sin su DACA.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register