breaking news New

Las partidas secretas

banners sin foto-07
Por: Ing. Esteban Sánchez
El último presidente que más ejerció la partida secreta fue Carlos Salinas de Gortari, donde los
números van y vienen de cuánto fue lo que realmente utilizó en aquel entonces el jefe del
Ejecutivo. Que si fue para aprobar sus reformas, que para convencer a la oposición, que para
cambiar gobernadores, que para cabildear el TLC, que para fortunas personales. El destino de
la partida secreta es tan incierto, que puede crearle cualquier leyenda.
No en balde el presidente López Obrador pide que no lo comparen con Salinas, y
aprovechando para pegar de hit al innombrable, añade: Más respeto, por favor. Lo cierto: la
partida secreta de los presidentes, a pesar de su pésima fama y oscuridad, ha permanecido y es
una enorme tentación de cualquier jefe del Ejecutivo para, en el mejor de los casos, poder
cabildear. Se presta a corrupción, así como negocios y alianzas políticas oscuras utilizando el
dinero público, sin controles, sin permisos, sin rendir cuentas. Zedillo prácticamente la
desapareció y la dejó en ceros, por allá de 1998 (claro, después de haberla utilizado), la partida
secreta volvió a revivir inmediatamente al sexenio siguiente, con Vicente Fox. Fue en el último
año de su mandato, cuando Fox regresó la partida secreta. Ah, pero argumentaron, para un fin
mayor, el de la seguridad.
En aquel entonces, se dijo que las partidas secretas del artículo 74 de la Constitución Política,
que se incluían en el Presupuesto de Egresos, únicamente podrían destinarse a gastos de
seguridad nacional y estarían sujetas a la fiscalización de la Auditoría Superior de la Federación.
Llegó Felipe Calderón, con su guerra frontal al crimen organizado. La partida presupuestal
utilizada fue la 33701, que venía etiquetada para Seguridad Pública y Nacional.
Y según
distintas investigaciones, la partida, obvio, tenía fines confidenciales. Regresamos a lo mismo,
el objetivo era claro: combatir la inseguridad, pero el uso fue totalmente discrecional.
EL CONTROVERTIDO ARTÍCULO 61. Ahora, con la aprobada Ley Federal de Austeridad
Republicana, apoyada por Morena y el gobierno de la 4T, vuelve el tema de la partida secreta.
La oposición dijo que López Obrador quería utilizar una reedición de la partida secreta, pues en
el artículo 61 de la nueva Ley Federal de Austeridad Republicana viene que “Los ahorros
generadores como resultado de la aplicación de dichas medidas (de austeridad) deberán
destinarse, en los términos de las disposiciones generales aplicables, a los programas del
ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace al Poder Ejecutivo federal, dichos ahorros se
destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por
decreto determine el titular”.
Y aquí se armó el debate, cuando el artículo 61 menciona que los ahorros podrán tener el
destino que por decreto determine el titular, es decir, López Obrador y su gobierno. El
Presidente rechaza el uso de cualquier partida secreta, y señala que Hacienda tendrá los
instrumentos para dar cuentas de todo peso y centavos que se gaste.
Por ahora es todo; mientras tanto, ¡!!AQUI NO PASA NADA ¡!! Para cualquier información,
favor de comunicarse a:
editorial@novedadesnews.com
y/o
tulmex@hotmail.com

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register