breaking news New

Lidera Dallas a nivel nacional detención de inmigrantes: ICE

3 JULIO novedades ICE
Las autoridades migratorias de ICE han sido en Dallas las más severas a en los Estados Unidos al arrestar al mayor número de inmigrantes para ponerlos en proceso de deportación.

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- La oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reportó las estadísticas del segundo trimestre del año fiscal 2019, que corrió de enero a marzo, donde logró 36,977 detenciones administrativas y 62,968 deportaciones de inmigrantes.

Dallas lidera las detenciones administrativas con 4,234 y registró 3,663, mientras que San Antonio ocupa la tercera posición en capturas administrativas con 2,830, pero ahí se logró la deportación de 14,764 inmigrantes, la cifra más alta de la agencia.

En Atlanta se detuvo a 3,723 y se deportaron a 3,351 inmigrantes; en Houston 2,765 arrestos administrativos y 4,363 deportaciones; en Nueva Orleans 2,493 y 2,984, respectivamente.

Phoenix registró 1,555 detenciones, pero 7,354 deportaciones, colocándose en la segunda posición en ese rubro, mientras San Diego con 4,646.

Las otras ciudades donde hubo más detenciones son Miami con 2,462; Chicago 2,163; Los Ángeles 1,571; Salt Lake City 1,442; San Francisco 1,398; Washington 1,050; Nueva York 758.

Durante este periodo, más del 85 por ciento de los extranjeros arrestados por los oficiales para deportación habían recibido condenas penales o cargos penales pendientes, afirmó Nathalie Asher, directora Ejecutiva Ejecutiva de la agencia.

Agregó que los arrestos administrativos de extranjeros criminales durante los dos primeros trimestres del Año Fiscal 2019 bajaron un 14 por ciento en comparación con el mismo período en 2018.

Sin embargo, las deportaciones se incrementaron un 10 por ciento en los primeros dos trimestres, de personas detenidas en la frontera.

DEPORTACIONES

MASIVAS

A lo largo de los meses las cifras de extranjeros presentados ante la autoridad migratoria mexicanas han ido en aumento. Casi un 75 % de ellos han sido devueltos a sus países.

La cifra de deportaciones en México aumentó un 32,7 % en junio con respecto a mayo. La cantidad de extranjeros que las autoridades devolvieron a sus países de origen pasó de 16,507 a 21,912, según informó el Instituto Nacional de Migración (Inami).

Este sustancial aumento coincide con el acuerdo migratorio alcanzado a inicios de junio con el Gobierno de Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles.

Con respecto al año pasado -cuando todavía estaba en el gobierno Enrique Peña Nieto (2012-2018)-, el número de deportaciones en México prácticamente se triplicó en junio, según los datos del instituto.

El Inami indicó que frente a los 21,912 extranjeros devueltos a sus países de origen en junio, en el mismo mes del año pasado la cifra fue de 7,752 personas.

El número casi cuatriplica los 5,717 deportados con los que arrancó el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 1 de diciembre.

A lo largo de los meses las cifras de extranjeros presentados ante la autoridad migratoria han ido también en aumento: el año empezó con 8,248 migrantes presentados ante migración y en junio fueron 24,153.

De esta manera, en lo que va de año, 104,439 migrantes se han presentado ante las autoridades y 75,759 han sido deportados.

Desde mediados de octubre pasado, miles de migrantes -en su mayoría centroamericanos- cruzan México con el objetivo llegar a Estados Unidos. Muchos de ellos en caravana para mayor seguridad.

A raíz de este éxodo, el presidente estadunidense, Donald Trump, anunció a finales de mayo la imposición de aranceles a todos los productos mexicanos como castigo por no frenar la migración.

Pero el 7 de junio se llegó a un acuerdo in extremis para evitar los aranceles que se ha traducido en el despliegue de miles de efectivos -más de 20,000- de las fuerzas mexicanas y la nueva Guardia Nacional en la frontera sur y norte para controlar el fenómeno migratorio.

DESPLIEGUE

DE LA GN

Desde hace días la Guardia Nacional comenzó a actuar en zonas fronterizas debido a este acuerdo, a pesar de que el inicio oficial de las actividades de este nuevo cuerpo de seguridad tuvo lugar el pasado domingo.

No obstante, ello no ha frenado a los migrantes en su afán por llegara a Estados Unidos, y centenares de ellos han sido recientemente localizados hacinados dentro de camiones.

La fronteriza Ciudad Juárez está viviendo largas filas en el Puente Internacional Paso Norte, donde las autoridades están realizando intensivas revisiones tras haber cerrado el puente por unas horas durante la noche del lunes, debido a que un grupo de migrantes acudió de madrugada e intentó cruzar.

Los agentes están revisando incluso interiores y maleteros de los coches que pasan por el único carril abierto.

“VAMOS A

CRUZAR”

Una protesta en el puente internacional Paso del Norte (Texas) terminó la madrugada del lunes pasado en el cierre temporal de uno de los puertos de entrada más transitados de Estados Unidos. Al grito de “¡Vamos a cruzar!“, los manifestantes -en su mayoría migrantes salvadoreños y cubanos- solicitaban a la estadunidense oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) la celeridad de sus trámites migratorios, según el medio local KTSM.

El grupo de migrantes se reunió a medianoche en el lado mexicano de la frontera pero no fue hasta las dos de la mañana (hora local) cuando el personal de CBP comenzó a impedir el paso a vehículos y peatones, según dijo en un correo electrónico el portavoz de la agencia Roger Maier.

Maier asegura que los migrantes amenazaron con “invadir la instalación” federal, por lo que tomaron la medida de evitar que los viajero ingresaran a Estados Unidos a través del también conocido como puente internacional de Santa Fe. Un vehículo militar colocado en medio de la carretera hizo las veces de barrera física. Además de CBP, otras agencias federales y el Departamento de Policía de El Paso también enviaron apoyos al lugar.

Las autoridades desviaron el tráfico hacia los cruces fronterizos de Ysleta, Santa Teresa o Tornillo; todos ellos ubicados entre cuatro y 40 millas de Paso del Norte. A las ocho de la mañana, dos horas después de que la manifestación se disolviera, los oficiales abrieron cuatro casetas y el tráfico rodado empezó a moverse poco a poco. Antes, habían permitido el cruce de peatones.

En territorio estadunidense, indicó Maier, nadie fue detenido como consecuencias de estas protestas.

Después del cruce de San Ysidro, en San Diego (California), el puente internaciónal Paso del Norte es el segundo más transitado del Estados Unidos. En 2018, entraron a través de él, más de 22.2 millones de personas, que viajaban en casi 12,4 millones de vehículos. Otros 7,2 millones lo hicieron a pie.

“ROBO

DE NIÑOS”

Las autoridades mexicanas han alertado a las inmigrantes centroamericanas refugiadas en la ciudad fronteriza de Tijuana a la espera de obtener asilo en Estados Unidos que vigilen con cuidado a sus hijos porque se han producido reportes de intentos de secuestros y compra de menores.

Casi 600,000 migrantes han sido interceptados en los últimos ocho meses en la frontera, en su mayoría centroamericanos que pretendían solicitar asilo. Las familias con hijos y los menores no acompañados obtienen un trato preferente, que se traduce por ejemplo en un tiempo reducido de encarcelamiento.

Así, el Departamento de Seguridad Nacional ya había denunciado desde hace meses que hay adultos que se hacen pasar por familias, alquilando en el mejor de los casos a menores que fingen ser sus hijos.

Es lo que presuntamente hizo, por ejemplo, Maynor Velásquez Molina, un hombre guatemalteco acusado de pagar 130 dólares a una familia para que le permitieran usar a su hijo de ocho años para cruzar la frontera. Pagó además otros 130 dólares por un certificado de nacimiento falsificado.

Entraron así por Lukeville (Arizona) el 18 de febrero en un grupo de más de un centenar de inmigrantes, enseñando el certificado que, cuatro días después, los agentes determinaron falso. El hombre confesó entonces que “buscó a un niño en Guatemala para cruzar la frontera de México a Estados Unidos con él porque le habían dicho que era más fácil entrar así”, según la denuncia en su contra.

La denuncia de las autoridades migratorias estadunidenses se ha visto ahora refrendada por la advertencia de los responsables de refugios mexicanos en los que los migrantes aguardan su momento de obtener asilo al otro lado de la frontera.

“No puedo ir a trabajar porque no puedo quitar los ojos de mis niños”, ha explicado Antonia Portillo Cruz, hondureña de 44 años, al diario The San Diego Union-Tribune.

Denuncia haber visto a varios hombres preguntar a mujeres del refugio en el que vive, en la iglesia Embajadores de Jesús, sobre la posibilidad de comprar a sus hijos, aunque ella, añade, no ha recibido ninguna oferta directa.

Según cuenta, el precio ofrecido son 7,000 pesos (350 dólares). Portillo teme por sus dos niños, de 10 y ocho años, por si las ofertas se convierten en secuestros.

“Quieren robar a nuestros hijos para poder cruzar a Estados Unidos”, denuncia enfadada.

Un portavoz de la policía municipal de Tijuana ha confirmado al citado diario estos informes, asegurando que las autoridades federales están investigando.

El pastor Gustavo Banda, del refugio Embajadores, ha explicado que las familias están aterrorizadas, vigilando a sus niños y manteniéndolos a cubierto en todo momento.

“Estos son casos de desesperación”, explica, “por supuesto, las mujeres no han aceptado ninguna de estas ofertas, pero está claro que se trata de una preocupación grave por el peligro para los niños”.

El refugio de Banda está ahora cerrado con candado, y a los niños no se les permite salir sin vigilancia. Advierte además de que algunos hombres ofrecen también dinero a madres solas para aparentar que son familia.

PRUEBAS

DE ADN

El Departamento de Seguridad Nacional ha puesto en marcha un programa piloto “sin precedentes” para hacer pruebas genéticas de ADN a las familias de inmigrantes que piden asilo en la frontera mexicana, tratando de evitar así estos fraudes.

Sin embargo, los primeros resultados han mostrado que el índice de fraude es muy reducido, según ha reportado el diario Washington Examiner.

De todas las familias que cada mes llegan a la frontera solicitando asilo, sólo se ha sometido a pruebas de ADN a aquellas que los agentes migratorios consideraban sospechosas de cometer fraude. Y de ellas, en sólo el 30 % de los casos estas pruebas demostraron que los niños que decían que eran sus hijos no lo eran.

El citado diario, cuya línea editorial es muy dura con los inmigrantes, no detalla ningún otro dato, como por ejemplo cuántas pruebas se hicieron. Si explica que el programa piloto duró unos pocos días a principios de mes y sólo se realizó en McAllen y El Paso (Texas).

La cadena CNN informa de que fueron 562 las familias sospechosas de fraude (por sus documentos o por la entrevista realizada) las que se sometieron a este programa piloto. En algunos casos, fueron los propios inmigrantes los que admitieron el engaño al avisárseles de que deberían pasar la prueba de ADN.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, este tipo de fraudes se incrementó un 315% entre octubre de 2017 y febrero de 2018. Sin embargo, esta cifra puede ser un espejismo estadístico (pasar de un caso a tres supone un incremento similar, pero el número de casos total sigue siendo muy bajo).

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register