breaking news New

Arrestan a pastor bautista acusado de violar a niña

12 FEBRERO novedadesnews com BROADSHEET2

Ejecutan a asesino de Oak Cliff

Arrestan a pastor bautista

acusado de violar a niña

 

Nota Novedades News

 

Dallas, Tx.- Un nuevo caso de violación contra una menor de edad por parte de un líder religioso vuelve a poner en el ojo del huracán a las iglesias locales, luego de que la Policía de Mesquite arrestara a un pastor de una institución bautista en Coppell acusado de agredir sexualmente a una niña.

Las autoridades policiales dijeron que se enteraron el mes pasado de la acusación contra Jason Thomas, de 40 años, ministro asociado de adoración en la Iglesia Bautista Valley Ranch.

La Policía informó que el presunto abuso involucra a una niña menor de 14 años, pero no dijo cuándo ocurrió o si estaba relacionado con el papel de Thomas en la iglesia.

Los oficiales arrestaron a Thomas en su casa de Coppell por un cargo de agresión sexual agravada contra una menor de edad.

Funcionarios de la iglesia no pudieron ser contactados para hacer comentarios sobre este crimen que se suma a los muchos similares reportados durante los últimos años.

Sin embargo, la Policía pidió la colaboración de las personas que podrían tener información sobre otros incidentes potenciales que involucren a Thomas. Los interesados en denunciar otros delitos del pastor acusado, deben llamar al investigador Timothy Rountree al (972) 329-8303o a la Policía de Mesquite al (972) 285-6336.

 

CARRERAS

MORTALES

 

La Policía de Dallas advirtió que redoblará sus esfuerzos para frenar las carreras callejeras ilegales después de que éstas han ocasionado múltiples muertes.

Voceros de la corporación indicaron que aunque sus agentes aplican ya severas multas a los conductores de los vehículos participantes, aseveraron que ahora perseguirán a los pasajeros y espectadores de estas carreras.

Esto es en respuesta a las múltiples muertes que han ocasionado estos ilegales eventos, siendo el más reciente el fallecimiento de un joven de 20 años de edad que perdiera la vida al caerse de una camioneta que hacía fuertes giros en un estacionamiento.

La Policía determinó que un Dodge Challenger, un Dodge Charger y un Ford Mustang habían estado corriendo cuando el Challenger golpeó la parte trasera derecha del Chevrolet Impala que intentaba girar a la izquierda desde Lake June hacia Rain Forest Drive, matando también a Olivia Méndez, de 8 años, una pasajera en el Impala.

Después de al menos tres muertes relacionadas con las carreras callejeras, incluida la de la niña de 8 años, la Policía de Dallas afirma que se necesitan leyes más estrictas para combatir un problema cada vez mayor.

Por tal motivo, oficiales de la Policía presentaron una propuesta a los miembros del Consejo de la Ciudad de Dallas en el Comité de Seguridad Pública que permitiría a los oficiales multar a los pasajeros en los autos de carrera y a las personas que observan estos eventos ilegales, así como confiscar los autos involucrados en tales actividades. La idea surge solo un día después de que un hombre de 20 años perdiera la vida luego de caerse de una camioneta que giraba en círculo dentro de un estacionamiento.

El subdirector Lonzo Anderson dijo que las fuerzas policiales han visto resultados positivos sobre la aplicación de la ley de tránsito, pero reconoció que estas medidas no eran suficientes. Anderson advirtió que los eventos de carreras ilegales no se han detenido, y la multitud sigue creciendo a pesar de los arrestos y multas emitidas a los conductores por manejar imprudentemente y exceso de velocidad.

 

CARRERAS

INFERNALES

 

Las llamadas debido al exceso de velocidad y sobre carreras han aumentado en los últimos años, afirmó. Según la Policía, hubo 4,867 llamadas en 2019 relacionadas con estas competencias. Eso es más que las 3,252 registradas en 2016. Las cifras de este año no estuvieron disponibles en la reunión.

«Si bien todas esas ordenanzas son significativas», dijo Anderson, refiriéndose a las multas emitidas por conducir y por hacerlo de manera imprudente, «necesitamos más».

El problema de las carreras y las maniobras de acrobacias por las calles de Dallas ha sido un problema fatal.

En mayo pasado, Olivia Méndez, una niña de 8 años en Pleasant Grove, murió cuando un piloto golpeó el automóvil en el que se encontraba. Tres hombres fueron acusados en relación con el fatal accidente.

En la víspera de Navidad, un oficial de la Policía de Dallas que no estaba de servicio, Joseph George, murió después de que perdió el control de su Ford Mustang 2015 mientras corría con otro automóvil, según la corporación. Era un veterano de cuatro años del departamento.

Yolanda Williams, residente de Pleasant Grove desde hace mucho tiempo, no cree que más leyes detendrán el problema porque los jóvenes y los adultos jóvenes en el sur de Dallas no tienen suficientes opciones recreativas en esa área. Una pista de carreras también podría ser una disuasión potencial para competir en estacionamientos o vecindarios, manifestó.

«Cuando era niña, la gente tenía lugares a donde ir», dijo Williams. «No hay nada para esta generación. Pueden hablar, pero este no es un problema de DPD. Este es un problema de la ciudad».

Muchos miembros del Consejo expresaron su apoyo a la ordenanza, pero tenían algunas dudas sobre la aplicación y su efectividad. Otros sugirieron una idea para un lugar designado donde las personas puedan presumir sus autos y competir con alguna regulación para aliviar el problema.

El miembro del consejo Casey Thomas, quien representa el área de Singing Hills, dijo que apoya la ordenanza «150%». Ha recibido quejas de personas preocupadas por la seguridad y la calidad de vida, alertó. Las familias no pueden dormir toda la noche, agregó, ya que los rugidos de los coches estropeados los mantienen despiertos.

«Si hay algo que podamos hacer, queremos hacerlo», recalcó Thomas.

 

SEVERA

ADVERTENCIA

 

El miembro del consejo Jaime Resendez, que representa parte de Pleasant Grove, estuvo de acuerdo en que las carreras peligrosas deben abordarse. Pero advirtió a los funcionarios que sean reflexivos sobre cómo redactan la ordenanza.

Chris Caso, abogado interino de la ciudad, dijo que su oficina trabajaría con la policía para finalizar un borrador en los próximos 30 días. Caso dijo que, además de las infracciones, la Ciudad también puede confiscar los autos de aquellos que han sido sorprendidos corriendo.

La propuesta definió a los delincuentes como personas que están «presentes en una carrera callejera con el propósito de ver o grabar el evento». Caso dijo que los infractores enfrentarían un delito menor de clase C, pero no se presentaron multas.

Las autoridades indicaron que varias ciudades han presentado ordenanzas similares para abordar sus problemas relacionados con las carreras. Por ejemplo, en San José, California, los que reciben multas pueden enfrentar una infracción de hasta $ 1,000 y una posible pena de cárcel.

Los oficiales de Policía de Dallas señalaron que tomarán los comentarios del comité y prepararán un borrador que volverá a los miembros del consejo. Los funcionarios no dieron una fecha para una reunión de seguimiento.

 

EJECUTAN

ASESINO

 

«Se hizo justicia», manifestaron los familiares de víctimas de la masacre de Oak Cliff satisfechos con la ejecución del asesino

Abel Ochoa asesinó a tiros a su esposa, 2 hijas y otros 2 familiares en 2002. El pasado jueves, sus seres queridos lo vieron morir.

Abel Ochoa fue ejecutado en la Unidad de Huntsville, donde el Estado ejecuta a sus condenados.

Segundos antes de recibir la inyección letal que terminó con su vida, Abel Ochoa miró a los cuatro familiares de su esposa asesinada, que habían venido a verlo morir.

A solo unos metros de distancia, separados por una barra de metal y un panel de vidrio de la cámara de ejecución sellada en la cámara de ejecución de Texas, Jonathan Durán estaba llorando desesperadamente.

Había estado tocando el cristal en un esfuerzo por llamar la atención de Ochoa.

“¡Mírame!”, exigió repetidamente en español. Pero Ochoa no podía escucharlo.

Durán es el hijastro de Ochoa y el hijo de la esposa de Ochoa, Cecilia Ochoa. Tenía 12 años el 4 de agosto de 2002, cuando Ochoa mató a tiros a la madre de Durán, sus dos hermanastras, tía y abuelo en una masacre alimentada por las drogas.

Atado a su lecho de muerte dentro de la cámara de ejecución, Ochoa, de 47 años, habló a través de un micrófono colocado sobre su cabeza.

«Me gustaría agradecer a Dios, mi padre, mi Señor Salvador Jesús por salvarme y cambiar mi vida», expresó.

Volviendo la cabeza hacia aquellos que eran su familia hace dos décadas, continuó:

“Quiero disculparme con mis suegros por causarles todo este dolor emocional. Los amo a todos… a mis hermanas que nunca tuve. Quiero agradecerte por perdonarme».

Durán estaba abrazando a María de la Luz Alvarado, su abuela y la madre de Cecilia Ochoa. A su lado estaban Angélica Reyna y Rubí Faz, la hermana y sobrina de Cecilia.

Segundos después, a las 6:25 p.m., se inyectó a Ochoa una dosis letal de pentobarbital. Momentos después dejó de existir para siempre.

Casi de inmediato, Ochoa se durmió. Pronto su expresión cambió cuando la muerte se hizo cargo.

Durán y su familia lloraban y se abrazaban, viendo cómo la vida de Ochoa se desvanecía.

«No quiero irme hasta que lo vea terminado, muerto», dijo Durán a Alvarado, su abuela.

«Se ha hecho justicia», dijo, acariciando su espalda en un esfuerzo por consolarlo.

A las 6:48 p.m., después de no encontrar signos de vida en el cuerpo de Ochoa, el médico de la prisión lo declaró muerto.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register