Las elecciones del gobierno a modo

Print

Por: Ing. Esteban Sanchez

El gobierno de Peña Nieto ha elegido no te- ner titulares en la PGR, en la Fiscalía Anticorrupción y en la Fepade. El Senado de la República podría restituir a Santiago Nieto si vota por mayoría simple en ese sentido. Tiene diez días para hacerlo, pero el proceso se ha empantanado. Los otros dos puestos requieren de una propuesta previa del Ejecutivo al Senado. Supongo que hay un cálculo político en esta decisión: llegar a 2018 con instituciones débiles hace menos riesgoso violar la ley. Pagar el costo político de correr a Santiago Nieto ante ciertos grupos sociales y lograr en el camino un frente amplio opositor en el Senado donde participa Morena se puede explicar por el miedo a que continuara con las investigaciones a su cargo. Sólo el gobierno sabe qué podía encontrar la Fepade en la investigación del caso Odebrecht. Se hizo público que Emilio Lozoya había ganado un amparo que obliga a la Fepade a hacer comparecer a Lozoya el día de hoy para ser informado respecto de las acusaciones que presuntamente obran en su contra. Una Fepade descabezada tendrá que actuar a las carreras y mal, para buena fortuna de Lozoya. Dos lecciones parecen animar la estrategia del Presidente. La primera, la cárcel en la que se encuentran los exgobernadores priistas Javier Duarte, Roberto Borge y Eugenio Hernández, quienes estarían seguramente libres si hubiera ganado el PRI en esos estados en 2016. Hay otro caso similar: la única investigación federal que se conoce contra el hoy prófugo exgobernador de Chihuahua César Duarte, por transferir recursos públicos a su partido, en un descuento de nómina de sus trabajadores, más generalizado que el esquema similar tan cacareado por los medios de comunicación de la excandidata Delfina Gómez cuando fue presidenta municipal de Texcoco. La investigación de Duarte la lleva la Fepade. Perder una elección conlleva el riesgo de perder la libertad. Más todavía si hay instituciones autónomas. La segunda lección es el triunfo del PRI en el Estado de México y en Coahuila. El primero se consumó gastando con alegría recursos públicos y otras acciones que nunca vieron las autoridades electorales, así como dividiendo a la oposición y desprestigiando a sus candidatos, como la supuesta averiguación previa por lavado de dinero contra los familiares de Josefina Vázquez Mota, la cual, la ahora escrupulosa PGR contra Santiago Nieto nunca investigó. los cálculos de gasto excesivo a los que había concluido el INE, convertido en una suerte de oficialía de partes por la sistemática acción del Tribunal Electoral en su contra cuando afecta ciertos intereses. La elección de Peña Nieto parece ser ganar al costo que sea. ¿Lo puede lograr? Muchos expresaron en el proceso electoral de 2012 (yo no fui de ellos, he de reconocer) que si regresaba el PRI a la Presidencia iba ser difícil sacarlos nuevamente por la buena. Hoy, un Presidente con niveles de aprobación históricamente bajos para este momento del sexenio y con un rechazo de la ciudadanía al PRI tampoco nunca visto, parece que va a echar toda la carne al asador para lograrlo. La apuesta parece ser usar todos los recursos del poder (dinero, espionaje, medios de comunicación, el control de ciertas instituciones clave) para impulsar a quien resulte favorecido por el dedo del Presidente. Buscarán dividir a la oposición, desprestigiar a sus adversarios y desalentar a la participación de la sociedad civil. En el camino están des- legitimando el proceso electoral. Si el PRI gana, lo cual sería por poco margen y con un porcentaje bajo de la votación total, las marchas contra el fraude pueden ser mucho mayores que las de 2006. Probablemente con una oposición unida en la calle en su contra. Por ahora es todo; mientras tanto, ¡!! AQUÍ SI PASA Y MUCHO ¡!! Para cualquier información, favor de comunicarse a: editorial@novedadesnews. com y/o tulmex@hotmail.com

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register