breaking news New

El oficial más condecorado James Megellas pide a EU no más guerras

primera0001

Nota Novedades News

II y Ultima Parte Dallas, Tx.- Tras declararse un hombre profundamente en contra de la guerra luego de haberla vivido y sufrido en carne propia y sufrir la destrucción humana y material que causan estos conflictos bélicos, James Megellas, el militar más condecorado en la historia de los Estados Unidos, festejó con esta reveladora opinión sus 101 años de vida. Sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial, Megellas fue condecorado por su gran valentía y enormes hazañas mostradas como joven líder del pelotón que perdió muchos hombres en los feroces combates que bañaron con sangre los campos de batalla de Europa y de todo el camino hacia Berlín, de la Alemania del dictador Adolfo Hitler. James Megellas es el oficial más condecorado de la historia de la 82° División Aerotransportada del Ejército. Para acciones en batallas desde Italia hasta la liberación de Holanda y la Batalla de las Ardenas, el paracaidista fue galardonado con la segunda condecoración militar más alta, la Cruz del Servicio Distinguido, así como dos Estrellas de Plata, dos Estrellas de Bronce y dos Corazones Púrpura. La historia recordará a Megellas como un guerrero. Pero eso no es lo que lo anima ahora mientras se reclina en su sala en Colleyville. Sólo 10 días después, en un puesto de observación enemigo, Megellas se arrastró solo y mató a dos de los guardias del puesto de avanzada y a la tripulación de un nido de ametralladora. Levantando su patrulla, atacó al cuerpo principal de las fuerzas enemigas y rescató a tres prisioneros. Por sus acciones ese día, ganó la Cruz del Servicio Distinguido. La cita describe a Megellas en términos de Rambo: “La agresividad de esta acción de patrulla desmoralizó por completo al enemigo en el sector. Completada su misión, el primer teniente Megellas retiró su pelotón a través de las líneas enemigas y bajo fuego de mortero. Él personalmente llevó a un hombre herido mientras disparaba su ametralladora Thompson con una mano “. Hubo más batallas, incluida la por la cual el comandante de Megellas lo nombró para la Medalla de Honor. En diciembre de 1944, después de que los aliados habían empujado a los alemanes cerca de su propia frontera, los alemanes lanzaron una contraofensiva conocida como la Batalla de las Ardenas, el conflicto más sangriento de la Segunda Guerra Mundial. Alrededor de 19,000 soldados estadunidenses fueron muertos, hasta 25,000 capturados o desaparecidos y entre 40,000 y 60,000 heridos. Megellas y el 504 fueron parte de la pelea. Su pelotón y otro, ambos agotados por las bajas, recibieron la orden de tomar Herresbach, una ciudad belga a cinco millas de la frontera con Alemania. Caminando a través de la nieve hasta las rodillas en el bosque de las Ardenas, sorprendieron a una fuerza mucho más grande de alemanes y los expulsaron sin perder uno de los suyos. Mientras esperaban un reabastecimiento de municiones en las afueras de la ciudad, un tanque alemán se adelantó y disparó contra ellos, obligando a los hombres a buscar refugio. Megellas instintivamente se movió hacia el tanque, usando árboles para cubrirse. Inhabilitó la pista del tanque con una granada. Luego cargó hacia el costado del tanque Panther y dejó caer otra granada por su torreta abierta. El pelotón de hermanos continuó hacia el este hasta Alemania y todo el camino hasta Berlín. En los últimos días de la guerra, Megellas y sus hombres se toparon con el campo de concentración Wöbbelin en el norte de Alemania. El horror del campamento, su nauseabundo olor a muerte y la visión de hombres esqueléticos esclavizados y muertos de hambre a causa de su religión, fue un recordatorio conmovedor de por qué estaban en guerra. “Fue entonces cuando nos dimos cuenta de la gran causa por la que estábamos luchando”, enfatizó Megellas. “Luchamos por los valores en los que creemos como estadunidenses”.

DESPUES DE LA GUERRA Después de la guerra, Megellas se encontró con su esposa, Carole, en su ciudad natal, Fond du Lac, Wis. Tienen dos hijos, uno que vive cerca de ellos en Colleyville y el otro que vive en Florida. Durante muchos años, Megellas trabajó para la Agencia para el Desarrollo Internacional en América del Sur y Vietnam. Continuó, mientras tanto, para servir en la Reserva del Ejército, retirándose como teniente coronel. En la década de 1990, Megellas comenzó a asistir a las reuniones, reencontrándose con sus viejos amigos de la guerra, incluido Edward Sims, un coronel del Ejército retirado, que era el oficial ejecutivo de la compañía H de Megellas. Sims se sorprendió al saber que su amigo “Maggie”, como Megellas era conocido, había recibido una Estrella de Plata en lugar de la Medalla de Honor que Sims le había recomendado después de los combates en Herresbach. Cuando Sims se enteró de que la cita nunca mencionó cómo Megellas sacó un tanque por sí solo, volvió a enviar la documentación, con nuevas versiones de testigos que obtuvo de los involucrados. Pero el Ejército negó la solicitud en 2003. Desde entonces, ha habido apelaciones a los presidentes y al Congreso, donde se han presentado proyectos de ley a lo largo de los años para autorizar al presidente a otorgar a Megellas la Medalla de Honor. Se creó una petición en línea en el sitio web, www.medalformaggie. com, para que los simpatizantes firmen al Congreso para que actúe. Pero hasta ahora, nada ha resultado del esfuerzo. “Si lo consigo, sería algo bueno, pero realmente no cambia mucho”, afirmó Megellas. “Las declaraciones de testigos de mis amigos que estuvieron conmigo, eso significa mucho para mí. Y así he obtenido una gran satisfacción”. Significaría algo para su familia, indicó Carole Megellas. “Para sus hijos y sus nietos”, enfatizó. Y a su ciudad natal de Fond du Lac. Y a Sims, su comandante, que murió en 2013 a los 93 años. Y a sus hermanos en combate, los que sobrevivieron y los que murieron.

 TODO EL CAMINO’ Las reuniones a las que asistió lo impulsaron a escribir un libro, All the Way to Berlin: A Paratrooper at War in Europe, que no comenzó hasta los 80 años. Le tomó cinco años escribir a mano en tabletas amarillas que llenaban un armario. Publicado en 2003, el libro ha vendido más de 100.000 copias, según las cifras que recibió de su editor. El libro también dio lugar a muchas solicitudes de apariciones y discursos. Habla de cómo los que están a cargo deberían liderar desde el frente, como lo hizo en el combate. Habla de cómo los hombres y mujeres que se unieron para servir en las guerras del país son los “mejores de su generación”. Pero siempre termina de nuevo en el tema de la guerra y la paz. “Tenemos que encontrar una manera de detener las guerras”, aseveró. “Tenía la sensación, porque sobreviví a una guerra brutal y soy uno de los últimos hombres en pie, de que puedo hablar sobre la brutalidad de la guerra y de qué se trata la guerra de manera que las personas se reúnan y digan: ‘Eso es suficiente”, dijo. “No podemos enviar a nuestros jóvenes a matarse unos a otros. Esa no era la intención del Señor”. Como él describe en su libro, la guerra es el infierno. Es horrible. Y no debe llevarse a cabo a menos que todas las otras opciones se hayan agotado. “Tengo 101 años y me siento aquí y lo pienso mucho”. Lo hago”, dijo. “Y creo que el Señor está esperando el día en que las personas se reúnan para hacer el bien a la comunidad. “Él tiene un propósito para todos nosotros. Y lo mío es ver si no podemos parar la guerra.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register