Ejecuciones y sen tencias de muerte En mínimos históricos en los Estados Unidos

foto21

Dallas, Texas.- (Notimex) Las ejecuciones de reos y las sentencias de pena de muerte se mantuvieron a lo largo de 2017 en Estados Unidos cerca de mínimos históricos y el apoyo público al castigo capital se ubicó en su nivel más bajo en 45 años, según el Centro de Información en Pena de Muerte (DPIC, por sus siglas en inglés). La institución no gubernamental con sede en Washington, D.C., informó en su reporte anual que a lo largo de 2017 se realizaron 23 ejecuciones en todo el país y se emitieron hasta el pasado 14 de diciembre 39 nuevas sentencias de pena de muerte, los segundos totales más bajos en más de un cuarto de siglo. De los 81 reos que recibieron fechas de ejecución en 2017, 58 (71.6 por ciento) no fueron ejecutados, ya sea por suspensiones ordenadas por las cortes o por gobernadores o conmutaciones, o reprogramación. El informe encontró que un alarmante 90 por ciento de los 23 presos ejecutados en 2017 presentaron evidencia significativa de enfermedad mental, discapacidad intelectual, daño cerebral, trauma severo y/o inocencia. Cuatro reos fueron ejecutados a pesar de preocupaciones sustanciales sobre su culpabilidad. También en 2017, cuatro reos fueron exonerados tras haber sido sentenciados al castigo capital y haber pasado años en los corredores de la muerte de diversas prisiones, sumando un total de 160 exoneraciones desde 1973. El número de reos sentenciados a muerte en todo el país continúo disminuyendo por decimoséptimo año consecutivo, al registrarse una combinación de exoneraciones, re-sentencias no relacionadas con pena capital y muertes por causas naturales, que superaron de nuevo a las nuevas sentencias de muerte que fueron impuestas a lo largo del año. El reporte anual del DPIC destacó que los cambios en la actitud hacia la pena de muerte se evidenciaron de manera dramática este año en el condado de Harris, que comprende el área metropolitana de Houston, Texas, y que ocupa el primer lugar en todo el país en el número de ejecuciones y reos sentenciados al castigo capital. “Por primera vez desde 1974, el condado que ha llevado a cabo más ejecuciones que ningún otro, no ejecutó a ningún prisionero ni sentenció a muerte a ningún acusado”, dijo Robert Dunham, director ejecutivo del DPIC. “Tal vez más que en cualquier otro lugar, los cambios en el condado de Harris, Texas, son un símbolo del cambio a largo plazo en la pena capital en Estados Unidos”, comentó Dunham, en un comunicado en el que expone un resumen del reporte anual del DPIC. El apoyo público a la pena de muerte disminuyó a un 55 por ciento de acuerdo con una encuesta de Gallup realizada en octubre pasado, el más bajo desde marzo de 1972. El apoyo a la pena de muerte en la opinión pública estadunidense bajó cinco puntos porcentuales a nivel nacional y 10 puntos porcentuales entre los republicanos desde la encuesta de Gallup en octubre de 2016. De acuerdo con el DPIC, la pena de muerte permanece geográficamente aislada, con dos estados, Texas y Arkansas, que representan casi la mitad (48 por ciento) de todas las ejecuciones realizadas en 2017 y otros dos estados, Alabama y Florida, que representan un tercio adicional. Más del 30 por ciento de las nuevas sentencias de pena de muerte en todo el país provinieron de solo tres condados: Riverside, California; Clark, Nevada; y Maricopa, Arizona.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register