Los mejores tiempos

banners sin foto-08

Por: Gamaliel Espinoza

Cuantas veces hemos oído que dicen que antes era mejor. Antes eran mejores cantantes… los de ahora no cantan. ¿Quiere decirme de un cantante que cante? Válgame la redundancia. Antes las casas estaban mejor construidas… las de ahora no aguantan mucho. Podría enumerar cosas que antes eran mejores y que ahora nos quedan a deber. ¿Quiere otros ejemplos? ¿Qué le parece si hablamos de la educación? Antes qué calculadoras, internet ni que cosa de tecnología. Todo era a mano y sin copiar… bueno en algunos exámenes si pero no en todos. Antes era de leer y leer hasta que podíamos hacer un resumen de lo leído. Ahora… ahora en internet lo encontramos todo. Los alumnos de ahora ni siquiera eso quieren hacer. Antes no había psicólogos que nos ayudaran con los problemas en la familia ni en la escuela… el cinto de nuestro padre era mas que suficiente para entender. En otras palabras… soy de los antigüitos que añoran esos “tiempos perdidos”. Un niño que con la sola mirada de papá sabía si me queda- ba o me tenía de donde estaba. Los niños de ahora uno no les puede decir que se retiren porque les lastimamos su autoestima. No los podemos ver de una manera que puedan entender lo que deben de hacer. No nos pedían nuestra opinión… solo contaba la de nuestros padres. Ahora les tenemos que pedir hasta permiso para saber si están de acuerdo o no con lo que queremos para ellos. Y si no lo quieren… pues no los podemos obligar. ¿Qué cosas no? Recuerdo que un día mamá nos llamó para comer… y así de entrada no me gustó lo que estaba viendo en el plato. – No quiero comer eso-. No crea que tenía unos 8 años… ya estaba en la universidad. Recuerdo todavía la mirada de mi padre… (como si fuera ayer) – Eso es lo que hay para comerme dijo – Es que no me gusta- – ¿Ya lo probaste?- – No- – Entonces como es que dices que no te gusta si ni siquiera lo has probado- Me sentí ofendido por mi padre, y seguí en mi plan de no comer. – Cuando tengas para comprar lo que quieras comer pues no te voy a decir nada, pero ahora o te comes eso o no comes. Aquí no es restaurant para que tu mamá haga lo que al muchacho quiera comer. (ahora no nos atrevemos a decirle eso a nuestros hijos) No quedando de otra empecé a comer. No me lo va a creer, pero me gustó lo que mamá había hecho… pedí otro plato. De lo que me estaba perdiendo nomas porque no me gustaba lo que estaba viendo. ¿A poco no es lo mismo que nos pasa ahora con nuestros hijos? Nos hacen comprar “comida rápida” y nosotros por no batallar pues les compramos pizzas, hamburguesas… lo que sea con tal de no meternos en la cocina… ¿no? Ahora no queremos batallar. No queremos ser distintos a los demás. Nos da miedo. Nos da miedo de que nos señalen y que digan que somos diferentes. Y esto se ve mas en la gente “famosa”, en gente que dicen que son influyentes. Nomás porque ellos dicen que así se deben de hacer las cosas. Esto viene porque una persona me preguntó que cual era mi opinión acerca del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro. La verdad es que me extrañó mucho que esta persona me hiciera la pregunta. Me di cuenta por donde me quería llevar esta persona. – ¿No te gusta esta persona para presidente de Brasil?- – Es demasiado extremista- – ¿Que se te hace extremista de él? – Todo – Dame un ejemplo – Añora los viejos tiempos, esta en contra de los homosexuales, esta en contra del aborto y de que se torturen a los delincuentes. – Ah ya sé. Lo que tu quieres es que todo el mundo piense igual que tú. A favor del aborto y de los homosexuales, para eso tenían al otro candidato y no lo eligieron. – Es que se parece mucho a Trump. – ¿Y? lo único que le pueden echar en cara al presidente Trump es que no se fija en lo que dice… ¿sabes que si corre otra vez para presidente, es muy probable que los americanos lo apoyen? Los americanos ya tenían ganas de un presidente como él… claro que a muchos no les gusta, pero si tiene quien lo apoye pues ¿que se le va hacer? – ¿Es que esta a favor de que la gente tenga un arma?- – Como dijo Lucero… ¿Y? aquí también se puede tener un arma y no por eso yo voy a tener un arma. – Si los brasileños eso quieren… ¿qué vas a hacer? Tienen ganas de algo diferente… como en México. Mi amigo se quedó callado. ¿A poco los viejos tiempos no son mejores? Sugerencias, comentarios y opiniones favor de hacerlos llegar a: gamma9_10@yahoo.com editorial@novedadesnews.com.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register