La historia del padre Pineda refleja cómo el país se beneficia de DACA

senador-durbin1

El discurso del senador Durbin cuenta el caso del sacerdote católico amparado en DACA y las consecuencias de cancelar el programa. Washington, DC – Una de las primeras batallas de la presidencia de Donald Trump será en torno al futuro y el sustento de 750,000 jóvenes amparados en el estatus de la Acción Diferida para Quienes Llegaron en la Infancia (DACA). Aunque Trump ha prometido eliminar DACA desde el primer día de su presidencia, sería un error monumental. Un reciente análisis económico por parte del Center for American Progress (CAP), por ejemplo, encontró que terminar DACA “eliminaría al menos $434.4 billones del PIB estadounidense en 10 años”. Pero los argumentos más sólidos en contra de la eliminación de DACA provienen de las historias personales de los beneficiarios del programa. El Washington Post publicó recientemente que quitar las protecciones para evitar la deportación a los DREAMers, así como sus permisos de trabajo, no tendría otro propósito que truncar el sustento, el futuro y las contribuciones de jóvenes que son “tan culturalmente estadounidenses como sus vecinos nacidos en EEUU”. En recientes discursos en el pleno del Senado, el veterano defensor de los DREAMers y los inmigrantes, el senador Dick Durbin, ha estado enalteciendo el perfil de historias individuales de Dreamers, dejando en claro que quitarles su permiso de trabajo y exponerlos a la deportación perjudicaría no solamente a los Dreamers, sino al país entero. Este lunes, Durbin habló del caso del padre Rey Pineda, beneficiario de DACA y sacerdote católico de la Catedral de Cristo Rey en Atlanta, Georgia, y quien ha vivido en Estados Unidos desde la edad de dos años y cuyo futuro como sacerdote depende de DACA. Escuchar la historia del padre Pineda hace plantear las siguientes preguntas: ¿de qué manera Estados Unidos se beneficiaría si el padre Pineda no pudiera ayudar más a sus feligreses ni a su comunidad? ¿Cómo el país mejora si se elimina DACA si se trunca el futuro y las oportunidades del padre Pineda y la de otros cientos de miles de beneficiarios del programa? Enseguida compartimos fragmentos del poderoso discurso del senador Durbin sobre el padre Rey Pineda: “En 1990, cuando Rey tenia dos años de edad, su familia vino a Estados Unidos desde México. Rey creció en Atlanta, Georgia, estudió con ahínco y fue un estudiante con honores en la secundaria, y así se convirtió en el primer miembro de su familia en ir a la Universidad. En 2010 se graduó con una licenciatura en filosofía del Campus Sur en Georgia. Es un católico devoto. Decidió estudiar el seminario en mi estado, Illinois. Sintió que Dios le llamaba para ser sacerdote, pero su senda espiritual fue bloqueada. Es indocumentado. Es un Dreamer. Luego, en 2012, todo cambió. El presidente Obama fir-mó la orden ejecutiva para crear DACA. En marzo de 2013, Rey fue aprobado. Pasó por la revisión de antecedentes e hizo todo lo que se le pidió. Recibió su estatus de beneficiario de DACA y supo que al menos durante dos años no sería sujeto de deportación. Eso le permitió convertirse en diácono en la iglesia Católica dos meses después, en marzo de 2013. En 2014, ingresó al sacerdocio tras graduarse magna cum laude del seminario en Illinois. Tiene una maestría en Teología. Actualmente es sacerdote”. Luego el senador Durbin citó las palabras del propio padre Pineda sobre la importancia de DACA: ‘Como muchos Dreamers, Estados Unidos es el único, en verdad el único país que conozco. DACA fue una respuesta a la oración. Sin DACA, no me habría sido posible servir como sacerdote en mi comunidad. Creo que mi fe en Dios me ha traído a este punto de mi vida, pero mi fe en la promesa de Estados Unidos me ha impulsado a seguir luchando por la paz, la justicia y la oportunidad en este gran país que considero mi hogar’”. El senador Durbin y el padre Pineda luego explicaron lo que está en juego, tanto para los Dreamers como para Estados Unidos: “Si DACA es eliminado —y esa amenaza ya existe— el padre Rey Pineda perderá su estatus legal y será sujeto de deportación, enviado de regreso a un país en el que no ha vivido desde que tenia 2 años de edad. Esa sería una tragedia para el padre Rey y su congregación y las cientos de personas que cuentan con él como su sacerdote. Consideremos esto: hay una reducción crónica de sacerdotes católicos en Estados Unidos. Desde 1975, la cantidad de sacerdotes ha disminuido en 33%. La cifra de católicos estadounidenses ha subido 43%. Cientos de parroquias se han visto obligadas a cerrar o a consolidarse… En un momento en que Estados Unidos está trayendo activamente ministros y sacerdotes del extranjero, ¿por qué queremos deportar al padre Rey Pineda? No tiene sentido. Escuchen lo que el padre Rey me dijo sobre su papel como sacerdote y también como inmigrante indocumentado: ‘Creo que todo mi viaje me ha preparado para ser compasivo con los sufrimientos de la mucha gente que encuentro. Considero mi ministerio como un llamado para construir puentes entre la gente de toda clase. La diversidad a veces trae consigo desafíos entre la gente. Quiero sanar esas diferencias’. Luego de la más divisiva elección de que se tenga memoria, creo que el padre Rey Pineda y otros Dreamers como él tienen una importante labor que cumplir en sanar las diferencias que dividen a Estados Unidos. Confío en que el presidente electo Trump considere esto y dé continuación al programa DACA; pero déjenme ser claro: si hay un intento de cancelar DACA, haré todo lo que esté en mi poder como senador de Estados Unidos para proteger a los Dreamers que han ofrecido y aportado su talento a este gran país. …Ahora le toca a Estados Unidos, esta nación de inmigrantes, sanar las heridas que nos guiaron y nos dividieron durante esta elección. Empecemos con los Dreamers. Empecemos con DACA. Empecemos con los jóvenes que harán mejor y más fuerte a Estados Unidos en los años por venir. Son lo mejor de este país. Convirtámoslos en lo mejor del futuro de Estados Unidos”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register