breaking news New

Acusan a empleado de patear en la cara a un discapacitado

10 JULIO novedades AUTISM DALLAS

 

Nota Novedades News

Dallas, Tx.- Un empleado del Centro de Tratamiento del Autismo en Dallas enfrenta una acusación por lesionar a una persona discapacitada después de que un compañero de trabajo asegurara que le dio una patada en la boca a un paciente y le tiró varios dientes.

La Policía de Dallas emitió una orden para investigar a Troy Odell Freeman, el empleado de 49 años acusado del incidente ocurrido el pasado 14 de junio.

Freeman fue suspendido hasta que los investigadores terminaran el caso, indicó la directora ejecutiva Anna Hundley en una declaración escrita, mientras que otros miembros del personal recibieron instrucciones de cooperar con la investigación policial.

La Policía señaló que la directora del centro, Carolyn Garver, les informó que el paciente tenía lesiones faciales y le faltaban varios dientes, según la declaración jurada.

Garver indicó a la Policía que Freeman le había asegurado que el paciente se había golpeado con una puerta. Los investigadores dijeron que no encontraron sangre en el marco de la puerta y no pudieron localizar los dientes de la víctima.

La víctima tiene autismo y tiene complicaciones en el habla y, por lo tanto, no pudo ser entrevistada, según la declaración jurada.

Sin embargo, otra empleada afirmó que había escuchado a Freeman decir “No lo hagas nunca”, y se dio la vuelta al momento en que lo vio patear a la víctima en la cara, según la declaración jurada.

Cuando los investigadores entrevistaron a Freeman el 26 de junio, él insistió en que la víctima se había golpeado con el marco de una puerta, según la declaración jurada.

Freeman y la víctima habían estado “involucrados en un incidente en octubre de 2018 que causó una lesión en la mano de [Freeman]”, se señala en la declaración jurada.

La instalación no ha recibido quejas en los últimos tres años, según los registros estatales disponibles en línea.

LA GRAN

ESCULTURA

Tres años después de la muerte de Lorne Ahrens en la emboscada del 7 de julio de 2016 contra los agentes de Dallas, la detective de la Policía Katrina Ahrens afirma que su esposo está constantemente en su mente.

“Veo su rostro, todos los días, donde quiera que voy, especialmente todos los días en el trabajo”, indicó.

La Policía de Dallas y los oficiales de la ciudad presentaron el lunes una nueva escultura para conmemorar a los cinco oficiales: Lorne Ahrens, Michael Krol, Patrick Zamarripa, sargento. Michael Smith y Brent Thompson, oficiales de tránsito rápido del área de Dallas, asesinados ese día al final de una protesta pacífica contra la brutalidad policial.

Su familia y sus seres queridos se encontraban entre los cientos reunidos frente al cuartel general de la Policía de Jack Evans para ver el monumento de 14 pies de altura creado por el escultor Barvo Walker de Dallas. Su nuevo trabajo presenta el horizonte de Dallas con algunos de sus hitos históricos por encima del rostro de los oficiales.

Walker, quien también esculpió la estatua del exalcalde J. Erik Jonsson, que se encuentra en el vestíbulo del Ayuntamiento, se tomó más de un año y medio para completar el memorial.

Los familiares de los caídos compartieron el dolor que aún sienten tres años después, pero se regocijaron con el honor del memorial.

Katrina Ahrens dijo que su esposo “estaba realmente orgulloso de ser un oficial de policía y yo estaba realmente orgulloso de ser su esposa”.

Paulette Thompson, la madre de Brent Thompson, manifestó que la imagen de su hijo es “tan increíble”.

Sam Thompson, el padre de Brent Thompson, expresó que apreciaba el flujo de apoyo que han recibido las familias.

“Es lamentable que se haya producido un incidente trágico, pero la forma en que Dallas ha respondido, no solo a nosotros y a nuestra familia, le agradecemos desde el fondo de nuestros corazones”, señaló.

LA FATAL

EMBOSCADA

La emboscada del 7 de julio, un ataque repentino de un veterano del Ejército con un historial de enfermedades mentales que desató un torrente de disparos, todavía afecta a los colegas de los oficiales asesinados.

El subjefe Albert Martínez, quien supervisa la división de Patrulla del Suroeste, dijo que aún siente el dolor de la noche en que descubrió que cinco oficiales, tres de los cuales eran de su división de patrullas, fueron asesinados.

“Continuamos llenando el vacío en el Departamento de Policía de Dallas y el Departamento de Policía de DART también debido a esta pérdida”, expresó.

El sargento Ivan Gunter, quien supervisó a Krol, Zamarripa y Ahrens, lamentó que en cuestión de minutos en la emboscada, perdió a la mayoría de su escuadrón por lesiones o muerte.

“Nuestra estación perdió oficiales que no podemos reemplazar. Nuestros ciudadanos perdieron oficiales que están aquí para protegerlos. Las familias perdieron padres, hermanos y esposos”, dijo Gunter.

Los miembros del Consejo de la ciudad y los políticos del condado y del estado también asistieron al evento conmemorativo. El alcalde electo de Dallas, Eric Johnson, dijo que el 7 de julio fue el día en que “nuestra ciudad cambió para siempre”.

El alcalde de Dallas Eric Johnson, el jefe de la Policía de DART James D. Spiller, y la jefa de la Policía de Dallas U. Renee Hall estuvieron presentes en la ceremonia de inauguración del memorial en honor a los cinco oficiales que murieron el 7 de julio de 2016 en el cuartel general de la Policía de Jack Evans en Dallas.

HONRAR

SUS VIDAS

En el evento, Johnson leyó en voz alta una carta del expresidente George W. Bush.

“Ante el peligro, fueron a donde llamaba el deber. Trágicamente, nos dejaron demasiado pronto “, decía la carta. “Aunque el tiempo hace que la carga del dolor sea un poco más fácil de soportar, sabemos que sus familias, amigos y colegas los extrañan más que nunca”.

La Jefa U. Renee Hall dijo que aunque no estuvo presente la noche del 7 de julio de 2016, observó desde Detroit con horror la tragedia en Dallas. Manifestó que como hija de un oficial caído, entiende que el dolor de la pérdida nunca desaparece.

“Siempre es nuestra responsabilidad honrar su vida y su legado y esta fue una oportunidad para que lo hagamos”, destacó Hall.

Valerie Zamarripa, la madre de Patrick Zamarripa, abrazó a Sam Thompson mientras lloraban por sus hijos durante el memorial.

Después, se acercó al monumento y tocó la escultura de bronce del rostro de su hijo.

Una línea debajo de los visados resume el horror de ese día: “En medio de este caos y terror, estos valientes oficiales corrieron hacia los disparos y comenzaron a proteger a la multitud con sus cuerpos y a moverlos a posiciones de seguridad”.

Valerie Zamarripa besó la cara de su hijo, grabada en el monumento donde él y sus compañeros oficiales vivirán para siempre.

Aún así, la madre expresó que es difícil mantenerlo en esa memoria.

“Es irreal pensar que mi hijo está en un monumento. Nunca, nunca lo imaginaría”, dijo. “Preferiría tenerlo aquí, que tener todas estas cosas. Pero esta es una manera para que todos nunca se olviden”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register