DESDE MI COMPU

banners sin foto-07
LO QUE DEBEMOS APRENDER DE LA CRISIS EN BRASIL

LO QUE DEBEMOS APRENDER DE LA CRISIS EN BRASIL

 

Por: Ing. Esteban Sánchez

 

Ha causado perplejidad en México que el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, haya sido llevado a declarar a un juzgado ahora no como testigo, como sucedió el año pasado, sino como sospechoso de haberse beneficiado del megaesquema de corrupción en Petrobras, descubierto por la Policía Federal y el Ministerio Público mediante la Operación Autolavado o, en portugués,” Lava Jato”. Pero no opinaré sobre culpabilidades o inocencias o de excesos en las investigaciones —que también los ha habido—, sino sobre el proceso de fortalecimiento institucional de la rendición de cuentas en Brasil.

Cuando estamos a punto de redactor una Constitución para la Ciudad de México como un posible ensayo para una nueva Constitución de la República, vale la pena estudiar cómo se han fortalecido varias instituciones clave en el proceso de rendición de cuentas y combate a la corrupción en Brasil.

Paradójicamente, es bajo el gobierno del presidente Lula cuando más se fortalecen y consolidan procesos de independencia y autonomía que tienen su origen en la Constitución de 1988 o se fortalecen en ésta, por ejemplo, el Ministerio Público, la Policía Federal y la Contraloría General de la Unión. A diferencia del presidente Fernando Henrique Cardoso, Lula llega a la Presidencia sin ninguna experiencia de administración pública. Su triunfo corona cuatro campañas presidenciales y representa el ascenso de “los de abajo”. Mientras que Cardoso, quien había sido funcionario y ministro de Hacienda, muestra “colmillo político” al nombrar a un procurador general cercano a él (a quien la opinion pública llama “el archivador de denuncias”), Lula renuncia a la prerrogativa de escoger un procurador fiel y decide nombrar al candidato triunfador en una elección interna de los Ministerios Públicos. De esta manera, en vez de intentar agradar al Ejecutivo para poder ser electo procurador general, los agentes ministeriales intentan ganar el respeto de sus pares. Este proceso refuerza un orgullo como institución que busca ganar un anclaje institucional fuerte en el Estado y un protagonismo frente a la sociedad.

Es decir, aunque la Constitución de 1988 le otorgó completa independencia del Ejecutivo y reforzó su autonomía al darle a sus integrantes —que ingresan mediante concurso público— garantías de cargo vitalicio, inamovilidad e irreductibilidad de su salario, el Ministerio Público no mostró automáticamente grandes síntomas de empoderamiento.

Otro factor de influencia en el empoderamiento del MP y de los jueces de Operación Lava Jato es su contacto intense con asociaciones internacionales de jueces e investigadores con experiencia en el combate a la corrupción. De ahí su inspiración por la operación Manos Limpias contra la mafia siciliana.

Lula también fortalece la Contraloría General de la Unión (CGU), creada durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, al darle rango de ministerio. La CGU equivale aproximadamente a la Secretaría de la Función Pública, aunque también puede revisar cuentas municipales. Muchas de las investigaciones del Tribunal de Cuentas de la Unión, equivalente a nuestra Auditoría Superior de la Federación, han sido iniciadas a petición de la CGU, lo que muestra una cooperación interinstitucional envidiable.

Pueden consultarse estos avances institucionales, así como los muy interesantes de la Policía Federal, en el ensayo del académico Rogério B. Arantes Rendición de cuentas y pluralismo estatal.

Si durante los años del presidente Lula se fortalecieron estas instituciones anticorrupción, ¿por qué ha sido precisamente el gobierno del PT y sus aliados el blanco favorito de una de las mayores operaciones anticorrupción del continente? Hay muchas razones —y no excluyo también las de un MP politizado—,pero sólo mencionaré una: el PT, como lo hicieron los gobiernos militares, comparte la fantasía de los “campeones nacionales”, que confunde a las grandes empresas brasileñas con el Estado y con el avance del país. Darles beneficios indebidos de créditos subsidiados, cortejar por igual a gobiernos democráticos y dictaduras para ganar para esas empresas concesiones y grandes obras de infraestructura, posponer Acuerdos de Libre Comercio para no enfrentarlas a la competencia interna y otras acciones, crearon el caldo de cultivo de la corrupción por lo que ahora Lula deberá enfrentar a la justicia y sus viejos amigos como verdugos; ¿podremos hacer lo mismo los mexicanos algún día no muy lejano?.

Por ahora es todo; mientras tanto ¡!AQUÍ NO PASA NADA ¡! Para cualquier información, favor de comunicarse a: editorial@novedadesnews.com y/o tulmex@hotmail.com

1 Comment

  • Lavonn Reply

    18 abril, 2016 at 2:29 am

    That’s really shrdew! Good to see the logic set out so well.

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register