Este sábado 17 de junio en Dallas Marcha une a comunidad contra brutalidad policiaca

portada1

Nota Novedades News Con información de agencias

Dallas, Texas.- En protesta por las decenas de casos de violencia policial registrados en Dallas y varias otras partes de los Estados Unidos, organizaciones civiles, dirigentes comunitarios y religiosos, y familiares de víctimas realizarán una marcha el próximo sábado por la mañana en esta ciudad. Líderes de la manifestación lanzaron un llamado a los residentes de esta parte del Norte de Texas para participar en este esperado multitudinario acto que tiene como objetivo principal –aseveraron- demandar de las corporaciones policiales “alto a la brutalidad aplicada por algunos de sus agente que ha causado la muerte de jóvenes y personas inocentes”. A pesar del excesivo uso de la fuerza policial que ha causado la muerte de sus víctimas, apenas el 1 por ciento de los oficiales involucrados en estos asesinatos han enfrentado juicio”, acusaron. Entre las organizaciones que convocaron a esta marcha, se encuentran Madres Contra la Brutalidad Policial, la Familia de Jordan Edwards (el joven muerto a manos de la policía hace apenas unos meses), la Iglesia Bautista de Amistad West, la Iglesia Metodista Unida de San Lucas, así como grupos locales”. “Estamos pidiendo con esta marcha el fin de la brutalidad policial en Dallas, por lo que convocamos a todas las comunidades y grupos étnicos a participar en este gran acto que llevaremos a cabo este próximo sábado 17 de junio”, enfatizaron. Por tal motivo, pidieron a los participantes empezar a reunirse desde las 10:00 de la mañana en la Iglesia Metodista Unida de San Pablo, localizada en el 1816 Routh para culminar en la parque Pike, localizado en el 2807 Harry Hines Bvd, a las 12 del mediodía. “Estamos marchando para honrar la memoria de Jordan Edwards y la de cientos de otras vidas que han sido robadas por la inexplicable violencia policial en el área de Dallas/ Ft.Worth. También para apoyar a las familias (de las víctimas) y levantar cada voz que ayudará a poner fin a la desgracia nacional y local por la brutalidad policial”, manifestó Collette Flanagan, organizadora principal de la marcha y fundadora de Mothers Against Police Brutality. Cabe mencionar que el Pike Park, donde se centrará la manifestación, fue el sitio donde Santos Rodríguez y su hermano David jugaron cuando eran niños. EXIGEN JUSTICIA A LA POLICIA La directiva que dirige el masivo acto señaló que “estamos marchando para exigir justicia a Jordan Edwards, un joven afroamericano de apenas 15 años de edad, que fue asesinado por un policía cuando se encontraba desarmado. El sangriento episodio tuvo lugar en Balch Springs el pasado 29 de abril. “También recordaremos a las otras mil personas que han sido asesinadas por la policía en Estados Unidos cada año”, recalcaron. Asimismo, los organizadores manifestaron que además “estamos marchando porque el 20 por ciento de los muertos se encontraban desarmados y el 25 por ciento eran enfermos mentales”. “Estamos marchando porque sólo el 1 por ciento de los policías involucrados en este tipo de muertes enfrentan juicio”. Ademas, indicaron, “marchamos para honrar la memoria de Santos Rodríguez y de cientos de otras personas asesinadas por la policía en el área de Dallas/Fort Worth”. Desde que Santos fue asesinado por un oficial de Dallas en 1973, cuando apenas tenía 12 años de edad y estaba desarmado, otras víctimas inocentes han muerto a consecuencias de la brutalidad policial, como: Clinton Allen, Fred Bradford, Bertrand Davis, Etta Collins, Jason Harrison, Gerardo Pinedo, Jr., Juan May, Rubén García Villalpando, Christian Taylor, José Cruz, James Harper y muchos otros. Otra de las demandas que exigen los manifestantes es la de poner fin a lo que llamaron hostigamiento cotidiano que sufren las personas por su perfil racial, así como la fuerza excesiva que la gente de color enfrenta por parte de los policías, especialmente en las ciudades pequeñas, “como cuando Sandra Bland fue arrestada en Hempstead, Texas, en 2015 y más tarde encontrada muerta en su celda. O cuando Carmen Ponder, Miss Black Texas 2016, fue arrestada este año en Commerce; o cuando Jac queline Craig fue arrojada con violencia al suelo, arrastrada y detenida en Fort Worth, cuando llamó a la policía para pedir ayuda en diciembre de 2016. “Estamos marchando por la responsabilidad de la policía (en estas muertes) y en oposición a los esfuerzos del procurador general Jeff Sessions y del senador de Texas, John Cornyn, para revertir las restricciones legales contra la mala conducta de la policía. DERECHOS DE LOS MIGRANTES Tras reiterar que a pesar de carecer de status legal en los Estados Unidos, los organizadores de la marcha enfatizaron que los indocumentados tienen derechos en este país, por lo que también la protesta servirá para proteger esos derechos de los inmigrantes. En ese sentido, indicaron que el acto cívico del próximo sábado tiene además como propósito expresar su condena y rechazo a la ley SB-4 contra las ciudades santuario, que tanto el gobernador de Texas Greg Abbott como el régimen de Trump pretenden aplicar en perjuicio de los migrantes. Por último, apuntaron que su lucha también va enfocada a hacer respetar el derecho de las mujeres y en oposición a los ataques contra su salud y derechos reproductivos. “Estamos marchando por los derechos de los refugiados y en apoyo de proporcionar asilo a los civiles de las zonas de guerra en Siria y de todo el mundo. Estamos luchando por los derechos de las personas LGBTQIA y en apoyo a su derecho a vivir libremente sin acoso, aislamiento y discriminación”, precisaron. SANTOS: 40 AÑOS DE TRAGEDIA Sucedió un caluroso día de julio del año1973 en Dallas, Texas. Dos jóvenes méxico- americanos, Santos de 12 años, y su hermano mayor de 13 años David, estaban siendo acusados de robar una máquina de refrescos en una gasolinera cercana a su hogar. A pesar que los adolescentes negaban haber cometido tal crimen, fueron esposados, sacados de su vivienda, y llevados a un patrulla del Departamento de Policía de Dallas. El oficial de esa corporación Darrell Cain quería lograr que los adolescentes confesaran finalmente haber cometido el supuesto delito, e inexplicablemente decidió jugar a la “ruleta rusa” utilizando su arma de servicio identificada como Magnum .357. La primera vez que disparó el arma no sucedió nada; al gatillar su arma por segunda vez Santos fue herido de muerte, mientras que una hemorragia de sangre inundaba los zapatos de su hermano, quien se encontraba sentado junto a él. Cuatro días después del asesinato de Santos, los méxico- americanos de Dallas, que en esa época no alcanzaban las 80 mil personas, se unieron por primera vez para organizar una marcha de protesta frente a la alcaldía de la ciudad. A pesar del calor, miles de personas salieron a la calle y marcharon, mientras coreaban “justicia para el pueblo”. A pesar que la marcha se inició pacíficamente, se produjeron incidentes de violencia, lo que terminó con el arresto de 30 personas y 5 policías heridos. La población méxico-americana en esa época estaba principiando a crear una comunidad, a través de la compra de casas, y la obtención de mejores trabajos. En la actualidad los méxicoamericanos de Dallas representan más de un tercio de la población de la ciudad, y casi la mitad de la fuerza policial son oficiales salidos de las minorías. El oficial de policía Darrell Cain fue encontrado culpable, y codenado a 5 años de presidio, pero fue dejado en libertad después de solo cumplir 2 años y medio de su sentencia. A partir de esta tragedia se inició la transformación del Departamento de Policía de Dallas, lo que demoró muchos años en concretarse. De acuerdo a lo expresado por Albert Valtierra, Presidente de la “Liga Histórica México-Americana de Dallas”: “El asesinato de Santos Rodríguez galvanizó a nuestra comunidad…hubo bastante resistencia de los poderosos, de tal manera que tuvimos que salir a la calle a reclamar poder para nosotros. Mientras recordamos este asesinato de hace 40 años, pensamos en la trágica muerte de Trayvon Martin en Florida en el año 2012; pensamos en como unas acciones tan insensatas puede destruir para siempre unas vidas tan jóvenes y valiosas. Esperamos que las familias de ambos jóvenes encuentren un respiro en el saber que cambios positivos pueden surgir de tan terribles circunstancias”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register