breaking news New

Monumentos nacionales

opinion-121

Por: Maite Arce

Aunque los monumentos nacionales, los cuales pueden establecerse bajo la autoridad de la Ley de Antigüedades, son a discreción de un Presidente, rara vez son creados sin la opinión o el apoyo de las comunidades locales. Cuando el Presidente Obama estableció monumentos nacionales como los de Gabriel Mountains, Organ Mountains- Desert Peaks, Sand to Snow, Mojave Trails y Bears Ears no fue producto de un vacío ni de un capricho, fue el resultado de años de diversas coaliciones locales que se unieron para abogar por las protecciones. Fue una mayorías de ciudadanos preocupados que expresaban su apoyo. Esto implicó un sinnúmero de reuniones, cartas, viajes, difusión en los medios, reuniones y eventos. Pero el 4 de diciembre, el presidente Trump desestimó estos esfuerzos cívicos con un plumazo que redujo el monumento nacional de Utah, Bears Ears en 85 por ciento y el monumento nacional Grand Staircase-Escalante a la mitad. Esto es algo que no ha sucedido en más de un siglo – nunca en esta magnitud – y lo hizo sin escuchar a nuestras comunidades locales. Bears Ears es cuna de miles de sitios sagrados nativos americanos culturales y áreas de importancia espiritual. En el llamado a la protección de la zona, cinco tribus – Navajo, Hopi, Ute, Ute Mountain y Zuni – formaron una coalición con el apoyo de 30 tribus adicionales para defender la integridad continuada del monumento. Estos líderes tribales se unieron a otras numerosas coaliciones incluyendo negocios, veteranos, latinos, líderes de fe y así sucesivamente. Incluso la junta editorial de Salt Lake Tribune está cuestionando por qué el presidente Trump está reduciendo los monumentos. Esta decisión también va en contra de las preocupaciones del público en general. En total, al menos 2,8 millones de comentarios se presentaron con más de 99 por ciento en apoyo de no cerrar o reducir el tamaño de los monumentos nacionales en todo el país, durante el período de comentarios públicos del Departamento de Interior. Nuestra campaña Latinos for Heritage, que promovió la conexión de los monumentos nacionales a nuestro patrimonio cultural, generó una de las mayores contribuciones de apoyo de la comunidad latina sobre un tema de conservación. La encuesta de conservación de 2017 de Colorado College mostró que el 80 por ciento de los votantes respalda el mantenimiento de los monumentos nacionales en su lugar, mientras que sólo el 13 por ciento apoya la revocación. La decisión del Presidente de Trump no tiene en cuenta lo que la mayoría del público quiere. Por desgracia, esta decisión deja de lado la economía también. Un nuevo informe de Headwaters Economics reveló que las economías locales que rodean la totalidad de los 17 monumentos nacionales estudiados crecieron tras su creación. Además, las tendencias de los indicadores económicos importantes -población, empleo, ingreso personal y el ingreso per cápita- también aumentaron después de la creación de los monumentos. Además, la industria de las Actividades al Aire Libre informa que recreación al aire libre tan solo en Utah genera $ 12.3 mil millones en el gasto de los consumidores cada año, apoyando 110.000 puestos de trabajo directos, $ 3.9 mil millones en salarios en el estado, y $ 737 millones en ingresos por impuestos estatales y locales. Es también responsable de más del doble del número de puestos de trabajo que los existentes en minería y energía combinados en el estado. Esta tendencia no se limita a Utah – sucede así en todo el país. Estos hechos subrayan lo preocupante y desalentador que es este asalto a las tierras públicas si tenemos en cuenta que se espera que el presidente Trump haga anuncios similares con respecto a otros monumentos nacionales. Tanto si los disminuye en tamaño o los abre a actividades comerciales como la minería y la explotación forestal, la mayoría pierde. La reducción de nuestros monumentos nacionales por parte del Presidente Trump no es lo que la mayoría del público quiere, no es lo que quieren las comunidades locales y no tiene sentido económico. Por no mencionar que amenaza el patrimonio cultural y natural de nuestro país. Tenemos la responsabilidad de proteger estos lugares especiales. Su impacto se siente en nuestros bolsillos, en nuestra identidad cultural, en la historia de nuestra nación, en nuestro entorno y en el legado que dejamos a nuestros hijos y nietos. Esto no es una hipérbole, es nuestra obligación moral.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register