breaking news New

Aún en duda, los casos pérdidos por la Policía

NOVEDADES NEWS 2

En el conocido error informático 

Nota Novedades News 

 

Dallas, Tx.- Los delitos violentos contra personas no parecen estar entre los casos que sufrieron la pérdida de pruebas durante el error informático de la ciudad, afirmó el jefe de Policía de Dallas, Eddie García, en una entrevista.

El departamento de TI de la ciudad está auditando lo que se perdió en abril y García reconoció que aún no sabía en qué tipos de casos faltaban evidencia. Pero el departamento de TI indicó que no creen que el servidor que aloja los casos llamados «delitos contra las personas» haya sido afectado y los detectives no han encontrado errores en ninguno de esos casos, señaló García. Los casos de delitos contra las personas incluyen asesinatos, agresiones sexuales, agresiones agravadas y robos.

“Lo más probable es que” esos casos no se vieron afectados, manifestó García.

El Jefe dijo que el departamento de TI espera tener la auditoría completa para el 30 de septiembre. García dijo que no sabrá con certeza «absoluta» si esos casos fueron incluidos hasta entonces.

Los detectives están trabajando con los fiscales para determinar si los casos que ya están programados para el juicio están en peligro.

No está claro cuántos casos la Policía y los fiscales ya han revisado o cuántos deben examinar antes de que se completen las auditorías.

DELITOS 

VIOLENTOS 

La mayoría de los casos cuya fecha de juicio se acerca son delitos violentos que entran en la categoría de “delitos contra las personas”. Los jueces han priorizado esos casos desde que se reanudaron los juicios con jurado en abril después de que la pandemia de COVID-19 arrasó el país. En muchos casos, las personas acusadas de tales delitos llevan más de un año esperando en la cárcel del condado de Dallas.

Los detectives que revisan los casos programados para juicio que involucran crímenes violentos contra personas están encontrando que esos casos no fueron tocados en el error, aseguró García. García mencionó a los concejales de la ciudad la semana pasada que esos casos se almacenaron en un servidor separado.

El fiscal de distrito del condado de Dallas, John Creuzot, dijo que no le habían dicho antes de la reunión del consejo de la ciudad que los casos no se vieron perjudicados.

«No puedo decir que alguien más en mi oficina no lo haya escuchado, pero esa fue la primera vez que lo escuché», dijo Creuzot a The News.

JUZGARON 

MAL 

Funcionarios de la ciudad de Dallas expresaron que juzgaron mal la gravedad de la evidencia policial perdida.

El jueves marcó la primera vez que los miembros del Consejo de Dallas pudieron interrogar públicamente a los principales funcionarios administrativos de la ciudad sobre una gran cantidad de evidencia policial borrada accidentalmente y por qué pasaron cuatro meses antes de que los líderes electos, el fiscal de distrito y el público fueran informados.

Creuzot envió un memorando el 11 de agosto a los abogados defensores notificándoles del problema. Su memorando puso en movimiento la conciencia pública sobre la pérdida de la ciudad. Jonathan Pitts, sospechoso de un caso de asesinato, iba a ser juzgado el 12 de agosto. Pero los fiscales y los detectives no podían estar seguros de que ese día su caso no se vio afectado, lo que obligó al juez de distrito estatal Ernie White a retrasar el juicio y liberar a Pitts de la cárcel con un monitor de tobillo.

García y los fiscales han dicho que desde entonces pudieron investigar y determinaron que no se perdió nada. El fiscal principal anunció que el caso está listo para el juicio y el abogado defensor de Pitts, George Ashford III, señaló que está satisfecho con su revisión.

Originalmente, la Policía perdió 22 terabytes y se recuperaron todos menos 7,5. La cantidad de datos que aún faltan es el equivalente a unas 2.500 horas de vídeo HD o unos 2 millones de fotos o 50 millones de páginas de documentos de Microsoft Word.

SIN 

CONFIANZA 

El fiscal de distrito del condado de Dallas, John Creuzot, dijo que la Policía de Dallas “no reconoció” las implicaciones que tendrían los archivos de evidencia eliminados en el enjuiciamiento de los casos cuando no alertaron a su oficina sobre el error cometido en abril.

Creuzot habló con la junta editorial de The Dallas Morning News sobre cómo su oficina descubrió que un empleado de TI de la ciudad perdió alrededor de ocho terabytes de videos, grabaciones de audio y más evidencia cuando movió pruebas incorrectamente entre sistemas. El memorando de Creuzot a los abogados defensores del 11 de agosto sobre la pérdida de pruebas policiales en la ciudad puso en movimiento la conciencia pública sobre el error informático y llevó a la liberación de un acusado de asesinato porque los fiscales no podían estar seguros de tener todas las pruebas en su caso.

Todavía no está claro cuántos otros casos, si es que hay alguno, se verán afectados.

“No tengo un 100 por ciento de confianza en tener todos los documentos de todos los casos que puedan verse afectados por esto”, dijo Creuzot.

Los fiscales primero están revisando los casos que están programados para juicio pronto. Creuzot reconoció que no podía decir cuántos casos han revisado sus fiscales desde que comenzó el proceso.

INFORMACION 

OCULTA 

Creuzot indicó que se enteró por primera vez de los fiscales el 30 de julio de que había un problema. Expresó que recibió algunas respuestas a principios de agosto después de solicitar información a la Policía. El jefe Eddie García ha reconocido saber sobre el tema en abril y no avisar a Creuzot porque no conocía el alcance del problema.

“No creo que él entendiera las ramificaciones en lo que respecta a los casos y lo que hacemos aquí en este tribunal”, dijo Creuzot. Precisó que se da cuenta de que García es nuevo en el trabajo. El jefe llegó a Dallas desde San José, California, donde había sido jefe de Policía, a principios de este año.

Pero Creuzot agregó: «No es una excusa para todo el departamento».

La ley estatal requiere que los fiscales entreguen a los abogados defensores todas las pruebas contra un sospechoso, incluso si la fiscalía no tiene la intención de utilizarlas. Los abogados defensores querrán saber si sus casos se encuentran entre los que tienen datos faltantes porque la información, y la falta de ella, puede afectar un veredicto o determinar si un caso llegará a juicio.

Las personas que ya aceptaron acuerdos de declaración de culpabilidad o fueron declaradas culpables podrían impugnar sus condenas, si creen que sus casos se encuentran entre aquellos con pruebas perdidas. Creuzot dijo que su oficina no ha comenzado a revisar los casos cerrados porque los fiscales esperan que los abogados defensores informen a los fiscales de los clientes que sospechan se vieron afectados.

GRITAR 

FUEGO 

García expresó a los líderes de la ciudad durante una reunión del comité de seguridad pública que lamentaba no haberle informado antes a Creuzot. Dijo que quería comprender el alcance del problema antes de gritar «fuego». Repitió sus comentarios a The News y dijo, «hay verdad en» lo que dijo Creuzot cuando la policía se dio cuenta del efecto dominó que tenía la pérdida de pruebas.

“Es posible que no nos hayamos dado cuenta de los impactos que tiene la oficina del fiscal del distrito. Pero el hecho de la demora se basó simplemente en no conocer el alcance total”, apuntó García en una entrevista.

Originalmente, la Policía perdió 22 terabytes y se recuperaron todos menos unos ocho. Un terabyte equivale a unos 1.000 gigabytes de datos. Eso es lo mismo que aproximadamente cuatro computadoras portátiles que contienen 256 gigabytes cada una, aproximadamente 250,000 fotos o 400 horas de transmisión de video HD.

García creó un comité de recuperación de datos que incluye a la Policía, los fiscales y el departamento de TI de la ciudad. Se reúnen todos los viernes, dijo.

Creuzot indicó que aún no ha sido informado por la Policía o el personal de TI de la ciudad sobre qué casos se vieron afectados o el alcance del problema. No pudo asistir a la primera reunión el viernes. Asistieron miembros de su administración y lo actualizarán, dijo.

PIDEN 

JUSTICIA 

Un correo electrónico de Creuzot a García el 11 de agosto obtenido por The News dijo que los dos líderes habían estado en «comunicación constante sobre esto durante los últimos días y están comprometidos a garantizar que se haga justicia en cada caso».

El correo electrónico parece ser parte de una declaración pública planificada sobre la pérdida de pruebas que nunca se publicó.

Creuzot dijo que él y el jefe tienen «una muy buena relación».

El 9 de agosto, en la reunión virtual de seguridad pública de la ciudad, García se hizo eco de ese sentimiento cuando habló sobre su plan para reducir los delitos violentos.

“Hablamos con mucha frecuencia y creo que cualquier jefe de Policía tiene que estar al lado de su fiscal de distrito”, expresó el Jefe. “Habrá días buenos y días malos. No vamos a estar de acuerdo en todo, pero ha sido una relación en lo que se refiere especialmente a los delitos violentos de la que estoy orgulloso y, sin duda, siento que he recibido el apoyo del fiscal del distrito».

El Jefe y el fiscal del distrito aparecieron en un panel de cuatro personas para la organización sin fines de lucro contra la trata de personas New Friends New Life.

ASESINO 

LIBERADO 

Un hombre en espera de juicio por un asesinato en 2019 fue liberado de la cárcel porque los fiscales no podían estar seguros, el día en que estaba programado el inicio de su juicio, de que su caso no estaba entre los afectados. García dijo el jueves y Creuzot indicó el viernes que ahora están listos para proceder con el caso de Jonathan Pitts. No se ha reprogramado, pero el fiscal principal del caso, Clinton Stiffler, presentó una moción en la que le decía al juez que estará listo cuando se reanude el juicio.

Creuzot señaló que compartió su memorando con los abogados defensores con García el 10 de agosto para su revisión antes de enviarlo al día siguiente.

Creuzot ha dicho que los casos anteriores al 28 de julio de 2020 podrían haberse visto afectados. García apuntó que desde entonces la Policía lo ha reducido a casos entre mediados de 2019 y mediados de 2020. Agregó que hasta la fecha sus oficiales no han encontrado ningún caso en el que la evidencia se haya perdido por completo y confía en que los casos que fueron a juicio este año o resultaron en acuerdos de declaración de culpabilidad no tenían pruebas faltantes.

Pero Creuzot no estaba dispuesto a llegar tan lejos. Tampoco pudo confirmar esas fechas.

Creuzot dijo que se enteró de un problema el 30 de julio cuando dos o tres fiscales entraron apresuradamente a su oficina.

Le dijeron que un fiscal se reunió con un detective sobre un caso que se iba a juzgar en noviembre y se enteraron de que la unidad K del departamento estaba corrupta.

El 3 de agosto, uno de los administradores principales de Creuzot envió un correo electrónico a la Policía para obtener más información. El 6 de agosto se llevó a cabo una llamada telefónica entre la oficina del fiscal del distrito y el Departamento de Policía. Fue entonces cuando Creuzot cree que la policía comenzó a darse cuenta del efecto dominó, y García dijo que probablemente era cierto.

Los fiscales siguieron con más preguntas buscando el rango de fechas y el alcance de la evidencia perdida, dijo Creuzot. La policía respondió el 9 de agosto con una respuesta de un funcionario de TI, dijo Creuzot.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register