Inundan mensajes el Concilio de Dallas Amenazan a concejales por eliminar estatua confederada

estatua Robert E Lee en Dallas1

Nota Novedades

Dallas, Tx.- Desde que votó el mes pasado para quitar la estatua de Robert E. Lee de un parque de Oak Lawn, casi en el centro de esta ciudad, Jennifer Staubach Gates, miembro del Concilio Municipal de Dallas, ha sido llamada traidora, una desgracia y un fracaso. Y esos son algunos de los comentarios más suaves que su oficina ha recibido. Algunos le llamaban nombres explícitos. Unos pocos la han amenazado, provocando investigaciones policiales. Una persona que llamó no podía creer que una mujer blanca pudiera hacer algo así. Otro dijo que “los negros se matan todos los días y culpan a los blancos por todos sus problemas”, según el registro de llamadas de Gates. Gates manifestó que los comentarios pueden ser frustrantes, pero “este tema en particular es simplemente complicado”. “Es complicado, complejo, muy emotivo”, apuntó. La inundación de llamadas a las oficinas del Concilio no se detuvo después de la remoción de la estatua o del tiroteo en Las Vegas, que capturó la atención de la nación. La ferocidad del enojo tomó a los miembros del concejo por sorpresa, especialmente después de que miles de personas participaron en un mítin antiodio en los días después de las protestas violentas que se suscitaron sobre la estatua de Lee en Charlottesville, Virginia. Pero la mayoría duda del fervor confederado –que se reanudará el próximo mes cuando el Concilio vote sobre el destino del monumento conmemorativo de la guerra confederado ubicado cerca del ayuntamiento-, lo que se prevé afectará la baja participación política local de Dallas en lo que queda de 2017 y más allá. “Casi hemos terminado con este proceso”, expresó el concejal Philip Kingston, quien encabezó el impulso inicial para eliminar la estatua de Lee este año. “Y en este punto, la gente que se está quejando no se encuentra dentro de la ciudad.”

ATAQUES “PUERILES” Kingston, quien calificó los ataques a Gates de “pueriles” y de “revolver el estómago”, manifestó que ha escuchado poca resistencia dentro de su distrito, que incluye el este de Dallas, el centro de la ciudad y Uptown, sobre el retiro de la estatua. Es difícil discernir dónde viven algunos de los llamadores y de los que envían correos electrónicos. Pero algunos viven en la ciudad, reconoció. Diversos grupos sin presencia comunitaria o política han expresado su disgusto con mucha euforia contra la eliminación de estos personajes en las reuniones del Grupo de Tareas del Alcalde sobre Monumentos Confederados. Una organización local llevó a cabo una encuesta con residentes de Dallas, la cual arrojó resultados que mostraron que la mayoría de los habitantes preferirían un plan alternativo, que aún no existe, para preservar las estatuas y poner otras nuevas.

El estratega político Brian Mayes, quien ayudó a conducir la encuesta para el grupo, dijo que el efecto más duradero será que la votación “refuerza la impresión de que el Ayuntamiento hace las cosas de una manera apretada y desaliñada”. “Simplemente recuerda a los votantes que el Ayuntamiento no es necesariamente sensible a la voluntad de la comunidad”, recalcó. Pero Kingston señaló que las estatuas confederadas dificultan la venta de propiedades de la ciudad como una visión de futuro para compañías como Amazon. “Es análogo a mostrarse a una entrevista de trabajo con un tatuaje en la cara”, precisó. Gates y el alcalde Mike Rawlings han recibido la peor parte de las críticas -la correspondencia sobrepasó a su personal- debido a anuncios de radio de un grupo autodenominado Equipo de Respuesta Conservador, una agrupación nacional que promete “luchar en cualquier lugar, en contra de kooks izquierdistas que quieren atacar nuestros valores”. Gates, que está lejos de ser una izquierdista, aseveró que “seguiré haciendo mi trabajo, seguiré haciendo mis deberes y tomaré decisiones informadas”. Rawlings, que estará fuera de su cargo en 2019, aseguró que no tiene planes de postularse a la presidencia y cree que hizo lo correcto después de la violencia en Charlottesville.

DEJEN A DALLAS El alcalde Pro Tem Dwaine Caraway dijo que algunos de los mensajes son de “personas enfermas que se niegan a aceptar a cada ser humano y a cada americano para ser aceptado como igual”. Manifestó que las personas que no viven en Dallas y no pagan impuestos en la ciudad” deben expresar sus opiniones en su propio lugar de residencia y dejar que Dallas cuide de Dallas”. El miembro del consejo Lee Kleinman indicó que la única vez que ha visto una cantidad comparable de indignación fue después de que la ciudad implementó una cuota de 5 centavos por bolsas plásticas, conocida como “prohibición de bolsas” en 2014. El Concilio finalmente revocó la ordenanza después de una demanda que la mayoría del concilio sentía que no podía ganar. Diane Benjamin, que forma parte de un nuevo grupo llamado Citizens Matter, expresó que la votación tendrá un efecto en la política de Dallas. “La gente va a escudriñar a nuestros miembros del Ayuntamiento y cómo se desempeñaron en este caso”, apuntó. Benjamin y otros aún están presionando por un referendo electoral sobre las estatuas y ahora están tratando de hundir el paquete de bonos de un billón de millones de la ciudad. Al principio, dijo que el gobierno local no tenía proposiciones para la Policía -de hecho, una propuesta de 32 millones de dólares apoya a esta corporación y a las instalaciones contra incendios- y luego indicó que era porque quiere que la ciudad use bonos de pensiones para apuntalar a la Policía y el combate contra incendios. La deuda de alto riesgo no era una prioridad para los líderes de la ciudad, que en su lugar se comprometieron a pagar más dólares de ingresos generales en dicho fondo de retiro. Carol Reed, que está promoviendo la campaña para aprobar el paquete de bonos, dijo que ha visto algo contrario al respecto en las redes sociales. Pero recalcó que no se dejó impresionar por ello. “Ni siquiera sé si son votantes, pero ciertamente no parece muy serio”, expresó.

NO AFECTARA ELECCIONES Y Reed, una consultora política de mucho tiempo en Dallas, señaló que no prevé que la ira por los monumentos afecte las elecciones del Ayuntamiento de 2019. “Nunca he visto nada durar tanto”, recalcó. Kleinman precisó que el enojo por las estatuas “ha durado mucho más tiempo de lo que otras situaciones han causado”, pero acordó que no era probable que afectara las carreras electorales de 2019. “Se puede movilizar a esa base de la derecha dura”, enfatizó Kleinman, quien ha votado en las primarias republicanas. “Pero típicamente, sólo les gusta algo por lo que estar locos, pero no sé si esto es suficiente para marcar la diferencia”. Kleinman, que fue elegido por primera vez en 2013, expresó que recibió un correo electrónico con una foto de alguien haciendo un saludo nazi. Kleinman es el único miembro del consejo judío. Pero Kleinman estaba particularmente frustrado después de una reunión reciente del Concilio cuando los altavoces del micrófono abierto castigaron a los miembros del concejo por sus decisiones y dijeron que la Ciudad debe ceder el dinero – cuyas estimaciones fueron de alrededor de $ 450.000 – . Los oradores se marcharon, eligiendo no quedarse para la discusión del concejo y votar sobre las tasas de impuesto a la propiedad y el presupuesto anual de 1.200 millones de dólares para la Policía, calles, servicios para personas sin hogar y cualquier otro aspecto del gobierno de la ciudad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register