breaking news New

Lo que Trump ha provocado

opinion-121

Un agente de la Patrulla Fronteriza detiene a ciudadanas estadounidenses por hablar español en Montana. El abogado racista de Nueva York no es, evidentemente, el único que amenaza a los estadounidenses por hablar español. En un artículo titulado “Un agente de la Patrulla Fronteriza detuvo a dos ciudadanas estadounidenses en una gasolinería tras escuharlas hablar español”, el Washington Post explica en preocupante detalle cómo esas personas fueron detenidas. El video del incidente es más que revelador. El agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) admite abiertamente que cuestionó a las ciudadanas estadounidenses Ana Suda y Mimi Hernández en Havre, MT, solamente porque las escuchó hablar en español. El Post resume: “Señora, la razón por la que les pido sus identificaciones en porque al llegar las escuché hablar español, lo cual no es usual por aquí”, se escucha decir al agente en el video. Suda le pregunta si están siendo tratadas de manera discriminatoria; el agente dice que no. “No tiene que ver con eso”, le dice el agente. “Es el hecho de que ustedes estaban hablando en español en la tienda, en un estado donde se habla el inglés de manera predominante”. Aunque los agentes de la Patrulla Fronteriza y de ICE son conocidos por su discriminación racial, es claro que la campaña y la presidencia de Trump han “quitado los grilletes” a esos agentes, a fin de que puedan perseguir y acosar a la gente con total impunidad. Este ambiente también ha permitido preocupantes actos de personas que quieren ejercer la justicia por propia mano, como las diatribas contra el idioma español y las amenazas antiinmigrantes hechas por el abogado Aaron Sclossberg en Nueva York este mismo mes. De acuerdo con Pili Tobar, Directora General de America’s Voice: En el Estados Unidos de Trump, hablar español es evidentemente motivo suficiente para volverte sospechoso. Los inmigrantes que lo hablan son sujetos de cuestionamiento, acoso y detención. Según Trump, los inmigrantes son delincuentes y animales, y el principio fundamental del experimento estadounidense —justicia igual para todos con base en la ley— no ampara a la gente de color. ¿Tomará medidas enérgicas el DHS en relación con este tipo de comportamiento? No cuenten con ello. Este gobierno da poder y premia los sentimientos y actos antiinmigrantes sin rendir cuentas ni avergonzarse de ello. Este no es un incidente aislado. Casa perfectamente con el tipo de presidente que tenemos o con este gobierno. El Estados Unidos de libertad y justicia para todos está, gradualmente, siendo reemplazado por un país dividido en el que gente enfadada que quiere culpar y herir a quienes considera “el otro” es azuzada y provocada para hacerlo por el hombre que despacha en la Oficina Oval. La intolerancia es un flagelo. Estados Unidos en el mejor de los casos vence el populismo del ‘nosotros contra ellos’ para dar paso al pluralismo del ‘nosotros y ellos’. Estados Unidos respeta la humanidad común en todos, independientemente de su origen, y espera que haya asimismo respeto hacia todos, sin importar su color de piel, credo, idioma o género. Es inaceptable que nuestros impuestos paguen para que ese agente de la Patrulla Fronteriza persiga ciudadanos estadounidenses que hablan español, y debe rendir cuentas por ello. Somos mucho mejor que eso.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register