Dan a la Secundaria Uno una ‘nueva vida’

escuela1

El edificio, de estilo arquitectónico colonial mexicano, recupera su color original y se trabaja para evitar filtraciones de agua desde la segunda planta. Nuevo Laredo, Tams.- El piso original fue retirado de la escalera algunos años atrás, en el lugar se encuentra el barandal y se colocó azulejo en color ocre en las paredes. Después de retirar el enjarre antiguo y dañado de las paredes de la Escuela Secundaria General Número 1 Profesor Juvenal Boone Flores, el bello edificio de estilo arquitectónico colonial mexicano es pintado con su color mostaza original, en base a la última capa de pintura que se encontró en las paredes. Con el tiempo, el color se fue modificando y sólo quedó en la memoria de los alumnos de ayer, hasta colocar un amarillo pastel. Para evitar su continuo deterioro, se empezó por realizar una evaluación del estado del lugar, los muros hechos con tres carriles de ladrillos, muchos estaban fracturados, así como los arcos construidos con el mismo material, lo que habla de su temporalidad y no de concreto. Eduardo Alarcón Cantú, doctor en Urbanismo y director del Centro Histórico, informó que en los trabajos que se llevan a cabo en el sitio se retira parte del piso de la segunda planta, en el exterior de la biblioteca, para construir una nueva pendiente y salga el agua que se acumula ya que origina filtraciones en el techo y oficinas administrativas. “Se estaba estancando el agua cuando llueve y ocasiona filtraciones y humedece hasta el muro, vamos a construir una nueva pendiente para que salga lo que se acumula y origina filtraciones en el techo y oficinas administrativas”, dijo Alarcón Cantú. La idea es evitar que exista más humedad en las áreas que se han reparado y aplicar pintura y no se vuelva a meter agua a la biblioteca. “Estamos trabajando en la primera etapa que comprende la dirección, subdirección, biblioteca, corredores nor-oriente y sur-oriente, el enjarre estaba en muy malas condiciones, sobre todo en el lado donde estaban los pretiles, donde se había mojado mucho, se colocaron protecciones y guarda aguas”, precisó. Explicó que se remozaron los pináculos y ahora las doce personas que trabajan en el plantel en las obras de restauración, aplican la pintura donde ya se restauró. “Tenemos dos semanas primero colocando sellador y pintando el edificio, primero se tuvo que quitar el enjarre y luego volverlo a poner, la impermeabilización de la biblioteca es nueva, que es donde había problemas de filtración, lo demás ya estaba”, precisó. Después de dos años de estar restaurando el inmueble, el experto dijo que llevan un 85 por ciento de avance en las obras en la primera etapa, donde también se eliminaron todos los cables aéreos que eran muchos y algunos no estaban en uso. “Los cables los estamos ocultando por debajo y volvemos a pintar, los que sí están en uso para despejar todo y otros los quitamos y las ventanas originales las estamos restaurando si no están dañadas”, indicó Alarcón Cantú. Señaló que algunas ventanas originales construidas en madera de encino ya habían sido sustituidas y elaboradas en forja, pero expresó que el trabajo estaba mal hecho. “El trabajo en las ventanas fue muy malo, las pusieron corredizas y ahí se queda el agua y se echa a perder el material, éstas las hicimos para que se trate de eliminar toda filtración y no se estanque y no se deteriore, colocamos sellador y aplicamos su pintura en rojo tostado que también se aplicó en las puertas”, comentó. La restauración llevará su tiempo, afirmó el doctor Alarcón Cantú, por lo grande del edificio y continuará una segunda etapa, pero desde su punto de vista para culminar los trabajos serán necesarias cuatro etapas. “En una de las etapas será la restauración del piso que está muy desgastado y deteriorado, será un piso de pasta más resistente que el original, pensamos hacerlo, pero con una capa reforzada; como ya se ve, los alumnos pasan a diario por el pasillo, cientos de alumnos, y muchos años de estar lijando el piso”, precisó. En una de las áreas donde sí fue retirado el piso original para evitar un accidente en los estudiantes fue en las escaleras, pero con el tiempo terminó fracturándose, en el lugar se encuentra el barandal y en la pared fue colocado azulejo color ocre, en el descanso resaltan los ventanales restaurados para subir al segundo piso. En su totalidad el edificio mantiene los pisos de pasta desgastados, el color clásico rojo original se ha perdido después de ocho décadas en la primera escuela secundaria de la ciudad, restando vista a los pasillos centrales y sus arcos. En el exterior del edificio destaca el color aplicado, donde trabaja un reducido grupo de doce personas bajo la coordinación de Alarcón Cantú que transforman la escuela secundaria: Germán Mérida Larios, Francisco Hernández, Samuel Mares Ledezma, Israel García Ríos, David Morales, Rey Alejandro Armendáriz Estrada, Luciano Parra, Melitón Vega y Cesar García, de Relaciones Públicas. La transformación es evidente, el plantel fue sacado de un estado ruinoso para devolver su esplendor original, donde muchas generaciones de jóvenes estudiantes pasaron, nacieron nuevas instituciones y sea probable que llegue a los cien años en su mejor estado. Las ventanas de encino originales fueron restauradas, las que estaban podridas fueron renovadas. RECUPERA SU MAJESTUOSIDAD El equipo de colaboradores, bajo la coordinación Eduardo Alarcón Cantú es: Germán Mérida Larios, Francisco Hernández, Samuel Mares Ledezma, Israel García Ríos, David Morales, Rey Alejandro Armendáriz Estrada, Luciano Parra, Melitón Vega y Cesar García, de Relaciones Públicas.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register