Acusan a ex asesores de Trump por escándalo de “Rusiagate” Dos se entregaron al FBI

paul-manafort-file-super-tease1

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- Las investigaciones sobre posibles vínculos entre el equipo de campaña del enton- ces candidato republicano a la presidencia del país, Donald Trump, y el gobierno de Rusia dieron sus primeros resultados al declararse hasta el momento uno de los involucrados culpable de varios cargos. El exgerente de la campaña, Paul Manafort, se entregó el pasado lunes a autoridades del FBI tras ser acusado por un gran jurado federal de conspirar contra Estados Unidos, lavado de dinero y operar con un agente extranjero sin el registro debido. El exasesor de Trump, que estuvo tan solo cinco meses al frente de su campaña, reveló que su consultora recibió $17 milliones en dos años de un partido político ucraniano con vínculos con Rusia. Manafort trabajó con un aliado de Putin para promover el gobierno del líder ruso, según medios de prensa. Después de su abrupta salida como jefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en medio de las críticas por sus vínculos con Ucrania y grupos pro-rusos, Paul Manafort se registró ayer martes ante el Departamento de Justicia como agente extranjero por trabajos de consultoría política que hizo para un partido político ucraniano.

PASADO OSCURO Manafort reconoce formalmente así, aunque con carácter retroactivo, que asesoró a un partido político extranjero sin notificarlo a las autoridades estadunidenses, como require la ley, que obliga a las personas que realizan un trabajo de cabildeo en representación de un cliente influenciado o financiado por un gobierno extranjero a inscribirse en el Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por su sigla en inglés). En un documento de 87 páginas, al que tuvo acceso The Washington Post, Manafort indicó que su empresa, DMP International, recibió más de 17 millones de dólares del Partido de las Regiones, un partido prorruso de Ucrania que estuvo en el gobierno, por trabajos de consultoría entre 2012 y 2014. En el periodo que recoge el informe (antes de que trabajara para la campaña de Trump) detalla sus gestiones junto con su socio Rick Gates para mejorar la imagen del presidente ucraniano pro-ruso Viktor Yanukovych, que dejó el país en 2014 y se refugió en Rusia, tras las protestas que aglutinó a distintos sectores de la sociedad descontestos con su gestión. EL “RUSIAGATE” Manafort es uno de los asesores de alto nivel de Trump que están siendo investigados por sus presuntos lazos con el escándalo ‘Rusiagate’, que indaga sobre la posible intromisión de Rusia en la campaña electoral de las presidenciales de 2016. Un portavoz de Manafort indicó al diario especializado en información política The Hill, que la inscripción como “agente extranjero” en el Departamento de Justicia, no está relacionada con la investigación en curso. “El enfoque principal de Paul siempre estuvo dirigido al trabajo de la campaña política nacional ucraniana y eso se refleja en la presentación de hoy”, señaló Jason Maloni, en un comunicado en el que asegura que Manafort empezó a preparar la documentación para la inscripción en septiembre del año pasado. La investigación que lidera el exdirector del FBI, Rober Mueller, trata de determinar si Manafort y el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn interfirieron en la campaña manteniendo contactos con funcionarios rusos.

PRIMER CULPABLE El exgerente de la campaña presidencial de Donald Trump, Paul Manafort, se entregó el pasado lunes a autoridades del FBI tras ser acusado por un gran jurado federal de conspirar contra Estados Unidos, lavado de dinero y operar con un agente extranjero sin el registro debido. Junto con Manafort fue acusado su socio, Rick Gates, quien también se entregó ese mismo día a las autoridades de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) para posteriormente ser procesados e instruidos de los cargos en su contra, en la corte federal de distrito en Washington. Manafort, de 68 años de edad, acudió a la oficina local del FBI, ubicada a unas cuadras del Capitolio, en compañía de su abogado, y sin hacer declaraciones a periodistas que esperaban afuera, ingresó rápidamente al inmueble escoltado por personal de la dependencia. Su entrega fue consecuencia de la acusación de 12 cargos presentada contra él y Gates como resultado de la investigación especial conducida por Robert Mueller, la cual fue ordenada por el Departamento de Justicia, ante el malestar del presidente Trump. La atención sobre Manafort creció después de revelarse que había realizado trabajo de cabildeo para el expresidente de Ucrania, Victort Yanukovych, aliado de Rusia, así como para el empresario ruso Oleg Deripaska, a cambio del cual habría recibido un pago de 17 millones de dólares en dos años. En julio pasado agentes del FBI allanaron la casa de Manafort en Alexandria, Virginia, de donde sustrajeron documentos y otros materiales en una acción que generó sorpresa debido a que hasta entonces había venido colaborando con dos comités del Congreso que conducen investigaciones sobre la posible colusión de Rusia con la campaña de Trump. En agosto pasado Manafort renunció al cargo después de revelarse su extenso trabajo que había conducido en Ucrania y Rusia, a tres meses de que se celebraran las elecciones del 8 de noviembre, que llevaría a la presidencia al magnate de los bienes raíces, Donald Trump.

EXASESOR ACEPTA INVOLUCRAMIENTO George Papadopoulos, un asesor de asuntos exteriores de Donald Trump, se declaró culpable de mentir al FBI en 2016, por un incidente que conecta directamente a la campaña del republicano con Rusia.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register