En el Centro de Detención Juvenil Niños cometen actos sexuales en cárceles

ninos-carcel1

Nota Novedades News Con información de agencias

Dallas, Tx.- Los niños detenidos por delitos sexuales en el Centro de Detención Juvenil del condado de Dallas perdieron la cuenta de cuántas veces se les dejó sin supervisión y se dedicaron a actos sexuales entre sí durante seis meses, informó esta semana un funcionario de vigilancia estatal. Las condiciones se deterioraron debido a la indiferencia hacia la seguridad de los menores, junto a una severa escasez de personal, dos problemas que se alimentaron entre sí, aseveró Debbie Unruh, jefe de la oficina del Ombudsman Independiente del Departamento de Justicia Juvenil de Texas. La oficina del ombudsman redactó un informe que fue obtenido por The Dallas Morning News. Los guardias del Centro de Tratamiento para Jóvenes Lyle B. Medlock se acostumbraron a hacer que los chicos durmieran en el piso de una sala polivalente, una medida tomada para mantener las proporciones de personal requeridas. Y los guardias se acostumbraron, según los investigadores, a dejar a los niños sin supervisión. Fue en esos momentos cuando los chicos se involucraron en actos sexuales, afirmaron luego a los investigadores. “No es un desprecio intencional por su seguridad -es tal vez una complacencia”, acusó Unruh. “Se había vuelto tan común que realmente no se pensaba mucho (al respecto)”.

DESCONOCIMIENTO DE LOS DIRECTIVOS Según el informe, los directores de los departamentos juveniles no tenían idea de la crisis de falta de personal en Medlock. Incluso dichos directivos de Medlock dijeron que no sabían sobre el uso del piso de usos múltiples para dormir, pero “esto no es algo que ellos esperan saber, ya que el uso de la [sala polivalente] no se considera serio”. Esperaban que los empleados les dijeran sobre cualquier incidente importante, pero “no consideraron que la escasez de personal y los ajustes de esas salas para dormir fueron un incidente importante”. La raíz de la escasez de personal fue debido a un largo proceso de contratación de cuatro meses, lo que se agudizó por la práctica de la administración de obligar a los guardias a trabajar temprano o permanecer más allá de los extenuantes turnos pero sin pago de horas extras. Esto ocasionó que los guardias se declararan enfermos en una gran cantidad de ocasiones o que utilizaran las órdenes de un médico que les exigía tomar descanso. El informe describe ese ciclo como exacerbando tanto la falta de personal como la moral de los oficiales. Aunque las filas de guardias habían sido reducidas durante dos años, el problema creció en noviembre cuando los empleados a tiempo parcial ya no podían trabajar porque el presupuesto anual del condado para ellos se había gastado. En entrevistas con investigadores, oficiales y supervisores de turno enfatizaron que estaban todos estresados y agotados debido a sus largos turnos, no se les permitía tomar tiempo libre y se quejaban de la falta de pago de horas extras. Eso, a su vez, llevó a que más personas tomasen licencia médica y familiar o llamaran a última hora. Cuando los oficiales no se presentan, sus lugares tienen que ser cubiertos por oficiales que se quedan tarde en su turno anterior o comienzan antes del siguiente. En una ocasión, un cambio entero de oficiales no se presentó para el trabajo, se aseveró en el informe. En promedio, más de un tercio de los oficiales en el turno de la noche eran empleados considerados temporales. En noviembre pasado, quedó claro que el turno de noche no cumpliría la proporción requerida de un guardia por cada 24 jóvenes durante las horas de sueño. Así que el titular de este centro penitenciario decidió fusionar dos dormitorios en la sala de usos múltiples. No se discutieron otras opciones, dijeron los involucrados a los investigadores. Pronto, los chicos del programa de tratamiento conocido como STARS se verían obligados a llevar sus colchones al piso de la cafetería casi todas las noches para dormir. Esa práctica continuó la mayoría de las noches a través de abril, cuando un niño admitió a un terapeuta que había tomado parte en actos sexuales mientras su grupo se quedaba sin supervisión en el piso. Terry Smith, directora ejecutiva del Departamento Juvenil, indicó que comenzó a revisar personalmente los niveles de personal desde mayo, cuando los incidentes y la falta de personal salieron a la luz en una reunión de la junta pública. Hasta entonces, reconoció Smith, había desconocido ambos problemas. Desde entonces, las vacantes de los oficiales en Medlock han disminuido de 12 a tres, manifestó.

PRICE QUIERE EL DESPIDO DE SMITH Pero el Comisionado John Wiley Price, que solicitó el informe del ombudsman, quiere que Smith sea despedido. Dijo que debería haber estado revisando los niveles de rotación de personal todo el tiempo y que en realidad la encontró excesivamente ocupada, ya que el departamento fue capaz de recortar $3 millones en posiciones presupuestadas en el nuevo año fiscal. “Toda esa cuestión de la gestión es algo que se ha perdido en la administración”, enfatizó Price. “Lo que tenemos que poner en marcha es la administración.” El juez del Condado Clay Jenkins también criticó la falta de supervisión de Smith pero la defendió al calificarla como capaz de revisar la ope- ración. Señaló que creía que los niveles de rotación de personal estaban “en buen camino”. “Estos fueron problemas serios que necesitan ser remediados”, indicó Jenkins, él expresó que Smith debe permanecer en su puesto para que se aplique la ley a los responsables de cometer los errores. Smith anunció en junio que planea retirarse en marzo. Smith reconoció que la falta de personal puede empeorar una vez que reciba los nombres de los empleados acusados de negligencia en el informe. Los jóvenes dijeron a los investigadores que se aprovecharon de la falta de supervisión para mantener relaciones sexuales entre ellos, citando momentos en que los guardias dejaron la habitación, dieron la espalda a los jóvenes y en un caso vieron fútbol en la oficina de un jefe. “Si puedo conseguir los nombres de algunos de estos empleados, estarán fuera”, aseveró Smith. “Ellos no tomaban las decisiones que eran mejores para los niños – estaban tomando las decisiones que eran mejores para ellos, no tienen lugar en este negocio ni en este departamento”. Fue así que los niños detenidos por delitos sexuales en el Centro de Detención Juvenil del condado de Dallas perdieron la cuenta de cuántas veces se les dejó sin supervisión y se dedicaron a actos sexuales entre sí durante seis meses, se afirma en una reveladora investigación dada a conocer hace unos días en esta ciudad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register