Alega demanda contra el Condado de Dallas; Pobres están más tiempo en la cárcel que los ricos

presos1
Dallas, Tx.- El día que los altos funcionarios del Condado de Dallas han estado temiendo por años finalmente llegó: cuatro organizaciones sin fines de lucro presentaron una demanda federal de derechos civiles alegando que el sistema de libertad bajo fianza de la cárcel perjudica injustamente a la gente pobre y viola las constituciones de Texas y los Estados Unidos. La demanda, que los funcionarios temían debido a su precio potencialmente alto, alega que el sistema de fianzas en efectivo del Condado de Dallas no considera la capacidad de un acusado encarcelado para pagar el depósito de bonos, lo que resulta en un trato diferente en el sistema de justicia penal. Los ciudadanos más pobres permanecen encarcelados durante semanas, incluso meses, porque no pueden darse el lujo de pagar la salida, mientras que las personas más ricas pueden comprar rápidamente su libertad, establece la demanda. Fue presentado en nombre de seis reclusos del Condado de Dallas, encarcelados bajo fianza de $500 a $50,000. “La situación en el Condado de Dallas es realmente una crisis”, aseveró Trisha Trigilio, abogada principal de la ACLU de Texas, uno de los grupos que presentaron la demanda. “El sistema es injusto y obviamente inconstitucional, y creemos que es hora de que los funcionarios del condado traten este problema con la urgencia que se merece”. Aunque los reclusos tienen derecho a la presunción de inocencia, el sistema de libertad bajo fianza coacciona efectivamente las declaraciones de culpabilidad y da como resultado penas de cárcel más largas para los pobres, según los abogados de la ACLU, Civil Rights Corps y Texas Fair Defense Project, que presentaron la demanda en el distrito norte de la corte federal de Texas. Este sistema de detención preventiva hace que las personas que ya están luchando financieramente pierdan sus trabajos y su vivienda, y separa a padres e hijos, alega la demanda. El comisionado del condado de Dallas, John Wiley Price, reconoció que el condado siempre había esperado esta demanda, pero aún estaba decepcionado. LEY, IGUAL PARA TODOS Afirmó que el condado está trabajando para implementar una herramienta de evaluación de riesgos que “funcione para el beneficio de todos”. “Reconozco los principios de la demanda”, señaló Price. “Tienes que tener los instrumentos para hablar sobre el tema de la seguridad pública, que es lo primero y más importante, y no contratarte con una prisión de deudores”. Por el contrario, el juez del condado Clay Jenkins manifestó que generalmente apoya una reforma al sistema de fianzas. “Algunos sospechosos de bajo riesgo que no necesitan estar allí son retenidos en las cárceles de Texas a expensas de los contribuyentes simplemente porque no pueden darse el lujo de saldar sus obligaciones (económicas requeridas por la ley)”, expresó Jenkins. “Eso es malo para todos, y es por eso que el condado de Dallas está trabajando para poner en marcha una herramienta de evaluación de riesgos con el fin de mejorar nuestro sistema”. La sheriff Marian Brown, quien también fue nombrada como acusada en la demanda, se negó a hacer comentarios. El juez estatal de distrito Brandon Birmingham se negó a hacer comentarios. El año pasado, los funcionarios prometieron reformar el sistema del condado de Dallas después de que The Dallas Morning News publicara una historia sobre Angela Jessie, una abuela encarcelada durante dos meses después de haber sido atrapada robando dos uniformes escolares, un delito de $105. No podía pagar su fianza de $150,000.
LA MAYORIA, INOCENTES Pero mientras los funcionarios del condado estudian alternativas a la libertad bajo fianza en efectivo, como las herramientas de evaluación de riesgos previos al juicio, los arrestados pobres continúan languideciendo en la cárcel. Los demandantes calculan que esto cuesta a los contribuyentes alrededor de $225,321 por día– o $82.2 millones por año. La demanda, presentada en nombre de varios reclusos, alega que alrededor del 70 por ciento de la población de la cárcel son presuntamente personas inocentes que simplemente no pueden pagar la fianza. Un tercio de la población de la cárcel del Condado de Dallas tiene una enfermedad mental, alega la demanda. Una de las reclusas nombradas como demandante es Destinee Tovar, una mujer de 19 años encarcelada por robo de propiedad entre $100 y $750. Su fianza se establece en $1,500. Una declaración jurada escrita a mano con la demanda afirma que lucha por encontrar una vivienda estable, no tiene un trabajo y no puede pagar las necesidades básicas de la vida, pero ninguno de los jueces que fijaron su fianza preguntó si podía pagarla. La fianza es el dinero que las personas acusadas pero no condenadas por crímenes pagan para salir de la cárcel hasta que su caso vaya a juicio o se resuelva. Básicamente es una promesa presentarse en la corte, en efectivo. Dallas, Harris y varios otros condados en Texas han confiado durante años en “calendarios” fijos para establecer la fianza para los acusados encarcelados, sin considerar la capacidad de alguien para pagar o el riesgo para la seguridad pública. Los mismos grupos que están demandando al Condado de Dallas ya han tenido cierto éxito en el Condado de Harris. El año pasado, un juez federal dictaminó que el sistema de fianza era inconstitucional y ordenó la liberación de casi todos los acusados de delitos menores de la cárcel dentro de las 24 horas de su arresto, independientemente de su capacidad para pagar la fianza. El condado de Harris apeló ante el 5° Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos, pero todavía no se ha pronunciado sobre el caso. Esa orden podría tener un impacto dramático en todo el sistema de justicia penal de Texas. A nivel nacional, algunas ciudades y estados han decidido abolir esta práctica en los últimos años. En otras comunidades, los grupos de derechos civiles han ganado varias demandas que alegan que los sistemas de fianzas en efectivo violan los derechos de los reclusos a la igualdad de protección y el debido proceso según la ley.
MUJERES, LAS MAS AFECTADAS Los expertos afirman que el sistema actual de Texas es particularmente difícil para las mujeres, que generalmente ganan menos dinero que los hombres y representan un número creciente de reclusos. La cantidad de mujeres que esperan juicio en las cárceles del condado de Texas ha aumentado en un 48 por ciento desde 2011. A principios de este mes, los funcionarios del Condado de Dallas se comprometieron públicamente a centrar su atención en encerrar a menos mujeres en prisión preventiva, especialmente las que se consideran de bajo riesgo para el público, después de varios meses de informes de The News que revelaron esta tendencia y sus consecuencias para las mujeres y sus niños. “Desafortunadamente, la custodia está diseñada para hombres”, indicó el comisionado Price a los funcionarios en una reunión sostenida en enero, convocada en respuesta a la cobertura continua de The News. “Tenemos algunos desafíos tremendos”. Las personas arrestadas por agencias que no son la Oficina del Sheriff del Condado de Dallas o el Departamento de Policía de Dallas normalmente esperan en la cárcel por más tiempo, alega la demanda. La mayoría son recluidos primero en las cárceles municipales en la ciudad de su arresto, y con frecuencia esperan varios días para ser transferidos a la prisión más grande del condado. Si un recluso está enfermo física o mentalmente, o no habla inglés, el proceso puede llevar incluso más tiempo. La demanda también alega que los jueces aprovechan el sistema basado en dinero en efectivo del Condado de Dallas para minimizar el atraso en los casos que enfrentan sus expedientes con el fin de poder procesar tantos como sea posible por semana, mientras que los fiscales lo usan para aumentar las niveles de condenas.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register