breaking news New

Mueren más de 100 al cruzar por Texas

NOVEDADES NEWS 3

Mujeres y niños migrantes, entre las víctimas, en lo que va de 2021 

Nota Novedades News 

 

Dallas, Tx.- Más de un centenar de inmigrantes han sido hallados muertos en el presente año fiscal por la Patrulla Fronteriza en el Sector del Valle del Río Grande (RGV), en Texas, informó la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

La agencia federal indicó en un comunicado que los agentes del sector RGV han interceptado a más de 412,000 migrantes este año fiscal, que comenzó en octubre de 2020, pero que el calor del verano ha cobrado factura a las vidas de los migrantes.

Señaló que los agentes han realizado más de mil rescates de migrantes, y que las llamadas al servicio de emergencia 911 por parte de individuos perdidos se han vuelto cotidianas.

En el RGV, expuso, un método común de ingreso ilegal al país es el uso de balsas inflables que a menudo los traficantes de personas sobrecargan, lo que incrementa las probabilidades de que vuelquen.

“Otra amenaza común son las enfermedades relacionadas con el calor, muchas de las cuales ocurren después de que los migrantes son abandonados por los traficantes”, enfatizó CBP.

De acuerdo con CBP, los agentes instalados en puestos de control también están atentos a las tentativas de contrabando mediante camiones remolque, “cuya capacidad de carga es utilizada por los traficantes para maximizar sus ganancias, transportando de 50 a 100 personas en contenedores sin ventilación por horas”.

“Agentes policiales frecuentemente observan el comportamiento imprudente de los traficantes para evitar ser arrestados mientras ponen en peligro las vidas de aquellos a los que transportan ilegalmente”, agregó.

La CBP indicó que, para hacer frente al creciente número de migrantes que requieren ser rescatados en tierras desoladas, han sido instaladas numerosas radiobalizas de rescate en el RGV, equipadas con luces y señalización para hacerlas visibles a la distancia.

Precisó que actualmente hay 24 balizas en el sector, y que para el final del año fiscal el RGV tendrá 48 instaladas con el fin de salvar vidas.

“Aun con la diseminación del virus de la covid-19, los traficantes de personas continúan estas flagrantes tentativas sin consideración alguna por las vidas que ponen en peligro ni por la salud de los ciudadanos de nuestra gran nación”, puntualizó la agencia federal.

NUEVA 

CARAVANA 

Una caravana de unos 600 inmigrantes centroamericanos, haitianos y venezolanos salió de la ciudad mexicana de Tapachula, en el suroriental estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, en dirección a Estados Unidos.

Alrededor de las 8.00 hora local (13.00 GMT), un primer grupo de unos 300 inmigrantes centroamericanos salió del parque central donde lograron caminar unos dos kilómetros antes de incorporarse a la carretera. Un par de horas después, hicieron una parada y esperaron un grupo similar de migrantes haitianos que se sumaron a la caravana y salieron con dirección a Estados Unidos.

“Lo que queremos es irnos sin hacer daño a nadie para poder llegar a Tijuana, Hermosillo o Mazatlán, ya que el 95 % de las personas quiere llegar al norte del país”, dijo un migrante venezolano que pidió al gobierno mexicano un corredor humanitario para llegar al norte.

Tapachula, en la frontera con Guatemala, concentra a más de 125,000 migrantes, muchos de ellos durmiendo en las calles, los cuales denuncian desde hace meses el colapso del municipio.

La caravana de inmigrantes ha logrado por ahora avanzar apenas unos siete kilómetros en medio del fuerte calor y sin ser detenida por las autoridades migratorias.

Los extranjeros lograron pasar el primer retén en la comunidad de Viva México, principal salida de Tapachula, que conduce a la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez.

En el estado de Chiapas hay más de 14,000 elementos del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional para detener los flujos migratorios de Centroamérica.

La migración aumentó en México desde octubre de 2018, cuando caravanas con miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, comenzaron a ingresar al país para llegar a Estados Unidos.

Cuando el presidente Joe Biden llegó a la Casa Blanca, suspendió el programa “Quédate en México” de su antecesor, Donald Trump, que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar su audiencia desde territorio mexicano, miles de los cuales quedaron varados en campamentos fronterizos.

El flujo volvió a repuntar de manera que Estados Unidos detuvo el pasado julio en su frontera sur a 212.672 indocumentados, la cifra más alta en 20 años.

El pasado martes, el Tribunal Supremo de Estados Unidos avaló la orden de un juez que restableció el programa “Permanecer en México”.

GOLPE A 

ABBOTT 

Una corte federal estadunidense bloqueó provisionalmente la orden ejecutiva del gobernador de Texas, Greg Abbott, que prohíbe el transporte de ciertos migrantes en el estado, informó la Unión Estadunidense de Libertades Civiles (ACLU).

La organización y su división en Texas impugnaron la orden de Abbott, y otro desafío legal vino de parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Los dos casos han sido consolidados, indicó la agrupación en un comunicado.

La demanda de ACLU esgrime una serie de daños causados por la orden ejecutiva a las comunidades fronterizas, los solicitantes de asilo y sus familias, los albergues y los conductores en todo Texas.

La agrupación radicó la demanda federal en la Corte de Distrito en El Paso, Texas, en nombre de Annunciation House, una de las mayores entidades proveedoras de albergue en la frontera de Estados Unidos con México; Angry Tías & Abuelas of the Rio Grande Valley, una organización de voluntarios que ayuda a los migrantes; Jennifer Harbury, una voluntaria que frecuentemente transporta migrantes, y FIEL Houston, un grupo proinmigrante cuyos miembros incluyen migrantes recién llegados.

De acuerdo con Kate Huddleston, abogada de ACLU-Texas, “el bloqueo de la corte a la flagrantemente inconstitucional orden ejecutiva del gobernador Abbott brinda un alivio bienvenido a los tejanos”.

“Con la suspensión de la corte, nuestros representados –incluyendo proveedores de albergue, trabajadores humanitarios e inmigrantes que viven en Texas- podrán vivir sus vidas y proporcionar refugio para los solicitantes de asilo, libres de la amenaza de que les incauten sus vehículos o de verse obligados a conducir hacia la frontera”.

Añadió que “este es el primer paso para asegurar que el más reciente ataque del gobernador a los derechos civiles de los tejanos para hacer de los migrantes un chivo expiatorio no tenga éxito”.

MIGRACION 

CERO 

Hasta hace no mucho, la tendencia era que más migrantes mexicanos regresaban a su país desde Estados Unidos que los que iban a buscar el “sueño americano”.

El fenómeno fue llamado migración “cero” (las cifras incluso estaban por debajo de cero), pues la balanza se mantenía más cargada del lado del regreso de los mexicanos.

Pero eso podría estar cambiando.

El centro de estudios Pew Research Center (PRC) mostró que cada vez menos migrantes mexicanos vuelven a su tierra, mientras que los que migran al país del norte siguen haciéndolo en un número constante.

“Lo más reciente que vimos es que el retorno cayó. Volvió a niveles que habíamos visto más o menos de 1995 a 2000“, explica a BBC Mundo Ana González Barrera, autora del estudio del PRC publicado en julio.

“Y entonces, aunque no ha subido la migración de mexicanos hacia Estados Unidos, el número que se han regresado se detuvo. Y esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo. No había estado en números positivos desde hace más de una década“, señala.

CAMBIOS EN 

LA MIGRACION 

La migración «cero» se sostuvo en el periodo de 2005 a 2014. Algunos años y periodos no son contados, o se sobreponen, debido a cómo se registra la migración en ambos países y la información disponible.

Sin embargo, para la investigadora sobre migración Luciana Gandini, de la Universidad Nacional Autónoma de México, los números aún no muestran que la migración “cero” esté finalizando.

Pero sí hay políticas más duras de EU que están deteniendo a los mexicanos migrantes en la frontera.

“Ese nivel de control fronterizo es el que está evitando el cruce de flujos de diverso tipo hacia EU.”

¿Por qué se dio la migración “cero”? 

Antonio Villanueva es uno de los cientos de miles de mexicanos que en la década pasada contribuyeron al fenómeno de la migración “cero”.

El hombre de 46 años, originario de Michoacán, llegó en 1998 al estado de Colorado y regresó a México en 2010, cuando el empleo en la rama de la construcción fue uno de los más golpeados por la crisis económica de 2008.

“No había nada. Todas las cuadrillas [de trabajadores] estaban paradas (…) Yo andaba solo, no traje familia, así que para mí fue más fácil la decisión de volver [a México]”, explica a BBC Mundo. 

En las últimas dos décadas, la gran afluencia hacia el norte desde México fue decayendo e incluso tuvo un efecto inverso: en el periodo de 2005 a 2014 más mexicanos volvieron a su país que los que se fueron.

A eso se le consideró una migración “cero”, o “menos de cero”.

“El máximo de retornados a México desde EU fue sobre todo en el periodo entre 2005 y 2010, siendo el principal factor de esos años la pérdida de empleos derivada de la gran recesión de 2007 y 2008”, explica González Barrera.

La crisis económica de esos años afectó sectores que emplean a muchos mexicanos, entre ellos la agricultura y la construcción.

Pero también el endurecimiento de las leyes y estrategias migratorias generaron más deportaciones y detenciones, lo que desincentivó el cruce.

Villanueva, que había regresado a México en 2010, dice que se volvió a EU “en los tiempos de las autodefensas en Tierra Caliente”, un periodo de violencia en el estado de Michoacán en 2012.

“Batallé bastante en la frontera. Estuve cinco o seis meses en Matamoros porque estaba difícil cruzar”, explica el hombre que ahora vive en el sur de Florida.

Los controles fronterizos y las deportaciones en la época de Barack Obama inhibieron la migración mexicana hacia EU., según el PRC.

RETORNO 

A MEXICO 

Sin embargo, también hubo en México factores demográficos que alteraron la balanza de la histórica migración mexicana al país vecino.

La población mexicana ha envejecido en su conjunto, lo que ha movido la fuerza laboral: ya no hay tantos jóvenes que necesitan las mejores oportunidades laborales que ofrece EU, como en la segunda mitad del siglo XX.

Y las necesidades familiares ya no son las mismas: “Antes, en una familia de nueve personas, dos o tres de ellos vendrían, por ejemplo. Y ahora hay familias de 4 personas, incluyendo papás, por lo que no hay tantas personas dispuestas a hacer el viaje”, dice González Barrera.

Si bien la mayoría de migrantes retornados entrevistados a su retorno a México dijeron que volvían para reunificar la familia, tanto Gandini como González Barrera dicen que esa respuesta no suele ser el motivo único o principal.

¿Por qué los mexicanos vuelven a su país?. Principales motivos (%)… 

 

De forma similar ocurre en el sentido inverso: “La gente que se quiere ir de México no solo es por un tema económico, es por la persecución del narco, por las violencias institucionales, por el crimen organizado. Querer salir de las comunidades tiene que ver con una situación mucho más compleja, quizás, que hace una o dos décadas atrás”, dice Gandini.

¿Qué está pasando ahora? 

En Estados Unidos viven unos 47 millones de inmigrantes no nacidos en ese país (de 329 millones de habitantes), de los cuales una cuarta parte son de origen mexicano.

Ese número ha sido históricamente tan grande producto de lo que el PRC llama “una de las migraciones masivas más grandes de la historia moderna”: unos 16 millones entre 1965 y 2015.

Según el cambio visto por el PRC entre 2013 y 2018, en ese periodo unos 870.000 mexicanos migraron a EU, pero solo 710.000 optaron por regresar, una diferencia de 160.000 a favor de la migración.

¿Por qué los mexicanos emigran a otro país?. Principales motivos (%)… 

“Esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo, que no había estado en números positivos desde hace más de una década. Pero sigue estando a niveles muy bajos históricamente”, añade.

Para Gandini, sin embargo, 27.000 migrantes por año entre 2013 y 2018 (lo que da el número aproximado de 160.000) es una cifra muy pequeña: “En la época de oro o de bonanza de la migración, esos números rondaban alrededor del medio millón por año”.

“Entonces todavía estamos lejísimos de lo que era el patrón migratorio tradicional de México a Estados Unidos”, añade.

Además, en los últimos años los mexicanos han tenido mayores oportunidades de migrar legalmente a través de las visas de trabajo temporales que benefician tanto a trabajadores agrícolas como a profesionales, parte de los acuerdos de libre comercio.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register