EU se aleja… pero mire el plan de China y México

mexico-china1

Ante las amenazas del presidente electo Donald Trump, sobre la posible salida de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP), el Embajador de China en México, Qiu Xiaoqi, aseguró que la nación asiática está preparada para acercarse aún más a México, por lo que las relaciones entre ambas naciones seguirán y se reforzarán, pues afirma están en su mejor momento. “Estamos dispuestos a aumentar esfuerzos junto con la parte mexicana para inyectar nueva energía en el desarrollo de estas relaciones en los próximos años”, dijo el diplomático durante la conferencia de prensa sobre la instauración del Año de la Cultura China en México. A pregunta expresa sobre las declaraciones del Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en las que asegura que su país abandonará el acuerdo, Qiu no se refirió directamente al TPP, pero se pronunció a favor del libre comercio. “China, desde el comienzo, es uno de los participantes y, ahora, uno de los promotores más importantes del proceso de libre comercio en todo el mundo”, declaró. “Estamos profundamente convencidos de que el libre comercio y la globalización económica son cosas que van a beneficiar a todos los países”. Este discurso, que fue expuesto por el Presidente chino, Xi Jinping, en la reciente cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), en Perú, contrasta con las medidas de proteccionismo económico que fueron medulares en la campaña del entonces candidato republicano Trump. Xi, han coincidido analistas, alista una nueva etapa de cercanía con Latinoamérica, como pudo verse en la gira que concluyó a finales del mes pasado por Ecuador, Perú y Chile. Durante la conferencia llevada a cabo en la sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, el Embajador Qiu estimó que las relaciones políticas, económicas, comerciales y tecnológicas entre México y China pasan por su mejor momento. “Las relaciones entre China y México, la cooperación que existe entre nuestros dos países es mutuamente beneficiosa y no está en contra de ningún tercer país”, concluyó.

Estas declaraciones se dan a pocos días de que una llamada provocara el primer conflicto diplomático del republicano. Pues la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, telefoneó a Trump para felicitarle por su éxito en las elecciones y ambos mantuvieron una conversación de unos diez minutos que hoy provocó una protesta formal del Gobierno chino y generó altas expectativas en Taiwán. La llamada fue el primer contacto formal de alto nivel entre Estados Unidos y Taiwán que se producía en casi cuarenta años y no ha dejado indiferente a Pekín, que considera a la isla un “territorio rebelde” con aspiraciones independentistas encabezadas por su presidenta, Tsai Ing-wen, que estrenó su cargo en mayo. Pence: La llamada de la presidenta de Taiwán a Trump solo fue “de cortesía” Por otra parte el vicepresidente electo de EE.UU., el republicano Mike Pence, aseguró que la controvertida llamada que el pasado viernes hizo la mandataria de Taiwán, Tsai Ingwen, al presidente electo de su país, Donald Trump, solo fue “de cortesía”.

La conversación de Trump con Tsai, primer contacto a ese nivel desde que Washington rompiera sus relaciones diplomáticas con Taipei en 1979, “no fue más que aceptar una llamada de cortesía”, declaró Pence al programa “This Week”, de la cadena televisiva ABC News. “Me cuesta un poco -arguyó- comprender que el presidente Obama pueda contactar con un dictador asesino en Cuba en el último año y sea considerado un héroe (…), y que el presidente electo Donald Trump acepte una llamada de cortesía de la líder democráticamente elegida de Taiwán y eso se convierta en una controversia”. Con ese comentario, el vicepresidente electo comparó la charla de Trump y Tsai con los contactos que el presidente saliente de EE.UU., Barack Obama, ha mantenido con su colega cubano, Raúl Castro, como parte del proceso de normalización de las relaciones bilaterales. Preguntado por si el Gobierno de Trump continuará con la idea de “una China” que ha marcado la política exterior estadounidense desde 1979, Pence respondió: “Nos ocuparemos de la política después del 20 de enero”, cuando tanto él como el magnate jurarán sus cargos. El vicepresidente electo reiteró, como ya hizo el propio multimillonario neoyorquino, que la presidenta taiwanesa llamó a Trump para “ofrecer felicitaciones, como han hecho líderes de todo el mundo”, por su victoria en las elecciones del pasado 8 de noviembre, en las que derrotó a la demócrata Hillary Clinton. La llamada de la mandataria taiwanesa rompió casi cuatro décadas de sensible política exterior de Estados Unidos hacia China.

El contacto telefónico entre Trump y Tsai obligó a la Casa Blanca a salir al paso para recordar que el único Gobierno chino al que reconoce Washington desde 1979 es el de Pekín. “Seguimos firmemente comprometidos con nuestra política de ‘una sola China’”, afirmó en un comunicado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Ned Price, el pasado viernes. Los expertos en política exterior sostienen que la llamada podría alterar las relaciones entre Estados Unidos y China, ya que el gigante asiático considera a la isla de Taiwán como una provincia “rebelde” y parte del territorio bajo su soberanía. (Con información de EFE y Agencia Reforma).

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register